s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Beatriz Elena Morales Estrada
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
betmora@hotmail.com
Biografia

Beatriz Elena Morales Estrada

Nací en un lugar llamado (Riusucio Caldas)

Desde los 8 a 10 me trajeron a vivir a Itagüí un municipio de la ciudad de Medellín

Hija menor de una familia numerosa; desempeñe varias labores y como pude me pague mi carrera universitaria; de manera tal que logre licenciarme en filosofía (y letras) De la universidad de Antioquia. He publicado de mi propia cuenta y bolsillo dos libritos, de los cuales quedan ya muy pocos ejemplares ya que todos los regale. Preámbulo para un nuevo amanecer poesía  y Voces de la noche  Historias y cuentos cortos. Tengo además una novela escrita de seiscientos y pico de páginas. Esta novela se halla registrada en la unidad administrativa de derecho de autor de mi país. Tengo también varios libros escritos, inéditos pero no publicados de poesía.  He escrito  algunos ensayos sobre filosofía. Soy también fotógrafa, oficio en el cual me desempeño.

 

 

                                                               POEMAS BATARZIANOS

DE  Beatriz Elena Morales Estrada

Seudónimo (BATARZY ANATOLY)

 

          LA PALABRA

 

Se desalojan las palabras como fuego sagrado

Son sagradas…

Sobre lenguas chisporroteantes

Y entre líneas se pasea la palabra

La palabra que es una y es preciso precisarla

Cuando son pocos aquellos que la degustan

Y es un gusto degustarla

¡Ay! ella es un deleite en la memoria

En la memoria que sin memorizar estalla

Y entonces no falla en el gozar

Frente a la precariedad de lo inexpresable

En el hablar mismo surge

Y nombra sin nombrar lo innombrable

Se funda en el silencio

Y se me antoja que la palabra se detiene y calla

Aunque en el hablar mismo esta su secreto

Surge y se esconde, pero escudriña

Funda el silencio y lo hace notorio

Absorta se renueva…

En un renovarse las entrañas

Y se hace imprescindible un retorno

Un retornar a épocas  milenarias

Verbos, el verbo habita…

Y al mismo tiempo son desarraigadas

Y buscan en gestaciones de la memoria

Buscan la primera palabra

Se buscan e interactúan

Más que eso, más mucho más

Son hijas de la conjugación secuencial

Y se van trasmutando, ascendiendo, descendiendo

Son hijas de ella y de él

Por lo tanto son también ella y una

Dan más mucho más…

Más que  un solo componente del habla

Más que una conversación

Denotan un alfa y un omega

 Son en su esencia lo esencial

Lo nombran y la nombran

La palabra…

El verbo conjugación del hombre

Que se fundo en la primera vez…

Y que se hizo carne y sangre

Sangre y carne

Sangre que mana herida

La desgarradura

La piel palpitando

La palabra que se gesta

La palabra que es carne y sangre

Y la palabra que es más que solo eso

 

            

  DE  LLUVIAS 

Fragmento  1

La lluvia, temple para el alma

En la vaga sombra el habitante se queja

Solo para algunos es cobija

Vaso que se rompe

Pero el desnudo corazón yace en desamparo

Y me doy cuenta, sí

Ya nada en el Cosmopolitan mundo

Ha de conmover al hombre

Ni siquiera este desastre que ha dejado

La funesta mano del dominio del poderoso

Que como un peso o una viga caen sobre miles y miles

El mundo llora en desamparo

No hay pesar, ellos no sienten lo ajeno

Y nada, ni el lejano silbo de los pájaros

Ni la cercana muerte de los niños que lloran 

Ni sus gritos  que salen de sus bocas sin dentaduras

Y mucho menos los desgarrados  gritos de Raquel clamando

Nada, nada, nada conmueve la frente del mentiroso que asesina

¡AY! ¡De la  altiva mirada!

Sí,  la de  los que se pasean como vacas sagradas

Por eso quizás la lluvia inaugura un tiempo venidero

Y mientras tanto es ella un vaso que se rompe

Como lagrimas humedece la tierra

Ya,  chorreando en ríos y en lagunas

Ora aquí, ora allá

Como caudal desciende desde la montaña más alta

Todos los ríos van a parar al mar se dice

¿Y a donde van a parar todas las lagrimas?

