s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Carlos Fernando Prez- Raudales
Nacionalidad:
Honduras
E-mail:
Biografia

De “Hacia La Senda del Valhalla”

Ascensión


Minutos grises y largas horas
Trescientos sesenta y cinco clavos de triste vacio
Agónicos recuerdos de felicidad, ahora dormida
Abundante esperanzas de vida, pocas probabilidades

Ansias postreros días de libertarios vuelos
Dejando tu prisión de carne alejándote del suelo
Despertarás de tu sueño eterno elevándote sobre el hades
No necesitarás dioses ni seres celestiales

Ahora lamentan tu partida criaturas terrenales
Necios egoístas [¿o ciegos ignorantes?]
Oran por tu alma, piden indulgencia
Amantes de ésta vida sufren por tu ausencia.

Delirium Tremens

A “El Dragón” hermano, amigo, poeta que tuvo que morir para volver a soñar y a existir…
Navegando una noche de delirio
en mares de pensamientos
Intentando escapar de la realidad,
del sufrimiento
Mis pupilas presenciar pudieron
maravillas en el firmamento
En el teatro estelar de la noche
en el que espectador soy de lúgubres tormentos

Bañado bajo la luz lunar
un ser alado de impresionante envergadura
Liberarme pude de toda falsedad
al cruzar mirada con tan magnífica criatura
De austero pecho con garras de l
bestia proveniente de una era medieval
¿Con cuántos valientes tuviste
batallas encarnizadas?
al final siempre venciste guerrero sin igual
De tu boca creas fuego
con tus alas huracanes
Tus ojos brillan cual luceros
desde tiempos ancestrales
Como a mi te deleita ver la etérea luz lunar al anochecer
y te deslizas entre sus raudales

De repente mi faz humedecida;
una lagrima rodaba sobre mi mejilla
Mas de mis ojos no habría salido
pero si del cielo me ha caído
Entonces pude comprender la angustia de mi amigo
pues de su vida ya todo ha perdido

Se termino el tiempo del escudo y la espada
ya no hay caballero ni la doncella amada
los castillos hoy son ruinas y sus reyes osamentas
el honor ya se perdió y tu solo te lamentas

En un momento en el cielo te perdiste
dejándome enmudecido y triste
No es el alcohol en mis venas
que delirio en mi han provocado
Esta noche en el tiempo
hacia la antigüedad he viajado
No han sido ilusiones
no he tenido delirios
es solo el deseo de haber existido; en ese mundo antiguo.

II.
De “Amores, oscuridad y épica…”

Incierto Desenlace


Alegría de Dios padre hecha carne
Tristeza del hombre que en las noches te extraña
El corazón de medusa que petrifica mis huesos cuando te ven
Y la llama eterna que alimenta tu lejana mirada de fuego

Buenas nuevas del Arcángel mensajero
Obituario triste que desoje en el diario vivir
Intrínseco destino en el tejido de las parcas videntes
Quinta esencia en una aguerrida revolución de amor

Luz divina de eternos astros
Bella fémina de callejones nocturnales
Helénica mirada de diosa alucinante
Bastión viviente del poderoso deseo

Descanso eterno de mártires crucificados
Odre de vino del ebrio errante
Melodía divina de valquirias guerreras
Indomable mujer de ósculos épicos
¿Caerán acaso sobre mí, los inciertos azares de la afición...?

BIOGRAFÍA:
Carlos Fernando Pérez- Raudales
. Vio por vez primera la blanca oscuridad de la negra luz en Flores, Comayagua, Honduras, Centroamérica en el año de 1987.
Poeta, Narrador, Entusiasta de la música Rock y l. Militante Socialista… Cursó estudios de Ingeniería Agronómica en La Universidad Nacional Autónoma de Honduras [CURLA]. Radica en La Ceiba, Atlántida. Posee una extensa colección de poemarios y cuentos inéditos.
Correo electrónico:

axfer_bel@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s