s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ana Mara Muoz
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia

Del Libro
AMOR VERSUS DESAMOR

ÚLTIMO ADIÓS


Surgiré desde el fondo del abismo
como un alma en cautiverio,
viniendo desde el tiempo más remoto
a reclamar tu luz.
Pensaré después en nosotros
sobre aquel lecho de amor y secretos,
lo viviré como un sueño vago
inmune a la desgracia y al dolor.
Surgiré desde el fondo de ti mismo
impregnada de azucenas en la piel,
tomaré como antes todo de ti.
Será, cuando penetre a mis huesos tu ausencia,
en la hora del descanso,
atravesaré tus ojos lejanos, sellados para siempre
como dos bóvedas herméticas,
veré el fulgor nocturno, tan callado,
y no lo comprenderé jamás.
Saborearé en soledad este cielo estrellado,
rodearé en silencio el universo
desde el volcán austero que te vio partir.
Tomaré un beso, tu beso lacerado

y entonces te amaré, seguramente te amaré,
justo cuando vuelva el crepúsculo
con su alevosa belleza a mostrar su vestido jaspeado.
Se detendrá el cansancio,
descubriré en el letargo
que te había perdido antes del invierno,
en los misterios del bosque,
en el largo Bío-Bío que te encrespó alto
sobre balsas mudas, aladas,
en las cumbres heladas de los Andes.
Aceptaré en paz tu amor compartido
con la figura agreste de este Sur lejano,
ya no se harán girasoles tus ojos sobre los míos,
y por sobre los plateados reflejos de la luna,
no veré más tu cara morena, ni lloraré de nuevo.
Sin embargo,
surgiré, sin duda surgiré después de esta agonía,
perteneceré al amanecer,
olvidaré por largos momentos la queja,
el tedio de los días lluviosos sin ti.
Te alejaré sin retorno,
se volverán tus recuerdos
como fugaces cos en el cosmos,
lejanos, resplandecientes,
más débiles en el flujo de mi sangre,

más inmunes a la melancolía del corazón.
Veré, entonces,
sobre el reino perpetuo de la noche,
tu abrazo derretido en el paso del tiempo.
Se ensanchará el camino con traje de primavera,
me desvestiré los cardos blancos,
me bañaré sin llanto de tu olor a madera, a aromo,
y un hálito tibio sobre el paisaje,
te llevará para siempre a la tumba soleada.
Besaré por fin tu recuerdo
y plantaré mi último adiós.

DANZANDO

Sobre el piso plano, vacío y extenso como un desierto,
se alza la columna de mi cuerpo.
Neutra en su centro, suavemente firme como árbol joven,
nadie puede detenerla en su arco
como flecha indómita buscando el cielo,
y allí yo, en el profundo camino del interior al exterior
para traspasar las fronteras de los sentidos.

Nada más puede existir entonces
que el dejarse llevar por el movimiento,
no es el cuerpo con sus extremidades que quiere saciarse,
no es tampoco la mente en la fuga desesperada al infinito,
ni siquiera es el corazón que explota
en el intento de abarcarlo todo.

Es tan solo el fulgor del alma que llora y ríe
en el éxtasis de las formas,
en ellas me voy al espacio,
pero también a los subterráneos de la tierra
a perderme entre los vaivenes del universo,
entonces, un pájaro y otro y otro, me jala de los brazos,
me gira por entre los senderos de las nubes.


Nada puedo decir, porque la boca se ha volado
como mi cabello, como mi vestido, se desparraman
como hojas desprendidas por el camino de ensueño.
Y entre el cielo, la tierra y el espacio,
una lluvia de sudor me consume,
me desvanece en el intento de ser águila, gacela
pañuelos de seda sobre el soplo del viento.

Todo el cuerpo tiembla de deseos de formas,
se sumerge en lo sublime y lo prohibido
se embriaga en la música,
toma de los sonidos hasta la última nota,
las enrolla como pulseras sobre sus tobillos trabajados
y los hace diamantes sobre los empeines,
tan arqueados como luna.

