s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Helena Ramos
Nacionalidad:
Nicaragua
E-mail:
Biografia
Mural 78

Es un mundo cruel, sangriento
pero bello...
El mundo de la hierba
ensangrentada;
donde la sangre
tie las olas,
donde la sangre
riega la tierra,
donde tae
como una guitarra
el dolor por los cados.

Donde brilla el sol generoso,
donde cantan los ros sonoros,
con fervor crepitan las llamas
y se ama porque se ama;
donde crecen novias abedules
y orgullosos cedros
y de noche, caen las estrellas
en la mano de un nio.
All la bandera alta
orea los sueos.

All la gente sabe
morir
y la podre no se atreve
a tocar los rostros muertos.
Hay un reguero de sangre
sobre las piedras y flores.

All
son bellos los brazos morenos
de tu compaera,
son bellos los ojos oscuros
mirndote el alma,
son bellos los labios calientes
que dijeron te quiero
y cae una lluvia de claveles.

Pero son inenarrables las torturas,
interminables las noches
cuando el dolor te desgarra
sin escape ni tregua,
el cuerpo se rompe en un grito mudo
y corren los ros de tu sangre.
A la ltima alba huele el viento
y no puedes protegerte de las balas,
escudarte de la muerte.

El clavel invencible florece,
cae al agua preclara
y se deshace en sangre.

1978

Ciudad de nombre innombrable

Te recorr en mis noches,
en tus noches.
Siempre haba
un silencio apacible,
imposible.

Slo vea
calles vacas,
puertas cerradas,
ventanas cerradas.

Mis direcciones, erradas:
aqu no viva nadie.

Y de nuevo andando,
rondando,
rasgando
el velo de calma mortal.

Tras los muros
la noche
lloraba su sangre amarga.
Yo, tragando un grito intil.

Un da, ser
una de tus fantasmas,
para hablar al final
a quienes jams encontr.

1994

Ser que soy un amanecer sin darme cuenta?
Aquella hora dormida cuando la noche
se apodera de cada estrella,
de cada paso sigiloso,
de cada grito archivado en sus pliegues.

Se sienta en un silln enorme, inamovible
a releer un libro de camanchaca,
donde las pginas gotean
agua recia que haba sido sangre.

Despunta un resplandor en el horizonte.
Un nio despierta,
con los ojos muy abiertos atisba el silencio,
y el que va a morir esta noche
sabe que ya es de maana.

1998

Temis

De neo fulgor la invoc el mundo
que atisbamos enceguecidos
profesando
races y manantiales.
En
qu moneda o
culebrina
respira an su l fundido
por
manos asofas?

Absorta en pausa marmolea,
copia fiel la conocemos,
alzndose gala
de galeras,
temperante
de lgica emplazada en
la cresta de todos los olvidos.
Duerme la espada tempestades.

Asperea serena
inexistente. D-
jala, sombra y melliza
atenuativa.
Busquemos
otra.
Flameemos las manos con el
fuego
astrgero de
la ciudad, parida
por lo ms arrastrado de las paciencias.

Esta.
De rostro descarnado.
Mejillas hundidas,
frente firme
ahelean
donaire pavoroso.
Mordamos el viento que aviva
sus diez mechones
culebreando
gruesos,
agostados del presente.

El fulgir
furente de la turquesa
inyecta
en sangre las chibolas.
Con calculada asimetra
le nacen orejas
afilndose.
Cuatro dientes ajustan un solo grito
de encas
y labios
y helores.

Este
vientre lunar alumbr a Horas
Eunomia,
Dike
y Eirene
las hermanitas ecologistas
[palabra fresca, de siempre
designio],
vigas tambin de la armona
social porque
todos somos
una

unidad de glicinias mordientes,
donde cada anillo,
espernada.
Esta
mano izquierda crece
terminando en una vieja balanza:
un plato nuestra Tierra
ntegra,
el otro,
monedas & quincalla.

Pesado,
contado,
dividido.
El brazo derecho
blande su lanza
ataviada con hebras de floresta.
Redime un oro
primitivo:
auroral, temeraria.
El celaje
hermanece buenas noluntades.

Ferrifica heridas en carne
viva:
estructuras de grave certidumbre.
Rojo
zinc aprendiendo la hedentina
hematoidea,
fiebre de pantano
la heloda
cloaca
Acahualinca.
Estos
pies le duelen a tierra rida.

De noche vienen a
someterla,
a hurgar en sus ninfas contilosas.
Pellizcando las nalgas y los pezones
en
silencio harto ensayado
por
atenebrados, por ateridos
que escarban sentido en resistencia.

Madre de Prometeo, dicen, eres.

[agosto del 98-30-31/III-99-6/IV-99]

De Polychromos

1

Blanca la noche
mis soledumbres blancas
blanco el papel

2

Una muchacha
ti con su muerte las
sbanas blancas.

12

Fluye la seda
amarillo canario
a los abismos.

19

Alta, sublime
mi bandera geranio
rojo se ergua.

41

Dime, poeta:
es un cobalto claro
azul de Rubn?

80

Feroz otoo
bebe la sangre ocre,
envenenada.

90

He de practiar
el prpura doliente
de tus claveles.

Biografa:
Helena Ramos

nacida Elena Runova
[9 de enero de 1960, cuidad de Yaroslavl, Unin Sovitica]

Poeta, narradora, periodista, promotora cultural e investigadora y crtica literaria. Rusa convertida al espaol, vive en Nicaragua desde 1987.
Es master of Arts en Periodismo por la Universidad Estatal de Leningrado, ahora San Petersburgo. Se especializa en el estudio del aporte de las mujeres a la literatura nicaragense.
En 1997 su poema Desolvidndose obtuvo el primer lugar en el ramo de poesa del II Certamen Centroamericano de Literatura Femenina, convocado por el Consejo para la Cultura y el Arte [Concultura], Unesco, PNUD y la Universidad Tecnolgica de El Salvador. En 2006 el poemario Polychromos recibi el Premio nico del Concurso Nacional de Poesa Escrita por Mujeres Mariana Sansn.

Publicaciones
Ro de sangre ser mi nombre [poemario]. Managua: Fondo Editorial CIRA, 2003.
Polychromos [poemario]. Managua: Asociacin Nicaragense de Escritoras, 2006.
Mujeres de sol y luna/Poetas nicaragenses/1970-2007 [antologa]. Managua: Centro Nicaragense de Escritores, 2007.

xenianix@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s