s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Carlos Alejandro Nahas
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
carlosnahas@speedy.com.ar
Biografia

Carlos Alejandro Nahas.

Abogado y Master en Relaciones Comerciales Internacionales, trabaja actualmente en el prestigioso estudio jurídico argentino EG&F – Abogados.

Como escritor, ha publicado las novelas “Don José” (2007, Editorial Creadores Argentinos), y “El Retorno de Eva Perón” (2011, Editorial L.V.), como así también ha colaborado con numerosos cuentos de historia contra fáctica, aventura y poesía en diversas publicaciones y ediciones electrónicas de América Latina y España, entre las que caben destacar:

-       Revista Almiar / Margen Cero de Madrid, España (www.margencero.com/almiar).

-       Revista Literaria “Ocio Cero”, de Zaragoza, España (http://www.ociozero.com).

-       Revista artística “Una voz perdida en el viento” de Santiago, Chile (http://ivannovishh.blogspot.com).

-       Periódico literario “Art Teatro”, de México DF, México (http://paper.li/IXCHELDNIZ/1299258680/).

Asimismo, colabora asiduamente con los grupos literarios de facebook de Argentina El Refugio Cultural de Brenda Seiguer, Encumbra la palabra, Cuando las palabras estallan en arte y Escritores.

Actualmente asiste al taller de narrativa del autor argentino Vicente Battista. Está casado con la prestigiosa periodista de Clarín y escritora argentina Eva Marabotto, con la cual ha colaborado en uno de sus cuentos, Matemágicas, publicado en la revista literaria “Letralia” de Venezuela en marzo de 2011 (http://www.letralia.com).

 

En tal sentido, se puede visitar su página web donde hay diversas creaciones de su autoría, entrando a http://todaslasartes-argentina.blogspot.com, donde, además de sus cuentos breves, también se muestran fotos artísticas que cada tanto expone en distintas publicaciones electrónicas de Argentina.

 

 

VELO TU SUEÑO, por Carlos Alejandro Nahas

 

Velo tu sueño, de aromas de cristal

De globos de colores

                                   De incienso, de sándalo

 

Velo tu sueño y una alondra

Se instala en mi pecho

Y cuido tu Morfeo, lo acaricio, lo consuelo

 

Vos paloma

Yo murciélago

 

En la noche mi mate, mi café, mis huevos fritos, mi teclado, mi lectura, mi película,

Mi duermevela, mi amanecer.

 

Vos indemne.

 

Tú sigues en brazos del hada de los dientes

 

Puedo escribir los versos más dulces esta noche, dijo el bardo

Puedo tener los insomnios más feroces está puta noche!!

                                                           Dije yo

 

Llega la mañana y las tostadas me arriban

Me despiertan

Me ocasionan

                                                Me levantan

 

                                                            El olor a café recién hecho,

 

Y tu preguntas, sabiendo de antemano la respuesta:

“¿Dormiste bien anoche?”

 

Y yo miento, sin prejuicios: “Como un angelito”

 

Y el desayuno se consume,

                                    Otra noche mal dormida

                                                Otro día por hacer

                                                           Otra gente por salvar

 

Vos paloma

Yo murciélago

 

Vos mujer

Yo, tu hombre

 

 

SUSTANTIVOS Y ADJETIVOS (Ejercicio I), por Carlos Alejandro Nahas

 

Noche oscura.

Luz repentina.

Llantos desolados.

Teta cálida.

Niñez bella.

Cuna almohadonada.

Padres divertidos.

Baños calientes.

Pañales sucios.

Caca maloliente.

Pantalones cortos.

Juguetes divertidos.

Vacaciones inolvidables.

Río manso.

Fotos sepias.

Casa cálida.

 

Colegio grande.

Amigos chicos.

Juegos divertidos.

Madre besucona.

Padre gigante.

Cuentas complicadas.

Chocolatada tibia.

Pelota esquiva.

Peluche suave.

Besos tiernos.

Dios presente.

 

Madre pálida.

Madre enferma.

Hospital maldito.

Cementerio horroroso.

Madre ausente.

 

Padre abatido.

Televisor encendido.

Trabajo complicado.

Alcohol despiadado.

Revólver negro.

Sangre roja.

Pequeño huérfano.

Oficiales tontos.

 

Adolescencia desquiciada.

Niñez olvidada.

Pegamento presente.

Amigos bobos.

Escapada ilícita.

Cartones sucios.

Villa miserable.

Mujer pobre.

Cópula rápida.

Hijos abundantes.

 

Robo estúpido.

Bala perdida.

Hospital enemigo.

Policías acechantes.

Monitores oscilantes.

Noche oscura.

Dios ausente.

Dios presente.

 

 

DECEPCION, por Carlos Alejandro Nahas

 

A cierta gente uno le perdona todo,

Todo, todo.

Absolutamente todo.

 

Desde lo más abyecto a lo más siniestro,

Pueden estar en medio de una violación, asaltando un banco,

Jugando a la ruleta rusa, estafando a un niño en la calle…

Le perdona todo

 

Son pocas, contadas con los dedos de la mano

Nos hacen cagadas, una, otra, nos decepcionan,

Y uno les perdona todo, todo

 

Porque sabe que detrás de eso viene el gesto increíble,

La mayor de las patriadas

La charla confidente

El mate a tiempo justo

Y uno les perdona todo

 

Porque uno no puede enojarse con esa gente, porque sabe que son pocos

Y que cada día que pasa uno se pone más viejo, menos sabio, más sólo

Y presiente que le queda poca gente que lo quiera con el alma,

Que le perdone todo, que le escuche todo

Que esté de parte de uno cuando todos se dan vuelta

Que luche espalda con espalda contra los malos,

Y uno les perdona todo

 

Hay momentos, pocos en la vida

Donde se abre una puerta

Se ensayan disculpas, todo es vergüenza

Y uno se pone peor que el otro

 

Y uno desearía no haber nacido

No haber pronunciado nunca esas palabras

No haber dicho, no haber hecho, nada

Pero uno…. Qué se le va a hacer

le perdona todo.

 

Pasa, como pasa todo,

El tiempo cura todas las heridas dicen,

Mientras tanto, la garra de la noche te atenaza y te toma por el cuello

Y el sueño no viene pensando en esa cagada

Meditando cuándo podrá ser el día nuevamente en que tengas ganas

Reales ganas de volver a tomar un café sin prisa

 

Mientras tanto la tristeza te toma de rehén, te sacude la moral

Te pide a gritos no haber estado allí,

Te implora volver el reloj atrás y que ese día no existiese

Y se instala como una losa en el pecho

Y te aprieta y te carcome

Y te despiertas en medio de la noche, sudoroso

Pensando en lo que viste, tratando de que nunca hubiese pasado

 

Tomará un tiempo, tal vez breve, tal vez largo

Seré carne de diván miles de tardes más

Las charlas volverán

El dolor dará paso al olvido,

Porque en definitiva, lo que importa, lo sublime de todo esto

Es que a esas personas,

Sin las cuales uno ni imagina la vida sin ellos,

En el fondo, con el alma descarnada

Les perdona todo.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s