s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cristian Gonzalo Lpez Talavera
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
Biografia

Sedúcela

Sonsacápala
Engáñala,
Ahora que ya es tu amiga
Destrózala
Hazla pedacitos
Que no quede ni un poquito
De espuma en su boca
Mordisquéala.
Ahora que ya escupió todo
Querido poeta

Da forma a la poesía.

diez

son los círculos maniatados que perecen en la hoguera de la terraza
baldía, los zapatos abandonados en el llanto del fantasma que fenece a
lo lejos, el interminable candado que cimbra al ave degollada

son los círculos que danzan en el rostro envejecido del olvido

¿en qué oscuro cielo el vaho reminiscente de la lluvia aparece en la
ventana, sin luz y con una flecha en la lengua?

Los caracoles entumecidos recrean una sombra debajo de las nubes que van
tomando forma en las aguas dormidas que sangran sobre los crines de la
demencia
en las aguas frágiles invadidas por cuerpos desechos en labios adornados
por frutos inquietos

son estas muertes que nos consumen la rebeldía de la vida
que nos torturan las mejillas danzantes de potros rosados
que se posan en los cabellos hirsutos
y penetran en el secreto silencio convertidos en ocio

ELEVARNOS ETERNAMENTE DEL CIERZO ABATIDO EN LA CARNE
ELEVARNOS y decaer en el grito hambriento de ciudades heridas
HACEREACER/CRECER con las manos magulladas en la historia, agitar
nuestros brazos en el florero urdido por colores enigmáticos [considerar
al mito como la conjugación de la naturaleza concebida en el pecado]
morder la noche,
saber que existimos en nuestra angustia

LOS POETAS QUE ME SALUDAN
Los poetas que me saludan
están ebrios,
esos pobres mamarrachos de la palabra
tocan mi puerta
y se desnudan en la noche
[que camina sobre el recuerdo de la luna]

Nadie, en esta ciudad pálida
los ve
por eso pasan imprescindibles ante los muslos de las mujeres,
tiritan de frío
solapados en sus miedos
llegan al mar
aturdidos, con la alegría en el canto de las rosas

Poetas que me saludan
¿quién les invitó a comer
en esta residencia donde los cadáveres
esperan ansiosos un alma
descifrada en la luz?

Poetas enmarañados en la noche,
perros ebrios
que husmean basureros de gente

Tocan mi puerta
no les respondo,
aquellos poetas robaron mi voz

con ella vagaron el verano por los aires
convertidos en ocio
aletargados en el frío de mi seno

Poetas de mi barrio
que se abren al asombro
desgajados en la muela de la luna
y tropiezan en cada grito de los amaneceres ausentes
grises de lluvia

¿quién les invitó
a la vaguedad del e/s/p/a/c/i/o
ridículos de mares ensimismados
a la orilla lacónica,
al andamio de mi puerta cerrada?

Poetas francotiradores
que se sirven de la palabra
para invadir mi puerta cerrada
destapar mis cobijas
y adentrarse en mis piernas

succionar el semen que emerge de mi cuerpo

Aquellos poetas que me saludan
toman mi cerveza
se consumen en el cigarro
gritan su ausencia
y lloran conmigo

Aquellos poetas que me saludan
escriben el poema que no escribo
en la soledad de la letra

Aquellos poetas,
ángeles encadenados a la lágrima,
huyen al silencio del poema
y en ese vacío,
casi inexistente,
terminan escribiendo sobre sus huesos.

biografia:
Cristian Gonzalo López Talavera

Cristian López, nació un enero donde la lluvia dejó un espacio para la poesía. Ejerce la cátedra de Lengua y Literatura. Poeta y narrador, ganador del concurso Interfacultades, Premio Universidad Central; obteniendo la medalla de oro. Ha escrito Casa de Soledad [poesía]. Es fundador y director de la revista Ojos de Perro Azul. Actualmente, colabora con crítica literaria en el periódico El Chulla del Municipio de Quito.

espoli1best1@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s