s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jos Manuel Delgado Domnguez
Nacionalidad:
México
E-mail:
dobledde@gmail.com
Biografia

Increíblemente triste.

 

 

Susurran viejas cosas

en una caja de cartón,

y me detengo a observar

que los recuerdos

también son tangibles.

De pie

frente a la ventana,

veo todo aquello,

y es inevitable

que broten algunas lágrimas.

 

 


Esta calma, este silencio.

 

El silencio, ese otro lenguaje perdido.

Espera demasiado para decir algo.

 

¿Qué espera? ¿El vaho de los muertos?

Cuánta calma, cuánto silencio, cuánta bendición.

Silenciosa, crece la noche en mi ventana.

Afuera la oscuridad es un hermoso paisaje.

De pronto ladran los perros y la oscuridad no sabe por qué.

Amanecido tras estas sabanas,

vengo en silencio a decirte muchas cosas:

un ave muda me enseñó a cantar

en un millón de lenguas.

 

Mi favorita es esta calma, este silencio.


Que nunca me falte la voz de tus ojos.

 

 

Aquí, ahora.

 

Tengo la mejor vista desde esta celda que es mi cuerpo.

Nadie sabe que estoy preso, pero me saludan y soy feliz.

Por un momento.

 

Esas calles me llevan a alguna parte que aun no reconozco.

Y me veo allí, en la misma celda, en la misma agonía.

El primer suicidio es el único. Dice Vestrini.

Yo creo que sé es un cúmulo de suicidios,

que al final llamamos vida.

El verdadero suicidio es el último.

El último.

 

Siempre viajo con la cara pegada a los barrotes. Al tanto de todo.

Nadie está tan al pendiente de su muerte como yo.

Acepto el deterioro, la agonía.

Los acepto porque  yo mismo he cantado sus nombres.

Sus melodías amargas.

Sus calles repletas de perdedores.

Sus cielos rojos.

Su psicosis, esquizofrenia.

 

Y entro en pánico cada que acepto mi derrota.

Tengo la mejor vista del mundo.

Aquí, ahora.                

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s