s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Andr Cruchaga
Nacionalidad:
El Salvador
E-mail:
Biografia

L\'oiseau dans le temps
Al poeta Luis Arias Manzo,
por creer que los sueños son posibles.


“Encerradas en un invernadero
bajo el cristal, las flores olvidan
que la luz existe
y cómo temblaban bajo el rocío
¡Como huelen las alas del tiempo!”


Constantin Cavafis

Ne serait-ce que parce que je suis l\'hôte
De cités lacustres impossibles,
De vols insondables,
Ou d\'aventures aveugles.
Ne suis-je pas aussi le témoin
Des feux qui jonglent avec la fortune
Para réaviver la semence des rêves.

Ce règne se pare de mousse y de vif-argent.

Ses dents sont plus obscures
Que la cendre
Et la destinée de la faim.
Plus petites que ce petit
Pays
Grisonnant par tant d\'audace
Et équivoques.
Après tout,
La mémoire, ouverte sur le futur,
se souviendra-t-elle
Des variétés
Du chameau passant
Par la chas d\'une aiguille,
Ou le miroir aveugle calquant la nuit
Et le sel profond
Des dons du mystère.

Le temps a la senteur des sons!

Résidus de squelettes
Dégorgeoirs écumeux comme prisons
Ailes qui frappent les pores
Végétation qui s\'éveille
Avec des excréments
Empreintes insolentes
Mer de fourmis
Absurdes bonbonnes de combustible
Grignotant le cou des jours.

©André Cruchaga,
Traducción : Danièle Trottier


Cuando la noche se desplome

Que nos alcance la vida cuando la noche se desplome,
Así será posible dormir sobre el césped
Y tocar la memoria con los ojos abiertos,
Quitarle su vestido al mar
Y sobre el lomo de la espuma,
―pupilas verdes de fugaz fuerza—,
Respirar gaviotas desnudas hechas espejo.

Cuando las espinas cesen frente al pecho,
Cuando la destrucción del mundo
Ya no nos abrace
Con su conciencia quemante y espeso relámpago,
Cuando la vida no doble las rodillas
Para convertirse en muerte,
Cuando la luz ascienda a los párpados
Y los ríos no sean la vena rota y el beso incierto,
Cuando el íntimo silencio, sólo sea silencio
Y no mordaza,
Cuando la brisa sea eco de espigas
Y no ventarrón de tierra torturada,
Cuando el pensamiento sea total combustible,
Y no seco destino del escombro,
Cuando calle el miedo en sus absurdas raciones diarias,
Cuando se deje de matar secretamente
A las luciérnagas
Y los cadáveres burlen el tiempo entre matorrales,
Cuando ya no se camine sobre llamas sordas
De rostros envueltos por fantasmas de huesos,
Cuando la neblina ni la felicidad se beban
En tazas de petróleo
Y las aguas, sin compuertas, bañen a los niños,
Cuando la escritura sea materia memorable
Para escribir la fantasía de la humanidad,
Cuando el hábito oprobioso no hurgue en el espejo,
Ni cobije la corrupción con esbeltas cortinas,
Cuando el aprendizaje no sea resonante caos,
Sino piedra de insaciable contemplación cartesiana;
Entonces, sólo entonces, habremos ganado
La prudencia del adobe
Y restituido la vida
Y el lenguaje sin cercos para un presente donde el hongo
Del ruido ha sido un vasto ornamento.

La madera cuando no transporta cadáveres,
Suena a caballos; tiembla de revelaciones
En la sucesiva luz de las ventanas.
Cuando la conciencia del día destella en los ojos,
La claridad se aglomera en el dintel
Frenético del paisaje,
Cuando la libertad no es una sortija
Con azúcares secretos,
No son necesarios sigilosos tragaluces,
Sino un mojado portón de mariposas
Con el soberano avío del deslumbramiento…

©André Cruchaga,
barataria, 0208 de 2006,
Del Libro: Caminos cerrados.


Caminos cerrados

A Joumana Haddad,
en la distancia apocalíptica
.

Los caminos abiertos
Por el hombre
Se cierran con el hombre.

José Corredor Matheos.

