s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Carlos Soto Jaa
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
oliverkayser1969@gmail.com
Biografia

Carlos Soto Jaña

Chile 1969. Nace y vive en Santiago. Contador auditor. Trabaja en la Corporación Nacional Forestal en el área de finanzas. Desde joven se ha inclinado por el arte de la palabra y de otras disciplinas artísticas como la música y la pintura. Su primer libro "Sueños Eternos" es editado en 2014 y prepara su segundo libro de poemas que espera poder presentar en el año 2015.

 

Manantiales

 

Manantiales azules

Brotaron de tus ojos

En una fría mañana

Escarchada y gris.

 

Cuando el mar besaba

Con dulzura a la arena

Y el rocío mojaba

Tu pelo y tu cara.

 

En ese triste momento

Me pediste que te abrazara

y que en esta vida

Nunca más, sola te dejara

 

Tus lágrimas azules

Rodaron por tus mejillas

Y convertidas en cristal

Se fundieron en la arena.

 

Pétalos del alma

 

Me iré buscando paz

A mi mundo interior

Sin el brillo de tus ojos

Ni el sonido de tu voz.

 

Caminare sin volver la vista

Para no ver el desengaño

Ni las heridas que dejaste

En este corazón sangrado.

 

Volare los universos

De mis sueños más lejanos

Donde no me alcancen tus pasos

Ni tu perfume, ni tus labios.

 

Dejare en cada trazo

Lágrimas y desencantos

Rotos pétalos del alma

Tan de golpe, deshojados.

 

Cantare con cada acorde

La desdicha de mi llanto

Por que nunca me quisiste,

Por haberte amado tanto

 

Rogare al dios eterno

Con plegarias sin cansancio

Para que en toda tu vida

Nunca nadie te haga daño.

 

Noche de Eterna Niebla

 

Surque la noche del firmamento

Montado en un corcel de alas rotas

Y en blanca espuma y eterna niebla

Mi búsqueda resulto infructuosa.

 

Atravesé el tiempo del silencio

Siguiendo rastros de mariposas

Dejando lámparas encendidas

Para que no te sintieras sola.

 

Fui hasta los pueblos del infinito

Y recorrí mil mundos distintos

De todos ellos te habías ido

Solo me habías dejado abismos.

 

Le pregunte a las caracolas

Si conocían los laberintos

Que iluminaron tus lindos ojos

Donde  se esconde tu paraíso.

 

Nada contestaron y se marcharon

Hablándole  en secreto a la luna

Mientras se acercaba la aurora

Desvaneciéndose entre la bruma.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s