s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Salvador Villagra Perez
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

la música aquella
Fatigado lecho. Donde, inermes,
tus manos desplegaron cada uno
de sus pliegues y entre dientes murmurabas
caricias tibias para no despertar.Fue
la mañana, traicionera y cobarde que obligó
la partida y tejió un horizonte mas grato
para tus anhelos. Las horas
trajeron los murmullos de la noche. La noche
trajo su carnada y el pez
intrascendente de mis paso se ahogó
en la deriva de una botella. Sin brújula
el lecho navega desarmado en quietas
aguas. Desesperación enarbola
su bandera. Mientras la calle sigue
hacia el sol. Como la rata tras la música,
camino al matadero.

Mi lista de blogs
Internet
Mi lista de blogs

Internet

miércoles 1 de diciembre de 2010
Otra vez, de nuevo.
Otra vez aquí. Frente a frente. La mirada
despeinada de pitonisa inconclusa
y austera que me pide
la quiera como un gorrioncillo perdido
en su jaula. Otra vez, de nuevo,
porfiadamente mía como esa niebla
de arena en la calle que se obstina
en pertenecerme. De nuevo, otra vez,
con mirada de perrito extraviado
que se niega ante las puertas
cerradas, que no sabe de llaves o derechos
de propiedad. Nuevamente, aquí, propia
aferrada a las sábanas, un dulce
fantasma bostezando el amor que se empeña
en reclamar. De pronto, algo inquieto el pajarillo
vate las alas, peligrosamente cerca
del vuelo. Se abren las puertas, vomitan
las ventanas, y el ave sube al cielo en espirales
de aire. De nuevo mis manos aferran
la jaula. Otra vez, los barrotes
de mis dedos se tornan
ceniza. Y con una voz que desconozco pregunto,
nuevamente, dónde vas.
Publicado por salvador villagra en 15:57 0 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Enlaces a esta entrada
Etiquetas: desaires
la música aquella
Fatigado lecho. Donde, inermes,
tus manos desplegaron cada uno
de sus pliegues y entre dientes murmurabas
caricias tibias para no despertar.Fue
la mañana, traicionera y cobarde que obligó
la partida y tejió un horizonte mas grato
para tus anhelos. Las horas
trajeron los murmullos de la noche. La noche
trajo su carnada y el pez
intrascendente de mis paso se ahogó
en la deriva de una botella. Sin brújula
el lecho navega desarmado en quietas
aguas. Desesperación enarbola
su bandera. Mientras la calle sigue
hacia el sol. Como la rata tras la música,
camino al matadero.
Publicado por salvador villagra en 11:01 0 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Enlaces a esta entrada
Etiquetas: desaires
martes 30 de noviembre de 2010
teléfono
El teléfono suena, pero no
llama. Reproduce voces
anónimas. Voces adorno/voces
cortina/tapan
la luz. Un hogar sin voces no
calienta. Hogar desierto
esteril. Me niega la única
voz que se parece al aire
que respiro
Publicado por salvador villagra en 03:43 0 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Enlaces a esta entrada
Etiquetas: desaires
lunes 29 de noviembre de 2010
asceta
ups! la felicidad! sin ser invitada, entró
por esa puerta provocadora
y salvaje. ¡No eres bienvenida!- grite
con toda fuerza. He abrasado
la tristeza con ahinco y es fiera
concubina. Deseo alguno ha cruzado
ese umbral. Que afuera duerma
y si por la noche no encuentra
una cobija que aterida
por la lluvia regrese, famélica,
a su hogar. No necesito risa,
ni amor que prenda
el fuego. Me acostumbre
al frío de nevizca que atraviesa
la ventana. Que no venga,
ahora, con sus ojos
de niña a matar
la exigua pena
que me nutre.
Publicado por salvador villagra en 11:34 0 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Enlaces a esta entrada
Etiquetas: huellas
botella
Qué tomamos esta noche?, viejo
amigo, de inmaduro subvertir; que traspasas
la puerta y una alegre tristeza nos
embarga. Esta noche

emborracharemos la vida; con sus veredas,
con sus senderos, con sus callejas
de lamentos.
La vida queda afuera. Hemos cerrado

las compuertas para que el olvido
nos hermane.Caducos
discípulos de un mesías
ciego. Una música

famélica nos consume y el vaho
de nuestra imperfección
nos abraza. Juegas tus últimas
cartas y el alcohol
bebe los sueños que tejieron
el camino y nos trajo hasta aquí.

Enfatizo, voz en cuello, mientras
dejo caer de la sonrisa una tumba
abierta... y dejo caer
una tristeza con perfume

a verano. ¿Qué tomamos esta noche
de todo lo que embriaga, arrebata,
abriga y nos disuelve con la madrugada
entre los ojos?

Es preciso, ritual
la impura muerte del whisky
en los talones. Mientras jalonamos
penas ajenas en el vaso

y en la garganta vestimos
el infierno con ese gris esplendor
que vuelve tibia la cerveza. Tu silencio
nos reune como una hoguera.
¡No conozco el frío!¡No

conozco
el frío!

¿Qué tomamos esta noche?
Publicado por salvador villagra en 03:51 0 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Enlaces a esta entrada
Etiquetas: huellas
domingo 28 de noviembre de 2010
nunca la lluvia

Nunca le cante
a la lluvia/tan banal
y trillada/como luna
en la ventana/lágrima
en el rostro/o beso
en la boca/Nunca
le cante a la lluvia
cayendo de arriba hacia
abajo, siempre
tan redundante/ aunque
eficaz/eso de caer
para el poeta/caer
en el fango/paloma
herida/ahogada
en sus blancas plumas/caer
besando la ventana/caer
de boca en luna/mientras
cae la lluvia/ trillada
y redundante/como tu rostro
a mis manos/tu boca
a mi boca/tu luna
a mi ventana/y una lágrima
perdida en la lluvia como
insípida metáfora
Publicado por salvador villagra en 06:55 1 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Enlaces a esta entrada
Etiquetas: poetricas
sábado 27 de noviembre de 2010
descripción, ausente, de naturaleza muerta con dios.
Corrompida figura. Sedienta
y boreal. Consume de la luz
su efímero apetito. La claridad
yergue un infierno de aguas
blancas donde la muerte
no viste de azabache, pero su fría
voz redunda el eco. La nave,
compungida de sol, tiene sabor
ocre al caer sin red del paladar
al mediodía, mientras la iglesia
clausura el miedo, como un seco ataúd
donde viene a morir
la fe.

rondó

Señuelos en el aire. Páginas
del libro impuro, que hambrientas
manos royeron hasta borrar
su predica. Mirada de niña
sin consuelo, jugando rodilla
en tierra, bebiendo la savia
de la tarde.

Bebiendo la savia
y sus lágrimas. Como un libro ajado
las mejillas. Titubeantes, enfrentan
la memoria del durazno, el juego
último que exprimirá sus ojos.
Niñita ciega de sol
y de sus fuentes.

Dejando la duda en el bolsillo
derecho del día. Mecida
por la brisa vespertina, sin más
ambiciones que latir mientras cosecha
hojas secas. Y arrulla el silbido
de la higuera

Eterna y perpetua
cazadora de burbujas

biografia:
Salvador Villagra Perez

naci....

villagra.salvador@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s