Caminos cerrados apagados
Hacia lo oscuro
Morir sencillamente frente a la casa
Derruida
Noche devanándose en la lluvia
Del delirio
Hoguera de fieles en embriaguez onírica:

Tapiz de balas por aire y tierra
El unicornio de la paciencia
Dejando húmedos temores en la ceniza
Vajillas borradas entre las ventanas
Edades astilladas frente a la pálida
Luna de las circunstancias
¿De qué materia están hechas las alas
El obseso gozo por lo oscuro
La fatua mutación de la neblina?

La ceguera hurga en el sueño
La demencia germina en las losas fracturadas
Del tiempo como acérrimo enemigo
Allá atisbo niños jugando con las quemaduras
Fieles al destino de un milagro
Allá atisbo espectros paseando su impunidad
Igual que una noche humosa
De espejos dentro de sediciosos bull-dozer
Allá se viven pesadillas:
Soterrada luz de la vida
Igual que una cripta antigua…

©André Cruchaga,
Barataria, 23 de julio de 2006.


Sombra del país [I]

Sé cuánto pesa la Esperanza en mi País,
Y la libertad asida de mis manos;
Sé caminar por los senderos de la noche;
Atajar las piedras es saber el camino de la aurora.
En esta pequeña aldea donde vivo,
Se conocen desde lejos los párpados: El corazón
No tiene inocencia Se salva el que puede.
Muere el que desnuda las playas de su desafío.
Vive mientras no crea en la justicia,
Ni en las seguridades de la certidumbre.
Este País fue hecho prohibido para el olvido;
Pese a lo despiadado y cruel, lo llevas en la memoria.
Nadie te conoce aunque arranques a pedazos el aliento.
De repente, alguien te cimbra un arpón de soledades;
Esto porque te consideran un conspirador de la noche.
Y así no entras. Tampoco te cambian la esperanza:
Tu intensidad resiste. Es más fuerte que esa herida
Que muchos llevamos en el alma…

[Barataria, 21112004]
.

Sombra del país [II]

El País que sueño arde en mi alma
Con sus crudas huellas de muerte cotidiana.
Aquí nacieron mis ojos y vi el sol sobre la tierra,
Girando sobre la retina de la noche y la aurora.
No fue fácil tocar el fondo de tus labios:
Para recorrerte miles de cuerpos cayeron sin resucitar,
Heridos, ciegos, bajo una lluvia de ventanas.
País densamente hondo de féretros, de noches,
Y sombras que se llevan las manos al pecho
Para hacer creer que duele, punza, el recuerdo de la penumbra.
En este sigilo y zozobra creció mi juventud.
Murió mi juventud sin soñar y ver la luz.
País sin el sonido de las campanas ¿Quién te recuerda
Con buen augurio? ¿De quiénes son
Tus pasos siniestros y sombrero de saña?
¿De quién la memoria insomne convertida en piedra,
Lengua de nubes sobre la hojarasca, tapiales de noche?
País de sombras goteando sombras.
Avispas besan tu boca bajo el murmullo del viento.
Cruces acechan como caballos a galope.
Vivir en ti no es fácil: La sangre gime
Frente a las imágenes que se tragan los sueños…

[21112004]
.

El País III [Casi una elegía]

¡Que no profanen su belleza,
con estampas de confitería!
Maiakovsky

Hay calles intransitables en mi país;
Se las tomó por asalto el hambre.
Los días y Las noches son frágiles en mi país:
Lo oscuro te deja sangrando sobre las aceras.
En mi país se alzan largas interrogaciones
Buscando los surcos de la aurora;
Pero en pleno vuelo la sonrisa se desploma.
En mi país tenemos a la noche como patria
Y una lluvia espesa goteando desde las sienes.
En mi país, el caos es pan y silencio
Y asciende hasta socavar la Esperanza.
Absurdo es mi país cuando ríe entre neumáticos,
Y perros acorralados por el despojo del tiempo.
De qué madera se hizo este país que la polilla lo deshace
Para tornarse en un alud de pálida tormenta.
El rumor de su respiro agónico, espumoso,
Pinta una acuarela de ataúdes.
El mar que lo baña lame sangre sobre la arena;
Y los ríos chorrean caballos de sombras
Para mezclarse con un viento de huesos.
Aquí viven desterrados los sueños,
O los sueños son anhelos transidos por la sangre
Y convertidos en loca osamenta para museos.
Hay calles. Las veo. Las transito y no pueden ampararme;
Ni tienen el olivo para transmutarse en veleros.
Las miro. Añoro mis ventanas y la ladera verde;
Pero no, en la marcha te salpican los cuerpos
Y te comen los cadáveres y las cloacas…

