s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fuensanta Gonzalez Cuellar
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia

Fuensanta  Gonzalez Cuellar

Fuensanta González Cuéllar, nacida el 29 de junio de 1959 en la ciudad de Monterrey, N.L., México. Curso la primaria y la secundaria en el Centro Escolar 'Dr. Jaime Torres Bodet', después realizo la Preparatoria en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey [I.T.E.S.M], ingreso en agosto de 1976 a la Facultad de Derecho de la Universidad de Monterrey [UdeM] para graduarme en diciembre de 1980.
Trabajé un corto período como abogada, desempeñándome en el área del Derecho Mercantil en una institución del gobierno del estado de Nuevo León, posteriormente, en una empresa privada en Monterrey.
Abandoné el ejercicio del derecho por no poder enfrentar sensibilidad con tanta frialdad. Fue entonces que me descubrí deseando aterrizar mi oficio del alma, que es escribir,y aunque no tengo publicado ningún libro aún, apuesto al arte y escribo a diario como una necesidad de expresión y lealtad a ese posible don que he recibido para ser compartido, y lo comparto en diversos grupos literarios vía internet desde hace más de tres años.
Esta soy yo, Fuen me dicen la familia y amigos, soy la tercera y última hija del matrimonio de mis padres. Estoy casada desde hace mas de 2o años, tenemos una hija por quien debo intentar legar un mundo justo y en paz. Amo la sencillez de la vida y a su vez, los laberintos del pensar/sentir del ser humano. Creo en que todos los niños son nuestra amorosa responsabilidad, nuestros hijos, y que los adultos mayores son los maestros, a quienes debemos reivindicar su lugar en la sociedad como la fuente de sabiduría que representan. Creo aún, creo.

fuengcuellar@yahoo.com

 

Ocarina

- o una nana de paz para Colombia -

“Nunca, tampoco,
tanto dolor se amotinó de golpe,
ni tan herida estuvo la esperanza.”


[Fragmento del poema “Canción” de Piedad Bonnet]


Prólogo

Y tocó la ocarina,
no la lira ni el timbal,
cuando se descubrió
tal como la desnudez
de su eterno escondite,
tras la ventana
tras el espejo
tras el alma,
tan poco quiso ser,
tan poco menos que nada.

I

Suena la ocarina un sol
en la más bella noche,
es estrellada como la madre
de todos los sueños
más dulces, jamás predichos,
jamás imaginados.

II

Suena la ocarina una boca
mulata de penas
albina de gozos,
pero con un sello de sexos
de todos los universos
cercanos y a lo lejos.

III

Nadie creyó, nadie,
que una fatiga
pudiera dar a luz
una prenda más fina,
ni diamante ni oro
ni todos los corazones
ni el cultivo de sus amores,
si no en la Mama de los kogui
cantando su pacífico verbo
desde la Sierra Nevada.

Ínterin

Nadie, nadie la ve,
parece tan vaga
tan poco común,
por eso, más divina,
que queda quieta
la misma luna
mirándola traviesa
atravesar todas las molas
cruzar todos los astros
levitar todos los mares
hundirse y elevarse.

O quedarse en el centro
viviendo el amor
que le resta a las bestias,
y que, aún el sol
desde su ego mal habido,
envidia jamás poseerla.


IV

Suena la ocarina
en un olvidado plexo
y nace una buena estrella,
se rehacen todos uno
en la obertura
del gran concierto
en la perfecta armonía,
desde dos ocarinas al acorde
de sus doce cuencas
contra un desconcierto bestial.

Fínale

'Somos la gente del jaguar. Esta es su tierra. A él pedimos permiso para vivir aquí. A él hacemos ofrendas y para él danzamos”.

Mitología Kogui

El jaguar, ha quedado inmune,
ha quedado fuerte,
y ahora reina
sobre la música
de todas las esferas;
aquí, en ésta tierra. . .
re, mi, fa, sol, mi, la, si, do, mi, sol, la, si. . .
y eterna despierta,
. . . en paz.


Fuensanta González®
a 16 de Marzo de 2008
Monterrey, Nuevo León, México
- mi ciudad ermita –



* secuencia ocarina de ocho orificios: 1 re, 2 mi, 3 fa, 4 sol, 9 mi, 5 la, 6 si, 7 do; secuencia ocarina de cuatro orificios: mi, sol, la y si.

Corona a la Tierra

Corto quedó el hacedor de sueños
cuando la niña de los cabellos rojos
llegó, me ofreció sus flautas
envuelta en un tornasol de esferas
nácares de pétalos
de las rosas de sus labios
coronando a la Tierra
con su sonrisa como regalo
a mis pérdidas.

Fuensanta González®
A 8 de Diciembre de 2005
____________________________

¡Viértete!

¡Oh musas! ¡Oh alto ingenio, sostenedme!
¡Memoria que escribiste lo que vi,
aquí se advertirá tu gran nobleza!
Dante Alighieri
[Divina Comedia
Infierno
Canto II]

Verte pasar
sin nombre
sin edad,
Comiendo el aire
bebiendo el pan,
Esperando el cáliz
que te de libertad.

Verte pasar
sin cobre
sin aval,
Vals del baile
traza la matriz
que te retoñará
nueva edad.

¡Viértete!

Verte,
verte pastar
con los ojos hundidos
interpretando suicidios,
Mirando los cielos
del abismo,
Que la Divina Comedia,
que es esta vida,
en puño de Dante te canoniza.

Fuensanta González®
A 18 de Diciembre de 2005
_____________________________

De niñas y estrellas

Cerca la noche la ciudad de estrellas,
las risas de las niñas y sus fiestas
rondan las avenidas en rondas de camelias,
Anunciado paraíso de las bocas
que creyeron y hablaron por las meninas,
las cándidas hijas de la opulencia,
y las humildes caras tostadas de las aceras.
Hijas de alguien,
hijas de nadie,
hijas de todos los amantes de la inocencia
¡Latitudes de la belleza!
Rociando tantas alegrías a la tierra.
Sucesoras de las diosas
los himnos más bellos entonan,
¡Nanas!
sólo ¡nanas!
y bailan sin enfado ni memoria.

Fuensanta González®
A 6 de Enero de 2006



 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s