No hay cansancio entonces,
como nunca lo hay para el que danza,
tan solo es el fulgor del alma, liviana y libre
en el éxtasis de las formas.
---------------------------------------------------------------------

Del Librito
Y El Hombre Creó Las Guerras

La Guerra


La guerra urde su estrategia,
planea en el silencio de la noche, la muerte
La luz de luna mientras tanto
es difícil de atrapar, como si supiera, como si temiera
y se escabulle en el laberinto de las sombras.

Unos pocos sobrevivirán al abrigo de sus reflejos
andarán por ahí enfermos y locos
ciegos sobre el temblor de la tierra
pero la guerra es sólo eso, un veneno de serpiente
que fluye a borbotones por la sangre
y desde sus ojos fríos, un extraño orgullo se libera.

Después, la tormenta que se viene
no hay nada más que pedazos sobre pedazos
un miedo terrible, almas sin cuerpos vagando
por el vacío sin fin
y un repulsivo olor del odio devorando al amor.
Pero, claro, la guerra es sólo eso.

Hombre y Soldado

Se hallará después, el soldado junto al hombre
moverá todo su cuerpo
más triste que nunca.

El invierno será tan largo
y será como si lloviera un diluvio
verá inusitadamente
correr un río desbordado de caos

Nada le brillará sobre sus solapas
y ni una minúscula flor
florecerá en su desierto mojado
muertos y desaparecidos
le susurrarán desde la tierra
le enseñarán sin tregua
el lenguaje del dolor.

Se preguntará entonces
la pregunta que nadie se pregunta
y será
como descubrirse de nuevo.

Pero, tan tarde, tan tarde será
nada tendrá sentido
en ese valle sin primavera
lejano de pájaros y mariposas
sólo el vago recuerdo de un poema
cuando aún contaba cuentos
y le cantaba al amor.


Las Bombas

Las bombas no son como el sonido del trueno
piensa un ángel
tampoco como el látigo de un relámpago

Asustado, en la esquina de la luna
hurga en sus preguntas alguna respuesta
no son ni siquiera como el huracán
ni como el hosco lamento del terremoto.

No son como el golpe a golpe
del mar enfurecido
se confunde y
reduce a miedo, el extraño vértigo
en su espíritu de ángel.

Piensa y piensa, pero...
ni siquiera el estallido ardiente
de un volcán gigante se le parecen
no, no, no, se dice
las bombas no son nada de eso
ni cabalgan sobre el eterno cambio del universo

Le tiritan sus alas, porque no puede imaginarlo
el ardor en su alma le anuncia
que todo va mal
sin embargo
no oye penas ni arrepentimientos
en el obsceno espectáculo
de las bombas.

----------------------------

Por los Cisnes de Cuello Negro

Registrado sin editar

Horas sin Tiempo
[ Por los cisnes, por los otros, por ellos y nosotros ]
Apuñalado de tanta ausencia
se hunde silencioso un cisne
Detrás de las sombras
los náufragos moribundos
se deslizan y se esparcen
como quejándose.
Sobre el río que ya no canta
el traje magnífico de plumas
es como un suspiro triste
en la soledad que los habita
y parece entonces un ángel
cobardemente derrotado, por su espalda.

Bajo el antifaz negro
pareciera que esconde pudoroso
la miseria de su paso
tan avergonzado
de la vergüenza que nadie asume
¿ A quién le importará
cuando la luz de su belleza se apague ?
¿ Quién responderá por este crimen tan atroz ?


------------------------------------

Registrado sin editar

Los Mapuches
Ellos van como solos,
con el corazón galopando a la deriva
solos sobre la tierra oscura
como sobrevivientes desde hace siglos
creciendo aún entre la multitud que los aplasta

Suenan por eso los ríos como quejándose
el silencio de los bosques se hace agudo y
una sombra de güairaos les invade
buscan entonces, alcanzar la luna y la
clara luz que verifique sus pasos

Enojados van con sus memorias
tristes van esparciendo los sueños
bajo la hierba,
por si la lluvia de Septiembre
los brotara de nuevo

Ellos van como solos, como idos
como ajenos van en su propia casa
y en el estrecho rincón de la esperanza
se alojan desconfiados

Más nunca serán cadáveres
desparramados
perdidos sin gloria por cualquier parte
ellos son el sonido grave, el volumen etéreo
el mensaje constante que penetra y aturde
a las orejas sin oídos
a los ojos sin vista
a la boca plana que nada explica

