s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Yolanda Aazco H.
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
ctepermanentederechosmujer@yahoo.com
Biografia

Yolanda Añazco H. 

Poeta lojana.Lcda en Ciencias de la Educación, Miembra e la Casa de la Cultura ECuatoriana. Presidenta de la Asociaión de Escritoras Contemporáneas del Ecuador, núcleo Quito.
Libros escritos.
Luz sobre el Abismo
El Continente de la Esperanza.
Poemas de Ayer
Desde el Entrecejo de mi espíritu.Ha participado en varias
antologias naciones y extranjeras.
Ensayos
Manuela Saénz Coronela de los Ejércitos de la 

ctepermanentederechosmujer@yahoo.com

 

IRONIA

Anclé a tus riberas
como una niña,
que busca asirse
a un costado,
para ver florecer las
alegrías.

Amé el sol desparramado
de tus ojos.
La media luna de tu
risa.
Tu vestir elegante.
Tu porte caballero.
Tu tinto amaretado.

Encontré en ti ,
un corazón vestido de domingo.
Palabras suaves, tiernas
que ensortijaron mis
sentidos.
Brazos crecidos de calor
enternurándome.
Besos embriagadores
filtrándose en mi sangre.

¡Que ironía!

Con todo el amor
escribiendo canciones y
poemas.
Me desprendí de ti,
de tu alma blanca,
de tus ojos inquietos,
donde miré los días
sin tropiezos,
las tardes morenas
arrinconando las nostalgias,
y las noches sin infiernos.

¡No pudimos ser felices!--

Yo apegada a mi mundo
de libertades y justicias,
y tú, a tu mundo de ilusiones
y fachadas.

Con el corazón
calendario de agonías,
con los sueños cercados
de humo y de vacío,
con la miel de tus besos
eructando a hieles,
amarrando las espigas
del silencio,
. dolida -
. Para no hacerte daño,
. de puntillas, me fui
. de tu costado.



SOLEDAD

La soledad es un violín
que gime por mis arterias
agostadas.
Es un amargo que sube
como hiedra desde adentro.
Es la ilusión que se quebró
en el tiempo.
Es el sauce que llora con el
viento.
Y es la vieja canción que se hizo
herida.

Ella me vuelve a los
sueños que se desvanecieron
con el tiempo.
A las lágrimas ácidas
brotadas
por los poros abiertos,
como sangrante y llagado
invierno.

Mi soledad.
está cuajada
en ojos engendrados
de libertad y de justicia.
En ilusiones desbordadas.
En enigmáticas sonrisas.
En jeroglíficos de penas,
hendiduras del pasado.
En huellas imborrables:
Tormentas, suspiros y
añoranzas.

Esta soledad
se ancló en mi corazón
viajante;
y empieza como el agua
del crepúsculo
a rozar los labios de la noche,
y apretujada de recuerdos:
es párpado sediento,
grito y hoguera,
que se resbala nostálgico,
como una lágrima
que salta con pasaporte
de primera,
al país de las sombras y
el misterio.



HOLOCAUSTO

Amanecí
con crespones de fuego
peinando mis pestañas.
El fuego del infierno
rugiendo a genocidio
se destrenzó en misiles
bombas de racimo,
Inteligentes armas,
y copó el aire,
enrareció la atmósfera,
y quemó la vida y la alegría.

El dolor humano, se enroscó
en Iracundo fuego
y fue proyectil a la alturas:
despertó a Dios a que mirase
las cabezas que con el ojo abierto
van río abajo, desangrándose
y el maremoto del dolor que con
bramidos de siglos y de siglos,
condenan la danza de la muerte.

Irak en holocausto convertido
por la mentira refinada del
vampiro cavernario,
es una nuez de escalofríos y de
llantos.

El vampiro envilecido,
borracho con el vino genocida,
quiere sangre... sangre... más sangre,
y no hay ley que lo detenga.
El poder de las armas,
su orgullo y prepotencia,
el hambre del petróleo,
la destrucción del trabajo
que pasa acelerada
lo tienen trastornado.

II

Sobre la arena tibia se tienden:
Los rostros desencajados y marchitos.
Los brazos lacios como alas cabalgando
con el viento.
Los cuerpos yertos de los muertos.
Los lóbregos latidos de la noche.
Las catedrales derramándose
como espejos quebrados por la
furia de volcanes.
El crimen sin nombre cometido.

