s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Yrasema Esther Lpez
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
yrasemaes@yahoo.com.ar
Biografia

Yrasema Esther López 

Cuento mis años por las montañas que subí, por los trenes que esperé, por los libros que leí y los amigos que cultivé. Nací a orillas del Paraná, donde canta el camalotal y siestea el yacaré. Vivo mis años intensamente, como la vida manda.
Me gusta leer, escribir y contar. Me nació éste oficio en la huella que fue dejando mi abuelo con su carro, suelo reconocerme en esa mansedumbre callada con que andaba por los senderos de la Patria chica. Así lo recuerdo.
Me gusta escribir poesía, a veces lo logro. Las publicaciones que más me agradan son las logradas en Antologías y de esta manera tengo tres: Premio Nacional de Literatura Tres de Febrero (Poesía y Cuento), auspiciado por la Oficina Municipal de Letras y por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) en 2004, ambas de esa localidad, y “Ni frágil Ni mariposa”, Antología realizada por el Taller Literario La Oreja Verde.
Algunos cuentos: Abuelito no quiero ir a la escuela; Saucito; Jhumano: el nuevo planeta y La tortuga que perdió la memoria.
En Agosto de 2009 publiqué mi primer libro de poesía: “Kundahára” Voz guaraní que significa Caminante y que la dediqué a tantísimos amigos. En el 2010 Antología Literaria en conmemoración a los cien años de nuestra ciudad de Longchamps, Buenos Aires, Argentina. Participo en las revistas online Isla Negra; en Fundación Literaria Argentina Internacional FLAI y en La Avispa, revista de Mar del Plata, Argentina. Participé en Antología Mundial Mil poemas a Miguel Hernández. Estoy en facebook.

Yrasema Esther López 

 

Amerindia

                                 

Inca dame el don de tu palabra

dame tu costado azul teñido de rojo

el zumo de tu imagen en el valle

tu mano peina mi silencio

talla madera con el rostro

                   de   tus   antepasados

-La tarde se ampara en mi memoria-

                                          

Azteca dónde comienza tu fuego

dónde el eco con su caricia frutal

¿Cuándo me enseñaste con el grito

anudar hilos y marcar el tiempo?

-Anduve con las primeras luces -

-De mi sangre diciendo tu nombre -

 

Maya   sé que estás en la lucha

manos de barro acunando ternura

mientras la tierra es quebrada

                        en su sinfonía verde.

-No valió tu entrega de venado-

                                                                      

Araucano el Este entró a tu tierra

con una cadencia de sollozos.

Allí donde el verbo era danza 

cielo y mar hicieron rimas de olvido

quedándose en silencio noche adentro

en la pampa gris del laberinto

entre el amanecer y el crepúsculo

-Estuve allí cuando fusilaron tus canción-

                                                                             

Tehuelche del caldén azul

perfil de llanura mansa

tus ojos rojizos de trabajo

hablan   con   el   pasado

ya no hay hijos que recojan

                                    tu llanto.

 

Tobã cuando se acaben los recodos

cuando corten el último árbol

cuando muera el ave final

tu color de río buscará

un refugio al amparo de raíz

anudará quebracho renacido

en las alas de tu Chaco natal.

-Tus taca taca me llevarán a la revelación  -

 

Guaraní

urutaû de la selva errante

cuando mi  voz

camine en la tierra sin mal

con mborotuvã guazũ monte adentro

y busquemos arrebatarle victorias al tiempo

gota a  gota  arena lluvia 

volveremos a celebrar en ritual el encuentro.

-Me fui quedando sin plegarias-

 

Amerindia sal de tus días olvidados

martilla golpe a golpe el vértice

ensombrecido de lágrimas y duelos

donde guardas aquel oleaje

alza tu sueño curador de heridas

y  repara  a  corazón  abierto

con fuerza tenaz de enredadera.

-El desvelado mundo de mis sueños-

 

América

Tus rodillas de maíz despiertan

con hilos sueltos de imagen florecida

salta hacia el resplandor primero.

La   punta   de   lanza   se  vuelve  luz

una  caja deja oír  esa nostalgia

como bocas de tiempo abiertas al sol.

-Despierto pidiéndole perdón al cóndor –

 

Un son en mi ventana canturrea

el sendero se puebla

y el murmullo anuncia

fiesta chamamecera esta noche.

Del abeto al algarrobo

del quebracho a la araucaria

las lunas que fueron apagadas

una a una las iré encendiendo.

 

A todo vuelo emerge la güipala

e na mo ra da   del   cerro

descifra signos

devora estrellas.

 florece mi canto.

Con   vocación   de   tierra adentro

suelto esta plegaria

para que despierte ecos dormidos.

-Te busco hermano germinal en la poesía

-Para sembrar de pan caliente nuestra América-

Yrasema Esther Lopez

 

 

Kundahára II

      (caminante)

 

                                 Del libro “Kundahára”

 

 

Che ypykuera ñe\' ã rendy

pe ta’anga

upe ã oguatava cheykere mba\'e

ndakyhyjei

nda che japui rupi chupe.

 

Ahayhu ko\'ára che ãngue ãỹrehe

aikundaha mombyry

aheka jeroky Tupã rekove

y rembe\'ýrehe yvatevo

po jepyso mbeguepe.

Ajupi yvy saingo

amo\'agui ko\'ẽti

aheka kurahy resẽ

noiriháguepe  korapy

ajuhuhapeve po ha tapo

oñapymi tatarendýpe

ohasavakue

pu

ñe\'ẽ

tuguy.

Ha upei

Ndaikatui ojevyjey

ara rembihasakue henyheva sapukáipe

che ahy\'o.

Upeguive aguata che ãndi

mbarete cheiru ko\'ãğagua.

Sapyánte mbeguemí apuraheirõ

ndahupytyi ñe\'ẽ

oha\'á ohai

upe tuicha arekue

aguereháva.

Ndaguatavei upe tape

herugua ha marandu

ymaguaré

tataindýpe

che taita guasukuera.

 

Yrasema Esther Lopez

 Traductora al guaraní : Avañe’ẽme: che anguiru Zulma Tereza Alfonzo Ávalos

 

 

Kundahára  I

                              

                                Del libro “Kundahára

 

De esta vestimenta, no me desprendo hoy,

                     sólo es una piel que desgarro con mis

                     propias manos.

                                             Khalil Gibran

 

Esa sombra que camina a mi costado

es mía, no le temo,

porque jamás la engaño.

                                

 

Amo el tiempo en que fui sin sombra.

Recorrí distancias,

busqué danzas, ritual;

orillé río arriba

                                 palmo a palmo.

 

Subí pendientes, campee el alba,

exploré horizontes sin barrera

y  encontré mano, raíz,

sumergido en fuego

                                 pasado,

                                             sonido,

                                                         sangre.

Después ...

No fue posible detener el tiempo

la historia llenó de gritos

mi garganta.

A veces susurro cuando canto

no alcanzan palabras gestos

para describir una dimensión de tiempo

                                                         en la que

desandé senderos

                                                         de enigmas y mensajes

junto al quinqué de mis abuelos.

 

Yrasema Esther Lopez

 

 

 

 

 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s