s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Omar Ernesto Arvalo Merino
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia

BALADA PUNK

Ahora no es la noche con luna llena incluida nena
Nina Hagen canta como un trueno afónico sobre el Río Mapocho
las gaviotas corean sus registros
contra el escenario del atardecer
Contra tus ojos atardecidos que desde esta orilla
acarician con lágrimas la balada punk
La música que lejos de tus oídos
describe un lugar de desamparo
Lo que de particular tiene el gesto
de tu dedo medio levantado
cuando el mundo interrumpe tus alucinaciones con piropos
No necesito palabras claras para describir tu camino
tu destino asfixiado en la bolsa de neoprén
que aprietas contra tu estómago
contra el hambre
El hambre de los otros
jovencitos post-modernos que taponan sus narices
con litros de vino
Descubren el cuerpo de la vagabunda
y todo es otra cosa tres horas más tarde
con tus pantalones abajo del cuarto menguante
y coronada por la aureola de un vómito formidable
tu cabeza envuelta en plástico
es sólo una postal pegajosa
fotografiada al paso frenético de los autos.

BLUES MARGINAL

Al costado del camino tu sonrisa Ruta 78 hacia el poniente
y un joven adolescente viajando a dedo
en el cuarto allegado residuos de mi cuerpo
y el aliento es el polvo que se tose en la ceniza del amor
Avenida 5 de Abril al final
La Polaca canta y mis dedos mojando tu estatura
tú silbando y enredando los fantasmas
dos seres infinitos en la TV limitada
A través de la ventana la calle es dura
como piedra vertical del Monumento donde el viejo
vagabundo
cobija sus perros con el olor a sol de la tarde
“Voy a romper los silencios grises de Vespucio”
Abres la boca y el grito se congela
basta con gritar tus pies cuando cierras la puerta
y la noche ya llega pisando la caletera
El auto se detuvo y cayeron dos billetes
invitación al descenso y subimos Pajaritos y después regresar
regresar
Mañana el tiempo vendrá como el quiltro de tu lengua
y la noche valdrá reconstruyéndose en el deseo
Extramuros de suburbios y un acorde clavado
pentagrama de la carne
el sudor de la mirada te humedece la entrepierna
una moto rompe el mezzo constante de los autos
Lento caminas con paso genital de 17
los semáforos te tiñen el rostro bermellón en el acné
y alumbran el reloj en la pupila verde para tus dedos
Pajaritos monta los autos y las puertas que se abren
Un quejido repetido
y aparcado al grifo tu cuerpo reproduce perfección
un cigarro de más por el precio de tus años
Las bocinas te provocan cicatrices mientras corres
pétalos de sangre mojando los jeans
círculos de asfalto evidenciando la ruta hacia ti
La navaja lleva el compás regateado del negocio
Pasa la música en la micro que te ignora
con sus ventanas coleccionando rostros difusos
a veces perversos
lontananza de impaciencias enhebradas al paso
La bocina del taxista define el registro de tu huida
En la intersección te bifurcas
Ya es otra noche
mi barba roza tu manzana.

SOMBRA HUACHA

Es una sombra que obsede la pupila demacrada
la cintura escaldada que atrapa tu dedo arbitrario
el rosario de cuentas de aqueste cielo prometido
el otro quejido que te somete desde la espalda
la falda de aquellas madres que persiguen tu niñez
había una vez el rostro agreste del sur en tu cara
las velas que declaran la partida del bote al mar
escuchar la orilla del fuego sobre la voz anciana
pintar en las ventanas el río surcando las piedras
no el Mapocho que arredra y tienta en los labios el deseo
no el devaneo dulceamargo que ampara oscuridad
ni esta ciudad de letra infusa que te esquiva al pasar
cuando hablas desde un lugar ausente de voces inquietas
tu lengua analfabeta perdida entre calles escritas
tu lengua que limita la historia que siempre te insulta
tu lengua que resulta trueno en la ciudad de tormento
en el parque los asientos que anclan deseos perdidos
padres desaparecidos y tú jugando a creer
que al volver tu sombra huacha hacia los maderos del puerto
esperes despierto en tu cuarto el relámpago que arraiga
y la luz caiga sobre un rostro que no sea el espejo.

Biografía:
Omar Ernesto Arévalo Merino


Nací en Santiago en 1966. Tengo estudios incompletos de Bibliotecolgía y Documentación y actualmente sobrevivo con una pensión de invalidez. Escribo más poesía que cuentos. He salido premiado en algunos concursos, como: Primer lugar en Concurso Nacional de Poesía \'Rayentru\', el 2001; Mención Género Poesía de los Juegos Literarios Gabriela Mistral, el 2001; Seleccionado para la antología \'Voces con vida\' del Concurso Internacional de Cuento Breve, Salón del Libro Hispanoamericano, México, el 2009.

Bueno, no sé qué más agregar; solamente dar las gracias por la oportunidad de participar en esta gran red que se nutre con la palabra y con la palabra respira...

omararevalo66@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s