s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Henry Posada Losada
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia
DOMINGO DE LLUVIA.

Como agujas invisibles sta lluvia
de domingo hiere mi corazn,
el ngel de la maana hunde
su rostro, y llora en silencio.
He perdido el ltimo tren este
domingo de lluvia, y no hay puerto
en ste pueblo, que cuelga como un
brazo cansado de la empinada cordillera;
no se escuchan aqu las marimbas de la Habana,
ni el mar juega como un nio contra el malecn;
no zarpan barcos de ste pueblo, aqu slo naufragan las
ilusiones en los hondos despeaderos; No se oyen arrullos negros,
ni las mujeres mueven sus caderas, al son de bongoes y clarinetes,
aqu slo se escucha el lastimero
aullido de los perros en los lejanos
valles del desconsuelo.
Llueve, algn poeta dijo que
la lluvia fue el piano de su niez, hermosa metfora,
aqu todos los domingos
llueve, hoy ms que nunca
el agua se empoza en el alma
y una bandada de aves huye
de sta tierra de nadie,
donde el tedio asoma su inmundo
hocico hurgando en el pecho.
Hoy es domingo de lluvia,
un ro ciego y espeso atraviesa
en silencio ste pueblo, aqu vivo hace aos,
otros domingos recuerdo, haba msica en ste pueblo,
el ngel de la maana abra sus alas, y 'sobre los techos
se extenda un manto de sol desgranado',
la dulce msica de las cocinas, donde amorosas manos,
hacan el fuego de la vida, llenaba de voces el aire; El
tren se hunda en la cordillera con su aullido metlico,
y como una crislida,
el domingo mostraba sus alas multicolores, embriagadoras flores
colgaban de los balcones,
el maana era un pan recin horneado. Llegaron los heraldos negros,
y ahora los ahorcados me miran inmviles
desde las lejanas orillas de la muerte....Y sta lluvia de domingo
que como un cliz amargo quema mi garganta.

MADRE.

Un sanguinario Dios, quiso que fusemos extraos, Madre,
perplejo veo cmo el transcurso intil de los das,
levanta una pared, un inmenso iceberg, que ahoga
mi voz, impidindome retenerte.
Con que desesperacin grito tu nombre...
pero ya no me oyes, mil paredes impiden
mirarte una vez mas, Madre hay lunas
rojas en el blanco desierto de mis noches, habito un
planeta solitario, donde como afilados cuchillos tu
recuerdo hiere mis ojos. El murmullo de tus pasos solitarios
en la casa entristece las tardes en sta
extraa ciudad, donde intilmente golpeo
puertas y ventanas, reclamando
lo que no se me dar jams.
Madre, el miedo y su rostro de medusa, vigila...
La noche sigilosa lame la puerta de m casa,
hordas de fantasmas la rodean,
el reloj, sobre la mesa inicia su lento, implacable y
desesperante aullido.
Madre, soy un nio que horrorizado mira el futuro.
Madre, las seales que me diste no existen:
del agua que dijiste calmara mi sed, est turbia,
un extrao color hay en ella, obscuros hombres la
envenenaron; La guerra ha marchitado el trigo, y en
los campos como un mal presagio,
los perros huyen de las casas, las noches son largas y
desoladas. Aqu los cielos son de tierra, un ngel
exterminador recorre las calles, yo lo miro a travs de las
hendijas de m ventana, temeroso de su dedo sealndola.
Cmo me pregunto habr de multiplicar los panes
y olvidar para siempre la larga miseria de stos aos?

MERY 'LA BOACHA'.

Todos me conocen como Mery 'la boacha',
por la dificultad que tengo para pronunciar
bien las palabras, las pocas que s. . .
conozco ste barrio, sus noches donde
el viento alla, trayendo presagios de muerte,
he trabajado en 'el araal', donde 'la ata',
Mery 'la gorda', Gloria 'la chimba de oro',
bueno, en casi todas las cantinas, donde por
unos pesos, hombres de todas las pelambres
dejan esa cosa viscosa y repugnante sobre m.
Cuando estoy triste bebo, hasta perder la
razn, y Don Anibal, para ahogar mis penas,
me complace con Jorge Negrete, 'gaviota traidora',
o con tangos de Gardel, Oscar Larroca. . .
Desde mi ventana he escuchado
el sordo rumor de la muerte, los gritos desesperados
de los condenados pidiendo clemencia: 'pabuza',
el hijo de Alba, que baaba y peinaba cuando nio,
haba sobrevivido a las balas oficiales,
en madrugadas sangrientas, cuando el duende del sueo
caa con la pesadez de un candado oxidado,
hoy yace como un perro moribundo sobre la calle
desierta; Unos gimen de rodillas, los contemplo por la hendija
y se me sobrecoge el corazn, cuando las armas vomitan
fuego sobre ellos; La otra noche en la esquina del 'araal',
fusilaron a cinco seis, las Madres gritaban cubriendo
con su llanto los cuerpos, y encendiendo velas cuyas llamas
laman el infame paredn. . . . Uno a uno, han desaparecido,
he visto sus lpidas, a una cuadra de aqu, est el cementerio
atroz coincidencia. He soado que camino sobre sus huesos,
Sus cabellos, sus tejidos, sobre ros de sangre. Este barrio, es
una fosa inmensa, desde donde miran los ojos de sus muertos,
yo, vivo ahora en 'quebrada negra',en compaa de m hijo que le
dio la 'polio',y mi hija, que me ha dado tres nietos,
del barrio, slo tengo recuerdos. . .

biografia:
Henry Posada Losada

Naci cuando Jpiter miraba amorosamente a Venus y el sol estaba en el signo de Virgo, un 22 de Septiembre del ao 1958, Batista estaba a punto de abandonar Santiago de Cuba ante el asedio de los peludos de la Sierra Maestra dirigidos por Fidel, en Palmira [ Valle]. pachuco desde siempre, cree en la transmigracin y est seguro que despus de muerto reencarnar en un perro vagabundo.
Alumno de Estanislao Zuleta, en la U.del Valle de quin hered su condicin crata; le palpita el corazn a 100 fotogramas por segundo, por eso fu al casting de La sociedad del semforo, donde de la mano del outsiders, el cineasta Rubn Mendoza, sale del anonimato al desprestigio como Santiago el poeta. Prepara frjoles pachuchos, su plato favorito y se rene a denostar de todo lo establecido con sus amigos anarquistas.
Actor del grupo Esquina Latina [ Cali- Valle] durante la dcada de los 90; ha trabajado adems, con el cineasta, Vctor Gaviria y Lisandro Duque Naranjo.
Periodista cultural conduce el programa Tintos y Tintas de la U.N.radio 98.5FM que se retransmite por las radio-estaciones culturales del pas; Ha sido corresponsal de varios peridicos nacionales y escribe en algunas revistas culturales. Public Rocabulario en cono editores, una suerte de diccionario de aforismos de uno de los grandes poetas colombianos, Juan Manuel Roca. Actualmente est dedicado al arduo ejercicio de la escritura [ prepara novela] y una de sus grandes pasiones: el cine.
Su mam siempre lo persuadi dicindole que lo que eligi es un fracaso.

cronopio75@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s