Humana fas…

 

FRAGMENTO 2

 

¿Qué esperar entonces?

Nada, ya nada ha de conmover al hombre

¿Cuál hombre?

Sí,  ya nada habrá de conmoverlo

Ni siquiera el poeta que canta

O la poeta que desmenuza el sueño

Siento que el odio es mayor 

Sí, y hasta penetra la piel zahiriéndola

Tanta insensibilidad,  los infecundos

Los que no dan nada de si

Y ponen cremallera sobre sus dientes

Y solo piensan en ellos

Son amadores de si mismos

Por eso digo; ni siquiera la voz del poeta que canta

Poetisa, poetisa, poetisa…

Sensibiliza, sensibiliza

¿Los sensibiliza? ¡Que áridos son!

Nada, nada, nada y  es desconocida la voz del que nombra

En desiertos grita como el profeta

En su canción nombra y muestra

Pero nada,  solo el tiempo dará cuenta, sí 

Sí,  nada ha de conmover al hombre que odia

Al infame que no razona

Y mucho menos a aquel que codicia

Como el deseo en su corazón se camufla poder

Poder es lo que quiere

Maldad es lo que ansia

¡Ay!, ¡ay! ¡Ay!

Ni la trémula lluvia que cae

Naturaleza viva que se deslié sobre los tejados

Es el signo,  la geometría   de la vida

Más el que odia y  odia tanto

No ha notado la horripilante máscara que lo cubre

Hay muerte en su cara retorcida

Si acaso ríe,  ese mero gesto, ese

Hará  una mueca oscura y arre cogida como un moño

Y mientras el otro en acumular, en matar

Si, en esas cosas muere su empeño

El tiempo entonces descocerá sus muecas

Y hará que como el comején se pudran en la tierra

Su madre acogerá sus cuerpos y los deshará

Al final todo será, todo  se deshará…

Al final es siempre un ahora

Un ahora y quizás no habrá un después

¿Y entonces?

 

DIOSES OSCUROS

 

Habitando oscuridades se hallan

Absortos en cuevas

Viendo el sol a lo lejos

Sumergidos en su propio peso

Han caído en descensos áridos

Se creen vivos pero son muertos

Nutridos con piel de serpientes

O de víboras mansas andan

Acaso mudan e imaginan mundos

En lapsos de lucidez alzan la mirada

Y descubren, divisan a lo lejos un cielo

En sombras han caído…

Hemos caído en vaporosos aires

Nos sentimos muy cómodos

A veces ellos se estremecen

Algo pasa, algo se sucede

Algo no te deja ver

Pero la portada no deja ver

La imagen de revista y la pasarela

El esplendor de la época

Una falsa imagen

Confundida la belleza se halla

La hemos confundido en lo aparente

La apariencia

Cerebros como nubes

Vacíos y sin nada…

Somos durmientes ciegos, ciegos

Los muertos vivos andan

Son hijos de la luz

Pero no la ven, no la quieren

O simplemente la rechazan

El timonel divisa y el oculto

No da pie en la ensenada

¿Soy yo un dios oscuro?

¿Una diosa?

¿O también tú lo eres?

¿Que grita tu voz en lo oculto?

¿Dilo? ¿Dilo?

¿Por lo menos sabes de tu doble naturaleza?

¿Que dice tu grito cuando intentas salir de la jaula?

Arriba hay un cielo, hay un sol, hay también nubes

Yo quiero ir, tu quieres ir ¿Puedes? ¿Puedo?

Hay cuerdas de energías y no te dejan pasar

Por amor de Dios ¿Qué es esto una cárcel?

Griitaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Grita, grita, grita

 El  sol, más allá esta el sol

El sol es un infierno,

Una esfera candente llena de fuego

Pero más allá Él esta

No eres oscuro

 No eres un claro oscuro

No eres un dios caído

¿Qué eres?

Lo  multiforme, la multitudinaria forma

Lo uno en lo singular

La esfera perfecta

Adentro esta la forma divina

Sal y asómate afuera

El adentro y el afuera forman tu ser

La cueva, la cueva…

 

Beatriz Elena Morales Estrada derecho de autor registrado y reseñado en la unidad administrativa de derecho de autor de mi país © Copyright

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s