s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Luis Miguel Rubio Domingo
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia
El asno y el perro

El altruismo recproco es la ley
de la que se burl un da el rey
de los cuadrpedos [al asno aludo]
buen animal y sin embargo rudo
con quien le acompaase en el camino.
Un can del amo fiel y su pollino,
amigos, compaeros, caminantes
bajo el calor, errantes
iban por el Camino de Santiago
de peregrinos en un da aciago
en los que una alimaa casi extinta
surgiendo de una fbula distinta
les hara aceptar en comitiva
la aptitud inclusiva.
Prob a dormir el amo en la floresta,
sin almorzar [ la siesta
que llaman del carnero]
y viendo que en el prado
el cardo borriquero
de jade se extenda , tono extremo,
ms frtil que el zurrn de Polifemo,
a pasturar se puso, sin cuidado.
Mientras coma el asno, el can, hambriento,
pidi a su par bajar el alimento
de la alforja, las patas inclinando,
ms dijo el burro: cuando
al amo despertar mejor convenga
que te d de comer con lo que tenga
que yo voy a tragarme el algarrobo.
Queriendo el hambre concitar al lobo,
un ejemplar del bosque surge, fiero,
de afilados colmillos, carnicero
que hacia el asno dirige el torvo morro.
- Pobre de m socorro!
Rebuzna el asno, pero el can no acude:
- 'Te aconsejo que corras como un gamo
y hasta que se despierte nuestro amo
que sea el cielo quien tu cuello ayude;
si no puede tu coz , potente hierro,
ser el justo castigo de tu yerro'.
El lobo no dej vivir al rucio;
no tiene buen final quien juega sucio.

Evitacin

Porque vivir con miedo es la costumbre
me estoy acostumbrando a su silencio.
Callamos todo atisbo de su nombre
y slo lo nombramos con el dedo.
Giramos la cabeza, si aparece,
lo dejamos en esto o en aquello,
en el parvo volumen de los discos,
en las canciones lentas, en lo lento
de la lectura amena, que ahora es densa
como si las palabras fueran ecos
de nuestros pensamientos recurrentes
que dicen eso sin que suene a eso.
Porque nuestra garganta es un candado
que ha tirado la llave a un ro seco.

Dos escudos [soneto]

Murcilago leal dos veces, cuatro
palos de gules sobre campo de oro,
de infame antro pero no canoro
en el laurel dormido en que idolatro.

Qu sensacin vaca de teatro
desierto! Cmo brilla el pulcro foro
de arquitectura vana, sin aforo,
muy concurrido el da que mohatro.

A ese campo de plata de la antigua
divisa que baaba tu muralla
le diste puerta, pero patria ambigua.

Le diste lengua cuyo nombre calla
por no reconocer de su contigua
sino que el Ebro es lmite y pantalla.

biografia:
Luis Miguel Rubio Domingo

Nacido en Valencia en 1961, resido en Benidorm desde 1990. Diplomado en Turismo, Licenciado en Psicologa, estoy interesado en la poesa clsica y en los grandes narradores. Soy miembro del Liceo Potico de Benidorm.

luisrubio40@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s