s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Miguel Reinoso
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia
La otra voz tras la mscara

El poema para leerse en un espejo es urdimbre de engaos y de secretos.
Entre un espacio y otro importa el medio, la voz que resuena en la piedra.
Imagen inversa que en la escritura devela el verbo de la fabulacin:
La voz del presente, nuestra cara ignorada, es la otra voz
que tras la mscara de propia nos obliga y se desdobla.

Yo no soy quien soy, -de ordinario- el verso es la escritura:
No soy quien se oculta entre el cairel, entre los rasgos de la mscara.

Quien escribe engaa,
cuando se le mira el uno es la voz plural de quien habla.
Lo que se dice en lo externo aunque parezca ajeno es el trazo de lo interno:
Ni pasado ni presente: La fbulacin de la mscara.
.
Yo soy en la escritura lo que la mscara restablezca. Es lo perdido:
El alma del arbusto, voz del animal que en madera conserva lo que acepta

Yo parto la cara del otro cuando escribo.
Gracia del engao: Nada oculta cuando devela lo contrario,
nada descubre del rostro que llevamos de cotidiano.

Yo escribo
para que hechos inferiores traten de ponerse en fuga,
para extraer la voz de los que son lo que no somos:
Los otros que son y, uno a uno, nos pluralizamos.

La mscara en el msico de Saint-Merry

La noche es una cancin que reposa la blancura en lo amargo del corazn,
una tonada conocida por nosotros sin ser cosa alguna de nosotros,
salvo por el mar azul de la depresin que se finge en las baladas de un mar
con castauelas y manos huecas.
Si quieres, la cancin de esta noche es lo ms humano que no se quiere
por ese sabor a lodo mientras la nostalgia se muerde las patas.
Mala calle de nieblas y gorriones por la sangre tranquila en los fardos del alma
en contra parte al bostezo en los belfos de la respiracin,
mala hora para abrir la almendra primera de abril cocinada en las hornillas de Pascua.
Con esta letra fra, perezoso su taido, la noche intenta decir lo que no soy
en esta cancin diluviada por las cuerdas azules donde las cosas son como son.

Agave
Hemos bebido el soma
Nos hemos tornado inmortales
[Extracts del Rig-Veda, segn la traduccin de L. Renou.
Jean Chevalier, Alain Gheerbrant: p.955]

Hemos bebido el duro corazn de lo azul, el reposado susurro del agave.
Porque todo es quitarse el rostro por el otro rostro, macerina que de borrachos sudamos
por nuestros perros interiores, por nuestras pellejas sedientas e inferiores.
Porque todo es quitarse la pelleja, nos han de cribar la luz drupa de la almendra:

Hemos bebido el duro corazn de lo azul: frente al espejo, mostos por otras corduras.
Hemos hallado a los dioses lisonjeros en la bebida que no beben las bestias,
la que ha fermentado el diablo solamente para nuestros labios de borracho,
agua de los nombres en esta agua innombrable;
licor, cara del envs en el revs de los discursos.
Miren que nos dispersamos, que la ha inflamado el fuego en el grial de las fricciones:
Qu pila de escupitajos donde arriesgamos la suerte y la plegaria.
Qu criba de fermentaciones donde la mirada del perro es humo de nuestros inciensos.

Bebido el corazn de lo azul, iluminmonos que la memoria nos arde en la boca.
[Corazn de sol azul] haznos ms afortunados.
Mientras brindemos cautivos por lo vivo, angustiados por el fro hocico de los desvaros,
mdanos al jardn cercano de nuestro cuerpo,
al verbo nico del agua que nos hace ms humanos:
Agua del cuerpo fuera de los cuerpos,
has penetrado nuestras almas inmortales en el muladar de los mortales.

Corazn de jade azul y sangre, te aclamamos
el otro orden de la borrachera, en ti que se fermenta la arcaica memoria de las centellas.
Te aclamamos la labor verdadera de la fe,
corazn azul del agave, a ti que eres preferido por la mano del orfebre,
mano que escribe las quemaduras del agua sobre las huellas liras de los albatros:
Derrmate, agua de la que no s nada sino por mi sed de noche, de humo y de arcilla.
Mosto en ti y sobre todo alrededor de ti, fluye que fluyes transcurrindote en el mundo,
en la calle ancha de mi claustro, que de alamedas me duermo solo y en piernas,
por una mar nica, el semen que se me excita en las albas de la reseca.
Derrmate con tu savia de jade azul, que con tus carnes de ramillete los grandes dioses
duales nos develan el botn y la gloria en cada borrachera.

biografia:
Miguel Reinoso


Nace en Guadalajara, el 8 de abril de 1957. Recibi los Premios Nacionales de Literatura Al Chumacero [1998] por el libro Telubrio y el Premio de Poesa Tijuana [2002] por El hombre de los faros. Fue becario del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes [CECA] por el libro La historia verdica de tu cuerpo [2007. Es egresado de la Maestra en Literaturas del Siglo XX por la Universidad de Guadalajara [2006]. Ha participado en mltiples lecturas locales y nacionales, en stas ha montado en varias ocasiones el performance 'Tequila Scratch Blues' acompaado de amigos y msicos. Ha colaborado en revistas especializadas, como Juglares y Alarifes, La esfinge de la voz, La Manzana, La Rueda, Prisma Volante, Papalotzi, Atemporia. Fue entrevistado en dos veces para la televisin local: en La Brjula, del canal 4, se transmiti un video del poemario Tequila Scratch blues, y en Entrelneas, del canal 7, una semblanza de su vida y obra. Est antologado en Poesa viva de Jalisco, editada por CONACULTA; en el colectivo 22 abril/ Estela contra el olvido; en A m bautizaron con un trago de tequila, en Mujer rota, y en 101 poetas, 101 pintores. Y se le ha publicado en diversos portales cibernticos como 'Al margen'.

miguelreynoso57@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s