s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Luis De la Cueva Esquivel
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia
VALPARAISO

Hallo por este caminar varios abismos, muy fros
como perfecciones simples aunque s, son infinitos,
interminables, y de cada uno saltan a la luz slo voces

Tienden, como al urea, tonos fulminantes, llenos de besos
desparramados, escabullndose en el correr del planeta y
de nuevo, con la ansiedad en las manos y el sabor en los labios.

Hemos sido los arquitectos de esos huecos, tan profundos
como si el sabor de la ausencia radicara en distancias
y en estas se extendiese el anhelo del principio, como el nacer
de la inmortalidad; hay en ese paladar la esencia misma de una razn.

Pero brota en la sombra de esos hoyos un aroma seco, de albahaca
vestido con organd, rumbo al ascenso de vrtigos escalofriantes
y con la sencillez de bocas en primera ocasin, por el deseo
perdiendo la exquisitez de saber vivir o haberla apartado.

MELIPILLA

Me acerco a tu lunar, as, para besarte
y escucho ese latir ms dinmico, como
descubriendo sonidos estridentes del primer rgano.

La sensacin por los sueos crece, con sus ptalos
y culpamos todos al astro rey, sus deslumbramientos
y es el lado contrario quien dota el divino elxir.

Dej reposar tu mejilla entre sombras, bajo el cenit
y palp a cada paso tu pulso: fabuloso;
repleto de juventud y el cabello suelto, de antao!
Me pareci despertar, levantarme y verte feliz.

Cubierta de gente, vehculos, horarios laborales,
ritmo y ese perfume de sonrisas, miradas,
cansancio deambulando a tu derredor
me dijo, en silencio: esta es la ciudad de Santiago.

VARIACIONES
Luigi Sanvero

MOMENTOS

Sientes la respiracin escapar entre los dedos,
la impresin de perder la vista, los sentidos
y los latidos marcan un ritmo pausado.

Campos y montes, flores con rboles, plantas
lucen de gala das antes de llegar [la Primavera]
y el fondo de nuestra mente percibe luces.

A orillas de la senda brotan coronas de oro
y eucaliptos, algarrobo, ciprs, espinos
peinan sus canas brillantes con polen y viento
a las faldas de las montaas y se recuesta el cenit.

Y es fro el aliento por un pensar como tibio
si atraviesas los ojos ante la belleza y mira:
diversa infinidad de hectreas capotea el astro rey
con llamas y cario por Los Andes.

ESPECTRAL

Ese idioma, acompaado de cansancio, tan raro
y con sabores a colores dulces y amargos, extraos,
como si una enfermedad al latir fuese indiscreta

vestido, disfrazado con arrullos de campanas
y caricias desde vientos, por oleajes, en ese musitar del mar
bajo el azul, el gris, el verde tras de la escarcha

al reventar, huele a hojas de ciruelos, campesinos, siempre aejos,
sabe a alquitrn rozado con ans y a penetrar entre suspiros
y al lagrimal cubriendo de humedad esta resequedad
de pensar; al primer instante, la primera emocin, de su voz

y conserva el peso de labios fosforescentes, ardientes
en tanto el tiempo inicia, desde antao, distinciones
al unsono de este interior y ese exterior abriendo, ligero,
con todas sus imgenes, del sueo: y all ests.

PESADUMBRE

Intento penetrar por estas puertas simple, nuevas, abiertas,
donde me invitan, y hay un espacio enorme de armona
y una multitud limitada de tonos decorando su dimensin

Mi sonrisa abarca toda esa superficie, y el cario de todos
cae sobre estos hombros y produce un calor similar
al de mozo, en tanto encajas tu visin del universo, de semilla.

Se ven los das actuales, s, ms hermosos, y ms huecos,
y el primer escaln detrs de la puerta es sencillo, fcil
aunque los dems peldaos tienen espinas y clavos
para quienes mitigamos la ausencia, su aoranza, entre libros.

Aquellos, bien vestidos de incredulidad, inexpertos o ilusos
incluso, como aparentando estar ciegos, sin importar opiniones,
pisan los siguientes escalones con la soltura de la escarcha a la mar;
y aqu dentro, cubriendo el cerebro, miro claro este aliento con su risa.

TRANSFUSION
Las olas llevan el comps de una sinfona

AFABLE

Palpo tierras, aguas, ros, mares, fundos
y la gente, con nios, latidos, respiracin, tonos mozos,
colores, matices, perfumes, movimientos

Toco entre los sentidos la vista de pensar
por su matriz, musical, vueltos coro con cerdas
y despierto hallndome contigo, en una risa.

