s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Dairo Jos Castro Gaviria
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
opoetalibre@gmail.com
Biografia

TIERRA HERIDA

Tierra herida en mañanas sorprendidas,
arropando los tibios cuerpos desnudos,
bajos el aleteo de las mariposas negras,
perturbando siempre mi juego de ronda.
Llora herida,
tiembla herida,
espera herida.

Y aquella quebrada de cristalinas aguas,
donde navegué en mi barquito de papel,
ensangrentada corre silenciosa de miedo,
hacia los mares sombrío de impunidad.
Llora de miedo,
tiembla de miedo,
espera con miedo.

Cantos asesinos de motosierras eléctricas,
aún turban los finos silencio a pleno día,
y en trofeo de infamia, macabra carnicería,
colgada en la galería de las Bombacáceas.
Pinceladas de sangre,
de manos asesinas,
de verdugos asesinos.

Sangre, voto, impunidad, dinero y poder,
complicada figura de la geometría social,
pentágono de viles proyectiles apuntando,
sobre la frente soberana de nuestro pueblo.
Infame estado,
que hace heridas,
para que lloren de miedo,
mientras pincelan de sangre,
la primavera de mi patria sufrida.

UN DÍA DESPUÉS

Y después del estropicio,
muerte, silencio y miedo.
La tarde con tenue luz mortecina
sonreía con su místico velo
mordiendo el péndulo del tiempo
y buscando las miradas de nadie,
sin existencia de tierra ni de cielo.
Y en los lienzos rústico de las paredes
imágenes de sombras proyectadas
al mundo imploraban justicia,
sin lamentos ni voces quebradas
que hicieran de la vida, vil sevicia.

¡Oh fina tarde!, de mi pueblo, el sudario,
resplandeciente con rayos iracundos,
y en las distancias de otros mundos
arrástrame en tu carruaje solitario,
bajo la diatriba de ese febo moribundo.
Y bajo mi inmenso amor fecundo,
de céfiros estertores inmaculados,
solloza agonía en campanarios,
sobre la faz de mi tierra herida,
que hicieron del sendero el calvario,
en martirios de huellas infringidas,
las botas de los intrusos legionarios.

RESISTENCIA

Me faltarán días
para amarte mujer,
más no os preocupéis,
vengo de la nada, nada soy
y volveré convencido a la nada.
Desprecio a los espíritus estrechos
que se vanaglorian del poder
buscando contagio patriótico.
Detesto la servil plebeya
que desfiguró el rostro rebelde de Dios,
más no soy nada,
y mi única patria
no es más que la humanidad.

Amo la cordura y la agudeza femenina,
porque sirven a la sabiduría.
Amo lo que no puedo comprender,
porque sin duda puede existir.
Amo la duda y aquellos,
que mejor conocen lo que no pueden saber.
Amo la resistencia y el sacrificio,
más no lo fácil y el suplicio.
Amo lo no amable,
aunque sacrifique por ello la razón,
más no soy nada,
y no amo a los genios,
para que no se tomen la molestia de instruirme.

Te dedicaré toda esta vida, mujer,
y desde el más allá de las dimensiones,
por ti volveré,
no se si al tercer día,
volveré con un ejército de muertos órficos,
a recoger las migajas del amor,
jarochando en mi jaco volador,
o cabalgando en mi paquidérmico pegaso.
Volveré a ocupar el espacio asignado
en la trinchera de la vida,
más no soy nada,
y no me esfuerzo por demostrarme,
otros, testimoniaron mi existencia.

biografia:

Dairo José Castro Gaviria,
nació un día en que el sol bañaba con sus rayos la tersa lozanía de una mañana de marzo, en un año cualquiera y de siempre, en un lugar humilde y provinciano. Fue allí donde sus ojos, por vez primera, vieron los cristalinos rocíos que engalanaban las praderas bajo la sonora sinfonía de las aves matinales, y fue allí donde aquellos epigramas pintaron en su alma los colores que habría de pregonar en días y noches novedosas en el Caribe Colombiano, como un dandi mensajero del amor, de la libertad y de la vida.

Escritor, compositor y poeta. Ha escrito varios ensayos, cuentos, himnos de instituciones educativas y poesías publicadas en periódicos y revistas literarias de la ciudad, de la Costa Caribe y del País. También es creador de varios trabajos inéditos y de muchos otros que aún se están fraguando con el esplendor de la vida
Autor de los poemarios publicados: 'Los Colores del Silencio', 'Parábola del Silencio Eterno' y varias antologías.

Cada palabra escrita en sus versos no es otra cosa que los propios sentimientos del pueblo, de su pueblo, hecho sonido para su propia esperanza en acción; porque la humillación no es el destino que merecen los desposeidos y la oratoria sin obras que mostrar es simple falacia.

Sus obras han sido publicadas en un tiempo crucial, en el preciso momento cuando han tendido sobre su país una gran cortina para ocultar y borrar la carnicería de los escultores de la motosierra, que lo bañaron de sangre inocente. Esperando con ellas, que se versifique la vida. para que se rellene la copa y empiece a fluir la conciencia de oro llevando a todos los rincones de Latinoamérica y el mundo el resplandor de la libertad bajo un sol pletórico de alegría. Poesías como pétalos de luz fosforescente que retando el silencio destella lo que el autor lleva por dentro amalgamado con mar y fuego de amor ardiente por la libertad y la vida. Obra para un pueblo que espera que la palabra diga.

GEOVANNY JOSÉ CASTRO PADILLA
Noviembre de 2010


dtriopagaviria@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s