s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ricardo Jhalet
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
hergave87@gmail.com
Biografia

Ricardo Jhalet

Hernán Enrique Garrido Vertel, nació el 10 de Octubre de 1984 en Montería, departamento de Córdoba, Republica de Colombia. Físico de la Universidad de Córdoba (Montería) y  Magister en Ciencias – Astronomía del National Astronomical Observatory Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), actualmente desarrolla su Ph.D en Física en la Universidad de Concepción-Chile, trabaja en European Southern Observatory (ESO) como estudiante investigador,  en el área de Astrofísica Estelar, escribe poesía bajo el seudónimo registrado de Ricardo Jhalet el cual usa desde el año 2002, para firmar sus versos.

Trabajo entre 2006 y 2010 como profesor en varias universidades en Colombia en la que se destacan en su crecimiento académico la Universidad Distrital Francisco José de Caldas  donde realizo labores de docencia en las cátedras de Geodesia Astronómica, Física y Matemáticas en cursos de ingeniería en el Programa de Ingeniería Catastral y Geodesia, trabajo como empleado público en el  Planetario de Bogotá  y como asistente de docencia para los cursos de astronomía observacional en la  Maestría en ciencias astronómicas de la Universidad Nacional de Colombia.

Su trabajo literario esta enmarcado en el género de poesía libre, hace uso de los reales imaginarios  donde va incorporando  imágenes y costumbres  del Caribe Colombiano, parte de la región central y el Sur de Chile en los cuales los paisajes, las vivencias y los amores  se van marcando en la profundidad del verso en su obra. Al inicio de su carrera literaria en 2002, hizo parte del grupo de literatura Manuel Zapata  Olivella  en la Universidad de Córdoba, también difundió las tradiciones orales de los pueblos del Caribe como narrador oral.

Blog de Poesía: http://ricardojhalet.wordpress.com/

 

 

“Para cantar primero hay que abrir la boca.
Hay que tener dos pulmones y algunos conocimientos de música.
No es necesario tener un acordeón, ni una guitarra.
Lo esencial es querer cantar. Así, pues, esto es una canción.
Estoy cantando.”

-Henry Miller

Un canto a la verdad

Cuántas veces oí a Benedetti recitar,
Cuántas más leí a Gioconda,
No me quedaba más sino resucitar,
con la fuerza del Caribe.

Entre pájaros y versos,
aprender a volar,
entre el amor y una voz feminista
que me hacía siempre cantar y recordar
tiempo de pies descalzos donde mi alma desnuda
se enteró de que existía la vida,
un sólo corazón convertido en amor.

Sueños desvelados, inciertos recordados,
que en Santiago de Chile  fueron consumando,
y no fue Neruda, tampoco Nicanor,
fue la Violeta que me hizo levantar,
dentro de este nuevo mundo que siempre he de recordar.

Mujer de carne y hueso, ella que en ese momento
en mi lengua se hizo verdad igual que Gabriela,
mujeres del pueblo, más que voces que viajaron
por el mundo dejando su hogar,
humilde morada apartada y tranquila.

Mujeres que desde Chile,
se levantaron y gritaron la verdad
a voz desnuda entre el verso y la prosa
le pusieron sabor y Corazón,
a esta alma que antes de ser del mundo,
fué un Colombiano que vibró a golpe de tambor.

Ellas se desataron como viento encerrado en mi pecho,
mordieron mis carnes sueño tras sueños,
de ese cuerpo de mil noche no quedó sino el verso,
que hoy llega a tu vida apretado y secreto,
como estas mujeres Chilenas que en cada noche
nacen otra vez desde mi profundo silencio,
que se abre al mundo como un ancho firmamento.

Compañeros, enterradme en Isla Negra,
frente al mar que conozco, a cada área rugosa
de piedras y de olas que mis ojos perdidos
no volverán a ver.

Pablo Neruda

Tributo a Neruda.

Has bajado hasta la tierra,
has dormido mucho más que una
noche en nuestros corazones.
Ahora te levantarás de la tierra
y serás más que hombre.

¡Ay! peregrino poeta que has
venido de tan lejos no a ver
el hombre, sino a reclamar la
poesía en su nombre.

Se levantarán más que huesos,
Se despertará más que al hombre.
Se levantarán y caminarán a
través de las calles de Isla negra
mil letras, versos que han sido
pronunciados por la boca de
millones  de hombres.

 

“Deseo poder escribir algo tan misterioso
como un gato”

Edgar Allan Poe

El Gato.

Ese gato que todas las noches suspira,
para que te quedes en mi mente, no mucho,
ni poco, solo un rato; tenerte en un suspiro
y dejarte libre, que vuelvas a mí con cada
uno de ellos, para que vengas de mi pecho
al tiempo en cada momento.

Ser ese gato que te acecha sin que
te des cuenta, ser ese gato que guarda
tus sueños, sin esperar nada más que los
besos de tus labios, el aliento de tu boca
sobre mi cuerpo.

A veces  me provoca ser ese gato fiel,
hasta que me duelan los huesos; porque
no te he encontrado en otras, ni en labios,
ni en versos, ni en cuerpo, ni piel.

 

Para qué decir con nuestros labios, lo
que nuestro amor se ha dicho ya.


Escribo por
.

Escribo por tu sonrisa, por tus piernas,
por tus manos, por tu estar conmigo que
me dice lo que no me digo en las noches
y días más simples de mi vida.

Imprescindiblemente, escribo para afinar
las palabras, y decirles a tus ojos, a
tus labios, a tu vientre que no muerdo,
ni beso, que eres tú esa Eva sacada de
mi cuerpo.

¡Escribo por tus pasos que son como
el ruido de la lluvia!

¡Escribo por tu cintura y por tus ojos
verdes como la luna!

Escribo para adelgazarles con suavidad
las sílabas a mis palabras de maneras
elípticas y sensatas, para poder decir
sin hablar cosas dichas desde el principio.

 

© 2013, Ricardo Jhalet
Viajando en Dirección Sur
ISBN: 978-956-351-404-9

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s