El fro de la carne parece brisa del mar
vespertina, poco antes de la luz solar en su huda
y vierte en este aposento un suspiro lleno de vaco
a unos pasos de helar la sangre y agrietarse

Y, entonces, caricias reviven momentos, instantes distantes
con sabor mental, disecable, de juventud, de pasto
mojado despus de sembrar mltiples semillas
ardientes, con esas manos suaves, esculturales, aplacibles.

MAESTRIA

Ligeros comenzaron antes del amanecer
suaves y energizantes, con sorpresa nocturnal

o, tal vez, escapando del crepsculo, por lograrlo.

Y ese fundir matices con sabores, sones, de oscuridad
secreta, silencio de pensar y sentir, de mitigar
y un latir hurfano ahogando ansiedad en vivir.

El pulso detenido por instantes, en dimensin
fuera de trminos, espacios bajo clculos desconocidos
y dulces tactos confundidos por los prpados
en tanto el hueco de una pesadilla es solidez.

Y aun ms impactante mientras la vista ejerce poder
y deseo, atmsfera y rbita, reinado e imperio
abrigados con ese calor humano, nico, juvenil
donde los anteriores y posteriores, slo parecen

ESPECTRAL

Ese idioma, acompaado de cansancio, tan raro
de paladar con colores, dulces y amargos, extraos
como si esa enfermedad al latir fuese indiscreta

Vestido, disfrazado con arrullos de campanas
y caricias de vientos, por oleajes, en ese musitar del mar
bajo el azul, el gris, el verde tras de la escarcha

Al reventar, huele a hojas de eucalipto, campesino, siempre aejo,
a alquitrn rozado con ans, y al penetrar entre suspiros
sabe a lagrimal cubriendo de humedad esa resequedad
de pensar; al primer instante, la primera emocin, de voz

Y conserva el peso de labios fosforescentes, ardientes,
en tanto el tiempo inicia, desde antao, distinciones
al unsono de este interior, y ese exterior se abre, ligero,
con todas sus imgenes, de sueo; y all ests.

SUAVE

La brisa es esa risa acariciante
y excitante entre los sueos: tus manos
mientras las olas se apresuran por reventar.

Y el pensar con el dormir un morir
latiendo, los sentimientos acurrucados, sufriendo
y enmudecido el momento, adormecido

en tanto esa humedad, discreta, sale a la sombra
y el insomnio de esta, de pertenecer al holgorio e instar
discurre por esa realidad cercana y distante
sobre su propia reticencia sibilina en sigilo.

Aunque este paladar palpite quieto sosiego
junto a las dunas, presuroso y extrao de andar
enmarca sobre clemencia ese bivio de caminar
contigo y sin ti, como el viento sobre la mar.

Grupo Literario Aldaba
VIII Certamen de Poesa Aldaba
P R E S E N T E

Nombre y apellidos de autor
Lus De La Cueva Esquivel
Seudnimo: Luigi Sanvero
Nmero de RUT:
[Cdula de identificacin]
22.592.998-K
Domicilio / Direccin:
Del Canelo, 548 / Llo Lleo
San Antonio / C. P. 2660000
C H I L E
Telfono: [35] 28 68 22
Celular [Movistar]: 838 443 22.

CERTIFICACION
Por este conducto, certifico que los derechos de autor de esta obra, no estn comprometidos y no ha sido presentada a otro concurso pendiente de resolucin.



BIOGRAFA:
Lus De La Cueva Esquivel
Seudnimo: Luigi Sanvero


Segn observo, fue una infancia con ansiedad por vivir, de prisa, los sentimientos al alba y hasta vivirlos totalmente en plena juventud: a los dieciocho, por un casorio breve, vestido slo de gala durante tres aos, medidos y bien explotados, para terminar bajo el poder de un accidente automovilstico, cuya tardanza en recuperacin provoca el fin: un divorcio y la entrega del acta all, donde el organismo cabalga hueco y muy helado y la respiracin parece detenerse, a ratos, mientras el pulso contina su ritmo.

Hallo auxilio en los libros, y como autodidacto me esmero, prosigo hacia esta larga ruta y convivo, he aprendido a convivir mi derredor, a la madre naturaleza, la materia misma y sus derivados; los animales, adems, son una evidencia de saber vivir, compartir, cual lo dijera San Francisco.

Vender ha sido mi oficio desde pequeo; me agrada deambular y conocer gente, ofrecer los productos y ganar para subsistir. Gracias a ello vivo interiormente cada momento a la realidad.

Y escribo como queriendo dar a conocer cuanto tantos seores escritores han evitado

lucues@live.cl

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s