s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hctor Lerner
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

Acopio y síntesis

He acopiado
en un instante
la sonrisa postrera de los muertos,
la desolación de la cárcel
después de la masacre,
los coches sin patente
perdidos en la noche
con la carga preciosa
de otro y de otro adolescente.
He acopiado los andrajos humanos
que quedaron sufriendo
en los umbrales;
las madres temblando en el despojo,
la vejez prematura de los niños
esperando, tal vez, lo inexistente.
He acopiado
el tronar de las mazmorras
donde fue vejada la pureza
y torturada la esperanza.
He acopiado
las raíces desnudas del exilio,
las miradas perdidas
buscando por los parques
la Argentina deshecha y enlutada.
Sin embargo
no he podido encontrar
una sola palabra
de consuelo...

A contra mano.
A contra pelo.
A contra bajo.
A contra punto.
A contra embolso.
A contra bando.
A pesar de todos
y de olvidos;
a favor de pocos
y memorias,
con mi sola
y todísima conciencia.
Aunque se cierren
mil puertas
por abrir esta ventana
y me subrayen la boca
y me acribillen el nombre
con el acento prosódico
y gravísimo del asco.
Aunque me engrillen la vida
hasta herrumbrarme la sangre
y me coloquen capuchas
hasta asfixiarme con el llanto...
JURO...
Sobre el atroz genocidio,
sobre este inmenso silencio
y estas flores brotadas
en el pleno corazón de la masacre:
NO OLVIDAR.

BIOGRAFÍA:
Héctor Lerner

Hector Lerner nació en la Argentina, el 17 de mayo de 1956. Crecido en dictaduras militares, la vena poética nació en la cárcel. Escribir, dice, fue una forma de manejarse en el dolor, para no sucumbir. De eso quedó un testimonio de la tragedia Argentina.
“Casi con vergüenza literaria publico estos poemas de cárcel, 30 años después de haberlos escrito. - Nos cuenta Héctor- Desnudo ante ustedes, el adolescente que fui. Rescato de Increscendo, ante todo, el valor del testimonio y el contexto: las heridas y enseñanzas de 6 años de cárcel durante la dictadura militar en Argentina...

...tengo el privilegio de haber sobrevivido a la masacre y el deber moral, de aportar a la memoria colectiva, mi registro. No me tortura el recuerdo de la cárcel pero si la imagen de cuerpos mutilados en el fondo del mar”

El autor dejó su amada Córdoba ya de 19 años, primero a la cárcel y después al exilio. Vive en Suecia desde 1983 y hoy trabaja como brillante médico en la ciudad de Gävle, pero la poesía aún vive en él.
En 2010 Héctor Lerner lanzó junto a cuatro amigos la antología poética “Compromiso con la vida”, donde pudimos ver un adelanto de lo que seria su próximo libro Increscendo.

Al leer sus versos el poeta Carlos Alberto Muñoz expresó: “Héctor Lerner, poeta argentino, retoma su existir duro, amargo, y terrible, lo que fue la cárcel durante la dictadura. A pesar del dolor y sangre de algunos poemas de este libro ‘el poeta busca la belleza, porque está en todas partes en cada instante de nuestro existir’, Con voz pausada y reflexiva comenta poéticamente con hálito esperanzador, despejado de odio pero en el filo de la mente, al barbaján no se le olvida ni perdona”

El éxito fue tremendo y los libros se agotaron al instante. Hoy Héctor regresa a Letranovel, su editorial, para terminar esta obra que empezó hace muchos años a escribirse con sangre sobre el dolor.

Su libro “Increscendo, nos dice su prologuista Yanina Angélica López, es un bello y conmovedor conjunto de poemas cuya musicalidad y métrica acercan al autor significativamente a la ya bien conocida tradición del canto popular latinoamericano. La melancolía, el dolor, la denuncia y el compromiso manifiestos en sus versos, lo ubican indudablemente como un exponente más de la abundante tradición poética testimonial del continente. Tradición cuyo peso fundamental descansa en la compleja historia de abusos, injusticias y violencia que ha caracterizado a América Latina.

En versos como los de “Acopio y síntesis” y “Juramento”, el autor nos muestra el sentir profundo de un muchacho encarcelado a los diecinueve años y que, tras seis años de cárcel, comienza a experimentar el dolor del exilio.

En sus versos queda plasmado el testimonio directo del padecer y de la resistencia humana frente al horror de la tortura, el asesinato y la desaparición de miles y miles de argentinos durante los años setenta.

Sobreviviente a la barbarie, el autor nos deja recorrer a su vez, un pedazo de vida donde sentimientos naturales de todo joven, como el enamoramiento, tienen un lugar importante. El derecho a vivir, a amar y a construir vida desde su juventud, es una respuesta firme y contundente a la cultura de la muerte.

Increscendo se convierte así, desde la perspectiva de un joven poeta, en el testimonio de un pasado que nos invita a reflexionar en el presente. Increscendo es, en definitiva, un llamado a ser parte de esa memoria colectiva que precisamos para construir un futuro mejor” Concluye su compañera Yanina Angélica López su brillante prólogo.

Y así, muy pronto podremos disfrutar de un bello libro dedicado a sus hermanos de cárcel y de exilio a su familia por haberme enseñado a ser fuerte desde la ternura e indestructible desde la flexibilidad. A sus dos hijos amados, Pablo y Gabriela a quienes con amor y compromiso les recuerda que lo fundamental no ocupa mucho lugar, sino que cabe en un puño y trasciende en unas pocas palabras. Pero sobre todo, Héctor dedica Increscendo a su Padre, de quien dice emocionado: “Lo único que le faltó hacer por mí, fue dar su vida. El destino, no quiso que lo atravesara una bala”.

La literatura es como la viña del señor, tiene de todo. Hay libros buenos, otros muy buenos, algunos no tan notorios, pero siempre hay libros que sobresalen de la estantería por que brillan con luz propia, porque son excelentes y porque al leerlos nos estremecen hasta la última fibra de corazón. Increscendo es uno de ellos, un hermoso homenaje en verso que su autor Héctor Lerner quiere dar a sus compañeros muertos y desaparecidos, pero también a su familia y al amor.

hectorl56@live.se

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s