s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jos Osvaldo Antequera Vargas
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

\'Finitud\'

De pronto se apagó el afán
y el silencio alumbró a la nostalgia.
Algunos gestos residuales
se sostuvieron entre las paredes
que nos vieron juntos
cuatro días sublimes.
Rodamos y reímos por cada centímetro
de las habitaciones frías.
La lluvia que maldijeron en las calles
fue placentera excusa
tras el cerrojo de la intimidad.
Sonó a melodía irrepetible
y se grabó en las marcas de la piel,
nos dejó una seña
contra las quejas y la soledad
esteparia inmerecida
fue como el agua que caía
sin agotarse.
Cada día fue más corto.
Uno se fue introduciendo en el otro
hasta que las noches se unieron
en la medianoche de las partidas.
Ya no quedaba nadie,
sólo la huella oscura de la lluvia
regresando a sus manantiales originarios.
Tú a los caminos cotidianos
y a olvidarme pronto.
Yo, a buscar tu voz y una respuesta
en las esquinas menos visibles
de la vida y las esencias
que ya no se irán jamás
de la casa ni de la piel, como el espíritu
de la ciudad triunfal de Mayo.

José Osvaldo Antequera [25.05.10]

\'Dejar que sea\'
Dejar que la tarde
caiga sobre la boca
de una guitarra.
Entre sus cuerdas,
como las piernas
de una mujer,
Mar del Plata amanece
de un océano amansado por la sal.
Es melodía de la tierra
que ya engendró el musgo
de arroyos que libaron
en sus arenas primitivas,
antes de los turistas,
fuimos viniendo del Norte
Chapadmalenses.
Cuando el tren, aún
era nube de vapores ultramarinos
y el l yacía en las entrañas geológicas de las rocas.
Yo la dejo ser
y la ciudad viene por calles
que fueron ríos, ahora
soterrados entre las piedras
se arrancan sedimentos,
llamándose unas a otras,
bajo el signo gravitacional
que inclinó y derivó la montaña
para fugarse a las marismas.
El agua buscando hembra,
hacia el mar también sediento,
ruge tras las dudas de la playa
Macho, amante de la espuma blanca.
Deja que la vida pase y se lleve
amor-dolor en esta canción de versos,
semejantes a otras despedidas
que la ciudad consciente ola tras día, día tras ola.

José Osvaldo Antequera [16.05.10]

ABRIL

Si yo fuera otra vez
una hoja pendiendo
de la rama de la vida
y bajo mi árbol,
mi padre cavara contra
nuestra sed, acequias para
que la tierra sedienta
no fuera sólo una promesa.
Me soltaría en la brisa
de Abril cuando es otoño,
lo seguiría por la huella
polvorienta otra vez,
donde sembró su silencio,
nos dejó solos por las noches
para inventarnos mejores días,
llevó un pobre hilo de agua
por el surco de la esperanza
quebrada por el sol de la escasez.
El mismo que hirvió en su sangre,
antes de caer en la barranca,
límite de su tierra y de su vida.
Honraría sin culpas, sus pesares.
¿Estarán aún aquellos últimos pasos
grabados en la viña eterna, fósil
y amarilla que guardó la respuesta
sorda y amarga de promesas incumplidas?.

José Osvaldo Antequera
[15.03.10]


biografia:
José Osvaldo Antequera Vargas


Mendoza, Argentina. Concretó sus estudios secundarios y universitarios por razones socio-económicas. Licenciado de Historia. Profesor de Historia en zonas rurales y de frontera. Poeta y ensayista sobre temas sociales y ambientales. \'Suburbial. Poética de la Marginalidad\', Ed. El Aleph, Bs.As., 2008. \'El Arrecife de los Alekgdhem. Aventura Épica de las Especies por la Supervivencia\', Ed. Suamen, Mar del Plata, 2009.
Antologías Locales, Nacionales e Internacionales. Obtenido menciones y premios en Poesía, Cuento y Ensayos temáticos. Actualmente trabaja,
reside en Mar del Plata, donde desarrolla su actividad como docente y escritor.

jao619@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s