III

Entumecidos los humanos
de terror y espanto,
estiran su grito...
El grito desgarrador que
incita a las naciones,
a pararse de pié, de frente
para decir basta a los imperios,
en su cruel y sangrienta hazaña
¿Pero quién puede detener a
los nacidos de vientres
de acero, hierro y plomo.
Robots de la barbarie?

IV

¡ Que gloria alcanzarán las
sanguijuelas?
Por el llanto callado y
lastimero de los niños.
Por la angustia de los estertores
de la muerte.
Por los trémulos labios
en donde se quedó helada la sonrisa.
Por la ira de los hijos del vencido.
Por el dolor que se arruma en el
costado y se deshila en el aliento.
Por el silencio que como el viento
recorre las gargantas callando
la palabra.

V

La turbia libertad de los halcones
que en pregones se esparce.
--NO TIENE ECO-
El horror y el salvajismo
muestran claramente su bárbara
política.

Ellos no podrán liberarse del juicio
de la historia.
¡ Y no habrá perdón!
Por el río que recogió lágrimas
amargas y morenas
y ojos dolientes del incomprendido
secreto del destino
Por las manos dulces que cavaron
zanjas para cubrir hermanos.
Por la sangre que de charco en charco
baja temblando desbordándose en ríos
caudalosos.
Por los muertos reventados y caídos
en las calles, agusanándoseles el
corazón adentro.
No...No habrá perdón.
¡No!

VI

Lloran las malvas, las orquídeas.
Lloran las vertientes sudando
rojas lágrimas.
Solloza el sol por la piel broncínea
de su cuerpo.
Llora la luna arrugada, seca, media
muerta,
como estrella convertida en témpano
de hielo.
Gimen los animales en su dolor acorralados.
Gime la naturaleza violada, ulcerada,
agrietada.
Y con ellos gime la humanidad impotente
ante la destrucción total del mundo.

VII

¡Salvadores del mundo!
¡Abortos del infierno!
Bushes,
Aznarez
Blaires
Fieras innobles,
Trotamundos, en pos de vidas.
Ayer Hiroshima, Nagasaqui,
Afríca, Indonesia, Palestina.
Centro América.
Hoy Afganistan, Irak.
Mañana será Siria, Irán, Colombia,
Venezuela, Cuba.
La Cuba hermana que recibe profundos
aguijones.
¿Dónde...Dónde será el nuevo genocidio?

VIII

Imperialistas.
Ku-Klux Klanes.
Cruzadas de Cristianos.
Caballeros de Colón
Mafias de Miami.
Maldita CIA.
Digan al mundo que pasó
con sus torres imponentes.
¡Terroristas!
las bajaron para tener un argumento
a sus argucias.
¿Dígannos!
¿Dónde está el culpable?
¿Dónde las armas de exterminio?
¿Dónde?
Mataron un pueblo a otros y otros
a mansalva
Mataron su cultura, su tierra, sus
vendimias,
Con las armas de exterminio
que fabricaron con el hambre,
el esfuerzo y la vida de otros
pueblos.

IX

No tendrán perdón, ni paz
malditos,
Los muertos se acercarán a su memoria,
Les cobrarán el desenfreno desatado..
¿Dígannos...
que van a restaurar
Asesinos de la vida?
¿Dígannos que van a restaurar
chacales fomentadores de
aterradores crímenes?
¿Qué..van a restaurar.
acaso los hombres en muñones.
La sangre agujereada en las arterias.
Los muertos por millones.
Los huérfanos sin padres.
Los soldados enloquecidos que vieron
girar en su entorno los cuerpos
destrozados,
Sin saber porqué mataron.
Las cicatrices que quedaron
como espigas en el alma.
La cultura hecha pedazos.
Los monumentos testigos de la historia
propiedad del hombre mundo.
Dígannos genocidas, que van a restaurar
si aún tienen respuesta.

X

Un día los pueblos:
Enfermos.
Sin trabajo.
Sin techo.
Sin escuelas.
Masacrados,
Tomaremos conciencia de
la afrenta paranoica recibida.
Entonces el hombre
llevando a cuestas su honda
quemadura
se erigirá como Juez Supremo
para decir basta...Basta Ya.
de odios, ambiciones y miserias.

Y como, una luz de Octubre
el mundo brillará
con sus inhiestas banderas
libertarias.

Yolanda Añazco H.


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s