s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Griselda Soledad Torres Paiva
Nacionalidad:
Paraguay
E-mail:
Biografia
DISCRETO PAROXISMO

Est sofocada por el aire oscuro.
El nudo atosigante se cie al cuello
es la estola invisible y opresora.
Esgrime los impulsos con angustia
y aleja la posibilidad del hecho.
Los cidos del cuerpo deshacen
las palabras que ya no sonaron.
El silencio se convirti
en el mximo paroxismo.

SOLEDAD

Una sospecha empuada
se posa en las manos famlicas de rozamiento
que resucitan con aquella ficcin caldeada.
En plena paranoia
se escuchan murmullos
disconformes con el glido aire
como gemidos acallados.
Aquel hbitat yermado de alejamientos
abstrae toda predisposicin,
sustrae cualquier vestigio de anhelo.

ESPECTROS

En habitaciones repletas de cuerpos
que cuelgan de sus muertes precoces
y gotean humores de clemencia
se visten fantasmas monocromticos
con tnicas de fiesta.
Ren, comen, beben
mofndose de la incorporeidad
engaosa de la muerte.
Tratando de cruzar un umbral
caen desfallecidos en pilas de apariciones,
a cenizas reducidos,
no quebrantan, ni molestan.
Son remedos del pasado.

RESURRECCIN

Ha vuelto la vida al cuerpo.
Regres el pulso
ntido y palpitante
cuando aquel viento de presencia
atraves la carne.
La mente recobr su luz
convertida en pensamiento
e inmediatamente
cre la idea
de volver a abandonarse.
Se dio cuenta de que
daba igual,
suspendido o inserto
no perecera.

ACOPLE

Le gema carmes se encendi
dentro de la caracola alumbrada
por pupilas rutilantes.
Vapores exhalados en ritmo de reloj
destilan aromas de frutas
cuando el rozamiento se convierte en idioma.
Destien las palabras en monoslabos
migrantes y primitivos
hasta susurros transparentes.
En tanto gota a gota se derrama la luna
vigilando de cerca
a ellos dos.

UNA

Sortea desamores
― con prueba y error ―
mientras
el trapo marchito
que habita su centro
es repartido
dejando por donde vaya
una estela de sangre.

MUERTE

Lamindose las heridas de sal
recuerda su dolor
de abandono,
mas los vasos
aflojan su contenido
y se siente atolondrado.
Moscas verdes lo asechan,
y grita
que no ha llegado su hora.
Exclama en silencio.
Retinas indiferentes se posan
y siguen caminando.
El festn de los insectos
ha comenzado.

EL MAR Y LA ARENA

Un pensamiento de arena
que aparece flotando,
se lleva como un soplo
el cristal derretido
de un encendido segundo.
En la slice flameada
vierte su duda de vidrio
quebrndose en mil partes
con bordes imperfectos.
En su misin de fundirse
con sal de nuevos mares
se hace cmplice
de un punto desierto.

BIOGRAFA:

Griselda Torres,
nacida en el ao 1987 en la capital de la Repblica del Paraguay; Asuncin. Realiza sus estudios primarios y secundarios en colegios capitalinos culminndolos en el ao 2004. Luego, decide acudir al llamado de su vocacin de servicio e ingresa a la Universidad Nacional de Asuncin en la carrera de Obstetricia y Salud Materno Infantil, la cual culmina en el presente ao. Al mismo tiempo, se une al Taller Literario de la UNIBE, del cual es responsable el escritor y periodista Victorio V. Surez, con quien esboza los primeros versos que han de formar parte de la antologa correspondiente al 2009, llamada DOCE. Tambin, en la revista Arte & Cultura [dirigida por el mencionado escritor] aparecen notas periodsticas de su autora, ramificndose en sus actividades literarias. En sus versos, la utilizacin de metforas e imgenes predominan tornndose a veces surrealistas, sin olvidar, por supuesto, la condicin humana hacia la cual repetidas veces, hace ver su disconformidad cuando se trata de la marginacin, la pobreza, el conformismo. En un giro repentino podemos observar la sutileza de las palabras para volcarse hacia sentimientos tan propios del hombre, como el amor, y el autodescubrimiento de un ser a quien no termina de conocer en ella misma.

griseltorrespaiva@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s