s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Santiago Risso Bendez
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
santiagoaugustorisso@yahoo.es
Biografia

INTENTO

Intento
darte el quiebre preciso
para calmar el empuje de mis deseos.
Cuando
voy al mercado de abastos
la sangre de las aves de corral
chorrea como ríos salados de coral
de color púrpura
con matiz rosado colonial.

Intento
ser preciso
en las cuentas
de tus entrañas
y hacer, hacerte, hacer té
del deseo
que imantan
las uñas,
palmípedas membranas
de corazas verdiazules
como el viento
que arrasa por debajo del mar
entre cañerías del desagüe
de la flor de plumas
ya compradas
por una roñosa gorda señora matriarcal
con deseos de imponer
y conversar
y dejarse conversar
buscando el preciso quiebre
que garantice el alcance al deseo poético.

Intento
detenerme
un tiempo
entre el pasadizo apretado
del paraíso rectilíneo laberíntico
del mercado de abastos,
los ojos de cientos,
de miles, de millones de absurdos animales
ven cautivados al Perú
que pasa como las ventanas azules
del video retro
del tiempo a espasmos antiguos y fecundos.

Intento
motivar el instante
de las lisuras éticas
de la palabra franca
que puede franquear y flamear
como la bandera digna
sin olores de podredumbre
danzando como la música de viento
como una pluma demora en dejar vuelo
-mucho tiempo- al caer de un metro
distancia cercana al matadero
del lavatorio y la lavativa de la esponja oblicua
que esconde
tras de sí las saetas de un cuchillo
que reluce y cuchichea
y es el temor, el respeto y el comentario incierto
de la incertidumbre
de las aves que caen
como gaviotas heridas al mar,
al mar de las uniformes losetas
entintadas del matadero por donde transitan los ojos del Perú.

Intento
describir
las risas de comentario
y hacer hincapié equidistante
al tiempo de transcurrencia
de las sombrillas
amaneradas del mercado.

Intento
comunicar
a las aves de corral
y a las gordas del callejón
y hacerlas convivir
convivir con vida
una semana dos o tres.
Toda la bulla
del matadero
acústica
en el seno de mi cabeza
retumba
la tumba de las gallinas es el manjar de la mesa con mantel de encaje que fue traído de Taiwan por el mar custodiado en la travesía por dos gaviotas y un pelícano que no cansándose de aletear no recibieron su pago correspondiente y hallándose en el mercado de abastos limosnean tras el vuelo del monedero utilizado para matar aves de corral y alimentar los maternales manteles con aroma de travesía insular.

Intento
irme y volver
a la poesía de cabeza
y sacudir
las patas
de ancas de ranas que asemejan picudos pálidos que patean
el último subibaja y alborotan el fin de las caídas de las plumas.

Intento
quebrar las condiciones
de sueño
y de la forma racional
y camarográficamente subjetivo
correr
como quien 'avanza' en el micro
mientras una mosca
no pierde la inercia
y no digita la ventana
de los cuadros computarizados
que aún no llega al mercado
pues las aves en su 'soltar de peso'
jugaron carnaval
con el chisguete de su sangre
y el pica-pica de sus plumas
a r i t m o l e n t o

Intento
hacerme amigo de las gaviotas
para que me enseñen a volar
yo les enseñare el silencio
el silencio que siento al levantarme en A.M.
y no poder dormir
ante las pisotadas furgonas
de las obesas que no hacen bulla
pero murmullan
entre el suplicar de los ojos trémulos
de las aves
y el mercadillo
de los iconos
que el Dios Inti o Nuevo Sol creó
para que las placeras se crean dueñas del mundo
y de las aves
que somos todos... y s o n e ll a s

ESTALACTITA

Yo soy el convidado de piedra
una estalactita desprendida
solitaria
navegando en la corriente submarina
de una cueva diminuta
fulgurante como un iceberg
fría como tu desprecio intolerable
mi corazón es duro como la roca
pero basta una certera gota de agua
para quebrarme
provocando un infarto
que es oído
en todo el recorrido de la sangre
como una estalactita desprendida
navegando sola
terriblemente solitaria
como tus ojos clausurados a mi rostro

LA SOLEDAD

La soledad es el estrépito de la ola
contra la orilla de la playa
viene y va
en un vaivén incansable,
soledad se cultiva en soledad
crece cual hierba
hasta hacerse bosque indescifrable,
la soledad es arena movediza
que me arrastra a lo profundo
un eslabón interminable
con el peso de la vida

La soledad es conocer tu nombre
y no poderlo pronunciar
estar aquí, allá como un dios
que crea y está solo
un cangrejo en la playa
camina marcha atrás

biografia:

Santiago Risso


Nació en Lima, Perú, en primavera de 1967. Ha publicado los poemarios: Rey del charco [1995], Cuesta [1999], Peldaño [1999], Transmutaciones [Fondo Editorial Biblioteca Nacional del Perú, 2000], Prosa de Nueva York [2003]. Es autor, además, de la antología La generación del noventa [1996] y del ensayo Frontera al Castillo del Sol / El Callao en sus calles, plazas, iglesias e instituciones [2002], valioso compendio histórico acerca del primer puerto del Perú. Incluido en varias muestras siendo algunas: En un abril de letras / 7 poetas peruanos [Abril, 2003], Jojaipagra /Antología bilingüe alemán - español [Junio, 2003], Nota de poesía / Tres poetas periodistas [Noviembre, 2003] y 'La poesía hace que sucedan cosas...' / Antología de poetas latinoamericanoS [Marzo, 2004]. Asimismo, ha dado recitales de poesía en varios encuentros literarios latinoamericanos, en ciudades como Santiago de Chuco [Perú], Buenos Aires, Iguazú [Argentina], Manta, Chone, Santa Ana [Manabí, Ecuador], Salvatierra [Guanajuato], México D.F., Cuernavaca [México]. Risso terminó una maestría de Investigación en Comunicación Social en la Universidad Mayor de San Marcos, preside la asociación Mammalia Comunicación & Cultura, es subgerente de Cultura y Turismo de la Municipalidad Provincial del Callao y director del Centro Cultural Augusto Cazorla del colegio del mismo nombre, columnista en varios medios de prensa, y corresponsal en el Perú de la revista española Alhucema. Poemas suyos han sido traducidos a los idiomas Inglés, Francés, Italiano, Portugués, Quechua, Guaraní, Alemán. Acaba de publicar en la revista de poesía El Rincón del Loco una selección de 16 poetas mexicanos contemporáneos intitulada Delirio mexicano. Cabe añadir que varias revistas peruanas, entre ellas La Tortuga Ecuestre, Poetas en Busca de Editor, Estación Com-partida, La Manzana Mordida, le han dedicado números íntegros a su obra poética. Y revistas internacionales incluyeron poemas suyos, tales como Eskeletra [Ecuador], Carmín [Argentina], Diturna [México], Correo de la Poesía [Chile], etc.

mammalia92@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s