s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Martha Lujano Valenzuela
Nacionalidad:
México
E-mail:
marthimadrid@yahoo.es
Biografia

Martha Lujano Valenzuela

(México DF,1973). Licenciada en Letras Latinamericanas (Universidad Autónoma del Estado de México), actualmente estudiante de la Maestría en Humanidades (Estudios Latinoamericanos). Poeta de verso breve y esperanzado al que define como Poesía Inútil.

 

 Poeta Inútil   (de Poesía Inútil, 1998)

 

El poeta no es un héroe,

el poeta es un cobarde,

un monstruo escondido detrás

de una lágrima,

el verdugo de su propio corazón

muerto de lástima.

No sabe hablar de lluvias

ni de doradas mañanas.

Se nutre de mentiras para no

verse vaciada el alma.

 

Escapa de todo raciocinio,

de cualquier designio mágico;

pues no es más que un despojo                                                

donde coincide la calma.

Y ese mar vertiginoso

que no conoce pero canta,

tortura su inclemente

conciencia barata;

que no se rendirá hasta vencerlo

una de estas madrugadas.

 

No, el poeta tampoco vive de amor,

se pierde en la búsqueda,

en la eterna promesa,

en el olvido anterior;

en la circular esperanza

de parecer mejor.

Sí, el poeta es un imbécil,

el de la cordura traidor,

el poeta es un reclamo,

una tonta palabra.

Él es su único error.

¿Yo? Yo creo ser poeta. 

 

Tema de hoy  (de Fondo Toqué, 2000)

 

La vida es dolor en todas sus formas.

Los hay que cortan la misma vida

o que suspenden los sueños de las familias.

Hay dolores que oscurecen la sangre

o separan hermanos

o hacen  repudiar a los padres.

También hay dolores que ayudan

o los que hacen cosquillas.

Pero hay dolores innombrables

que se esconden detrás

de lo inexplicable.

Dolores mínimos, de gente cobarde.

La angustia de las mañanas,

el terror de no ser y no notarse.

Ése es el dolor que a mi me inspira.

No el de los gigantes.

 

 

Invocación

 

Miserables de estos versos

levantados sobre mi más triste equipaje,

destino de los comunes,

sálvalos de mi venganza

                   y mi desprecio.

Que bien son boca y medio

para llorar sin ayes,

sin remedios.

Lástima, lástima

me dan mis versos en fuga,

sin éxodo,

rastreros, villanos del miedo,

corriendo hacia el feudo

                   del misterio.

Quién fuera poeta

para templar los silencios

y los oídos y los egos.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s