[Barataria, 28 de junio de 2005]
.

biografia:

André Cruchaga, Nació en Chalatenango, El Salvador, 1957. Tiene una licenciatura en Ciencias de la Educación, además de profesor de humanidades. Ha desempeñado la función de docente en Educación Básica y Superior. Además de director, se dedica a escribir poesía desde los catorce años. Parte de su obra poética ha sido traducida al francés por los poetas Jean Dif y María Eugenia Lizeaga. Asimismo, ha participado en diferentes certámenes nacionales y eventos literarios y publicado doce libros, entre los que destacan:
Libros: Alegoría de la palabra. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1992; Fantasía del agua. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1992; Fuego de la intimidad. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1993; Espejo del invierno. 1ª edición Suplemento Cultural 3 Mil de Diario Latino, El Salvador, 1993; Memoria de Marylhurts. Interface Network, Oregon, USA, 1993; Visión de la muerte. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, 1994; 2ª edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1994; Antigua soledad. 1ª. Edición, revista Cultura del Ministerio de Educación [abril-junio de 1994] El Salvador; Insomnio divagante. 1ª. Edición revista Presencia del Centro de Investigaciones Tecnológicas y Científicas [año III, No, 12, 1991]; Viento. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995; Césped sobre el fuego. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3000 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995; Fugitiva luz de los espejos. 1ª, edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995; Fantasía del bosque. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1996; Enigma del tiempo. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1996; Roja vigilia. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1997; Querencia del follaje. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1998; Rumor de pájaros. 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, Santa Tecla, El Salvador, 2002. Oscuridad sin fecha, 1ª. Edición digital, Portal de Poesía, España, 2005. Parte de su obra poética ha sido traducida al francés, inglés y vasco.
Antologías: Novísima poesía salvadoreña. Revista Presencia, año III, No.12, 1991; Poesía a mano. 1ª. Edición, Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, 1997; 100 escritores salvadoreños. 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, El Salvador, 1997; Antología de una década. 1ª, edición, Casa de la Cultura de Zacatecoluca, CONCULTURA, El Salvador, 1998; Barraza Arriola, Marco Antonio. Lecturas literarias [Antología sobre la naturaleza, persona, historia y deidades en la literatura universal y salvadoreña] 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, El Salvador, 2001; Antología Virtual de Poesía Hispanoamericana, compiladora: Blanca Mateos, México, 2003. Y biblioteca de voces del mismo portal; Publicó, durante el año 2003, en la revista electrónica: El Libro de los poetas, de Islas canarias, España: Y, también en el sitio personal del poeta español Sergio Borao Llop, [Zaragoza, España]; Barraza Arriola, Marco Antonio y Rosa Victoria Serrano de López. Literatura, Lengua y Expresión. 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, La Libertad, El Salvador, 2004.338p; Antología “Paseo en verso”, Editorial Pasos en la Azotea, Querétaro, México, marzo de 2005; Canto a un prisionero. [Homenaje a los presos políticos en Turquía. Editorial Poetas Antiimperialistas de América, Ottawa, 2005. ISBN 1-894879-10-4; Revista Literaria baquiana. Anuario V, 2003-2004, Miami, Florida, USA, 2004. IX y X Antología de la Nueva Poesía Hispanoamericana, 1ª. Edición, Editorial Lord Bayron, Perú, 2005. Muestra poética, Revista Baquiana, Anuario V, 2003-2004, Miami, Florida, Estados Unidos, 2004. Rolando, La vida. Antología poética, San Salvador, El Salvador, julio 2005.
Otras presencias en la Red: textos suyos se encuentran en www.poesi.as www.lacasadeasterion.homestead.com www.eldigoras.com, www.eCognosco.com, www.palavreiros.org www.poesiahispana.com, www.baquiana.com, www.revistaoxigen.com www.poetas.com http://www.linazeron.com/invitados/45.htm Dirige el sitio web: www.elgatoconbotas.com.sv

andrecruchaga@navegante.com.sv

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s