La inmensa soledad, no está sola
vestida como antaño
resplandece como siempre
y es a pulso el coraje y es a pulso la fortaleza
que se alarga y se expande como rumor de océano
sobre la historia

Con este linaje de huinca, apenas los conozco
pero me conmueve el resplandor azul
que emerge desde sus cabezas y
se eleva diáfano sobre montañas, sobre volcanes
como un cóndor majestuoso y transparente

Me pregunto entonces
si nos quedaremos nosotros
los extraños
galopando a la inversa
sobre el caballo negro de la muerte
para quedarnos después, sobre el vacío
de las palabras o
cruzaremos sin miedos
la blanda línea del encuentro
al fin abiertos y elásticos
al fin sencillos y tolerantes.

Biografía:
Ana Maria Muñoz


Ana Maria Muñoz ist Grund- und Hauptschullehrerin von Beruf mit einem Schwerpunkt in der Erwachsenenbildung. Ihre Lehrerausbildung machte sie an der „Universidad Católica del Norte“ in Antofagasta, Chile. Zusätzlich hat sie eine Ausbildung für Körper¬aus¬druckstanz [expresión corporal y teatral] in Buenos Aires, Argentinien abgeschlossen.

Viele Jahre gehörte sie Tanzgruppen für zeitgenössischen Tanz an, gab zahlreichen Grup-pen in Chile und im Ausland Unterricht und führte diese Gruppen zu erfolg¬reichen Auf-tritten. Seit zwanzig Jahren leitet sie Kindertheater-Gruppen und Arbeits¬gemein¬schaf¬ten für Körper¬ausdruck.

In den o.g. Bereichen hat sie Arbeitsgemeinschaften an Universitäten, psychiatrischen Klini-ken, Gefängnissen und Sonderschulen geleitet. Zahlreiche Kultur-, Musik- und Kunstver¬an-staltun¬gen wurden von ihr geplant und durchgeführt.

Ana Maria Muñoz ist Malerin und stellt seit 20 Jahren in verschiedenen Länder aus, wie Chile, Argentinien, Schweiz und Deutschland. Als Lyrikerin und Erzählerin hat sie drei Bücher veröffent¬licht: „Amor versus Desamor“, „Memo y Coco“ und „Y el Hombre creo las Guerras“, sowie weitere Veröffentlichungen von Gedichten und Artikeln in Tages¬zeitungen.

Biografía:
Ana María Muñoz

Profesora de Educación General Básica con mensión en la educación para adultos, titulada en la Universidad Católica del Norte en Antofagasta – Chile, ciudad donde nació y vivió hasta el término de su formación Universitaria.
Con un Título además, en la \'Expresión Corporal y Teatral\' en Buenos Aires - Argentina.
Por muchos años participó en compañías estables de Danza Contemporánea, y parcialmente en el extranjero, conjuntamente a ello, realizó clases y talleres en colegios estatales, privados, colegios especiales, universidades, cárceles y hospitales, trabajando principalmente con enfermos de esquizofrenia.
Ha publicado hasta el momento tres libros, dos de poesía y uno de narrativa con cuentos ecológicos, el cual ha servido de complemento de manera optativa a los programas de medio ambiente en muchos colegios de Chile.
Ana María es pintora y por más de veinte años ha expuesto en diversos lugares de Chile, Argentina, Suiza y Alemania.
Ha sido gestora y productora espontánea para otros artistas entre Chile, Alemania y viceversa.
Constantemente cuenta con proyectos en cada una de los artes que ejerce, los que a menudo, realiza de manera paralela o en conjunto.
Ha sido participante activa como fundadora y/o gestora de movimientos ciudadanos, sobre todo, en los problemas ambientales como ha sido el caso con \'Acción por los Cisnes\' en Valdivia - Chile, también en la colaboración con:
Textos: poesía, artículos, cartas públicas, cuentos
Encuentros: Organización de marchas ciudadanas, talleres y recitales de poesía con jóvenes en colegios y universidades.
Actos: Espectáculos con diversos artistas; Performans con danza, poesía y plástica. Todas, actividades que ha realizado ante cualquier acto de injusticia social y ambiental de su país o donde haya vivido, colaborando junto a muchos otros en el llamado a la consciencia.

lomceleff@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s