s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Elizabeth Reinosa Aliaga
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
ereinosa@uci.cu
Biografia

Elizabeth Reinosa Aliaga (Bayamo-Cuba, 1988).

Ingeniera en Ciencias Informáticas. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y egresada del XIII Curso de Técnicas Narrativas Onelio Jorge Cardoso. Ha obtenido diferentes reconocimientos a su obra, entre los que se destacan los siguientes premios de poesía: José Antonio Echeverría (2006); Décima al Filo en el XI concurso Ala Décima (2011) y Nieves de Mayabeque (2011). Además, ha sido reconocida con el segundo lugar en el concurso Regino Pedroso (2012), tercero en el Farraluque de poesía erótica (2012) y mención en el concurso Wolsan- Cubapoesía (2012).

Finalista en los concursos internacionales Caminar entre Sueños (Poesía-Argentina, 2008), La Pereza (Minicuentos, 2013) y Un café con literatos (Poesía-España, 2013).

Ha publicado en la Revista Río Hondo  (México, 2007), y las antologías: Homenaje a Gloria Fuertes (Academia Iberoamericana de Poesía – España, 2007), Cuarta Dimensión de la Tarde (Cuba-Honduras, 2011), el Libro Verde de Cuba (Cuba-México, 2012) y El Diez por ciento y más (concurso internacional de minicuentos La Pereza, 2013). Autora del cuaderno de décimas En la punta del Iceberg, de la editorial La Luz (Holguín, 2011).

 

Pegado al seno izquierdo

                                               …y tú que querías un poema

                                               Para el amor que hace figuras de barro.

                                                           Luis Yuseff Reyes

En éxtasis, masturbatorio,

recrea la ausencia

la divide

y reparte el áspero sabor sobre la lengua.

Ofrece la limpia sangre de los corderos

para hundir las manos

y borrar los deslices de la noche.

 

Este rictus de amor te pertenece

como la piedra volcánica del cuello,

la marca del metal sobre la espalda…

Tú que pediste el barro y el instante,

acaba de ser esa figura

que ve su esencia destruida

en otros dedos.

 

Invéntate una estación donde el agua

no pueda con tus actos de cordura.

Sueña en retrospectiva,

compra una coraza, una concha,

un sarcófago egipcio que pueda hacerte inmune.

 

Alimenta las razones para no creer

en los espejos que te invitan a asentir,

a olvidar las horas perdidas detrás de una pared.

Guarda tu edad bajo una piedra,

deja que el tiempo apague el brillo

adquirido por un rayo de luna.

Di que odias el deseo (en un lugar donde te escuchen).

Pretende una mentira

más cierta que el temblor bajo tus labios.

 

Abrázate a la idea de no ser…

prueba una vez más el sabor de tu derrota.

 

 

Quiso ser Alejandra y caer

 

de frente sobre la casa,

sobre las ruinas de la casa

en cuyo centro nació un árbol sin raíz.

 

Quiso escribir su nombre en la piedra

tal vez en el año tres mil

alguien reconozca en él una señal contra la nada.

 

Quiso confesar algo que no fuera esto mismo.

Quiso fundar una palabra

y resultó un disparo.

 


 

Vocación de Samaritana

 

Hoy la Pompadour me habló del agua,

de su tinte rojizo en las aceras,

del rubor de amar la calle

y sus hombres que escapan del diluvio.

 

Yo no supe de tormentas

que asolaran una Isla, un país

de orillas negras pegadas a otro cuerpo.

No supe del dilema existencial,

de la saliva, de la esperma en complot

con los saludos.

 

No me hablaban los ángulos de la pirámide invertida,

el cansancio de los pies, las azoteas.

Nunca vi la paz en la bandera de la cama.

Pudieron ser mortales el placer y los excesos,

la memoria colectiva, los deslices.

 

Ahora siento cómo quema el fuego en la garganta.

Hoy la Pompadour me habló de la inocencia…

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s