s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

scar Antonio Prez Garviso
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia

Convocatoria

Yo prometo que no voy a llorar más,
ya es bastante con lo que otros han llorado,
desde Dios, desde Jesús, desde el malvado
que al morir pidió perdón y halló la paz.

Yo propongo que el futuro está demás,
que es aquí y que es ahora el altercado,
la injusticia, la lujuria, el gran pecado
de atrasarnos el encuentro y su compás.

Voy de fiesta, ¿dónde vienes?, ¿dónde estás?,
ten mi mano si es que aún no lo has logrado,
ven conmigo, no hace falta más disfraz.

Que el miedo y la traición se hagan a un lado,
vamos juntos, que ninguno quede atrás,
yo te lo juro, alegría, ya he llegado.

Yo te amo

No creas nunca en un amor callado
que no grita a los vientos, que no canta,
que no susurra en tu oído \'yo te amo\',
que no se opone a la injusticia del que no ama,
ni dice nada ante el dolor o ante el ocaso,
que no llora cuando debe porque tú y él se alejan
o sólo del simple gusto de saber que amar también es llanto,
que no escribe tu nombre sobre su piel desnuda,
que no escucha en los mares el coro de su orgasmo,
que no dirige el viento para que cante en tus oídos,
que no grita en las ciudades hasta caer hecho pedazos,
y detiene las manos del que pega y lastima
y bendice los pasos del que vuelve perdonando
y habla y habla siempre de cada sueño, de cada hazaña,
de cada cotidiano, sea de luz hecha neblina por fusiles,
sea de miel mal repartida entre mil manos,
sea de amor hasta aburrirse y aburrirte,
sólo para recomenzar lo que nunca ha terminado,
con lenguas, con escamas, con músculos, con plumas,
con cadenas, con nieve, con ruido, con extraños,
no creas nunca en un amor que no te dice,
que no te dice nunca, cuando te habla y cuando no te habla,
sencillamente tres palabras: yo te amo

La primera palabra

La primera palabra no esta dicha,
tú eres la boca que debe pronunciarla.
Tras tu origen azul de espora submarina,
tras milenios de hollar arenas y raíces,
tras creer hasta ahora que el viejo balbuceo,
la señal en la roca, la lectura en el astro,
eran ese lenguaje destinado a tu cielo,
te diré que resulta que aun no sabemos nada,
si la tierra no es plana aún no es seguro que es redonda ,
ni siquiera era tierra pero al mar nunca escuchamos
y los hijos del tiempo aún no saben de sus padres.
Pero tú tienes amor y deudas y desgracias
y alimentas un sueño que ningún tirano cerca,
tienes la fe que en la pala el moho roe,
que en los ojos del vencido ni siquiera acude al llanto,
que en las hojas del otoño no conserva su tesoro.
Por eso sigue al sol, deshazte de tu sombra,
recorta del paisaje tu frente y su horizonte,
con la harina de tus manos amasa un verbo justo,
los rostros del dolor no necesitan más batallas,
pero dispuestos a morir se elevarán con tu sonrisa.
A tientas, con sudor, sé que la siembra no es regalo,
sino esfuerzo, corazón, tinta que brota de la herida,
a golpes has de hablar con las cenizas de la estrella,
con las espinas de la cruz, con el caballo ya sin alas.
Acuérdate del mal que sigue enhiesto en los palacios,
en las rendijas del poder, en la agrietada piel del pobre.
Por eso excava alrededor de tus espejos invisibles
y a trazos de fervor, de digna y simple historia,
confirma con tu voz que el miedo no te mueve
y que, al dejar el pez el mar,
naufragará o habrá de abrir la boca.

31 03 10

biografia:
Óscar Antonio Pérez Garviso

Nací en Sna Felipe, zona central de Chile, en 1964. Desde los 80 resido en Santiago, donde trabajo como profesor básico. Siempre he escrito y estoy aquí para seguir haciéndolo.

oscar64@tie.cl

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s