s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Martn Cabrejos Fernndez
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
Biografia

“Antes de la Parusía”

La jaculatoria
I
Llévame
Aléjame de mí… De aquel.
Apártame del que me mira
Y sonríe antes de tocarse.
Sepárame, divídeme
Permite que la luz brille
Para que aquel
Permanezca atado
Callado y alejado
Mientras sonrío
Me miro y me toco
Confiado y sin temores.

******

Antes de la Parusía
El mundo
II


Invisible
Se manifiesta luminoso
Percibo sus pasos próximos
Se que me oye
Pues me habla y responde
Piensa, conoce
Y se apropia de mí
Comenzando por la mente
Baja hasta mi corazón
Y toma control de mi carne
Resistiré una vez más
Hasta que huya.

III
Persuádeme
Mi voluntad es libre,
Ordinaria o libertina;
Jamás estará sobre ella.
Hazlo
Y restringiré su actuar,
Evítame las lágrimas
Por el consentimiento,
La debilidad inminente.
Que no alcance
La esfera tibia
De mis emociones.

IV
Camuflado
Llega sigiloso
Mimetizado
Para no ser descubierto
Ejecutará sus tácticas
Engaño
Pasividad
Hostigamiento.
Pasa desapercibido
Disimula su intención
Aplica el dazzle
Para romper su forma.

V
Experto en engaños
Me desvía
Perpetra falsedad
Aun en la insignificancia.
Quiere que ceda,
Introduce
Ideas, argumentos, conceptos;
Su deseo es
Poseer mi voluntad por completo
Invade mi ser
Abriendo la mente:
Es el primer peldaño.

VI
Pasivo
Debilitado permito,
Sin fuerzas,
Rajado, enfermizo
¡He muerto!
Al suprimir mi yo
Al ceder la esencia
La fuente de mi ser
¡He muerto!
Desvalido
Flagelado mi cuerpo
Por dentro he muerto.

VII
Hostigó
Poco a poco
Desgastó el fuego
Apagó la hoguera.
Débil
Es imposible resistir,
De día y de noche
Acusa
Ganó la ventaja
Que deseaba
Ignoré
Todas sus maquinaciones.

VIII
Aborrezco
Cada dardo sobre mí
Cada engaño
Su hostigamiento
Ahora
Seré yo quien lo acuse
Quien pida sea maldito
Y avergonzado
Su mano secará
Su voz se apagará
Y sus mentiras
Serán descubiertas.

IX
Derrumbadas
Quedarán sus obras
Retornará velozmente
A las tinieblas
A donde pertenece
Sin tregua
Hasta verle
Acabado
Aplastado
Sometido
Muy por debajo
De mis pies.

X
Anatema
Quien diga de ti
Que al comienzo
Fuiste malo
O que acaso
Tu propia naturaleza
No partió de la luz
Del silencio eterno de la nada
Que todo lo cubre,
De donde salió la voz
De tu autor, que es el mío,
Te hiciste malo por albedrío.

XI
Monstruo
De origen celeste
Vuelto sombras y
Misterio.
Escapaste a tu encierro
Como estrella fugaz
Me convertiste
En Barrabás
En las monedas de Judas
En caminante sin destino
En botella y copa de vino
Que no te puede olvidar

XII
Penoso
Ha sido mi andar
Hipnotizado por tus ojos
Cabizbajo y escondido
Soy también un monstruo
Vanidoso y engreído
Viviendo en el fondo del mar
Perdido en un temporal
De sangre desbocada
Que golpean como olas
Las rocas endurecidas
De mi mal.

XIII
Pegado
Vas a mi piel
Te dejas ver, mentiroso
Como lluvia primorosa
Alimentando el jardín
De mi flor al brotar
Me pierdo en tu deseo
Y en mi rostro
Se dibuja la sonrisa cautiva
Cuando atardeciendo, en la tierra
El manto desordenado de las vidas
No cuente entre ellas con la mía.

XIV
No pido
Ser retirado del mundo
Imploro
Ser guardado
De aquel
Que miente y
Mata
Desde el principio
Seduciendo
A todos y a mí
Suplico ser protegido
De sus astucias.

XV
Muerte
Que es vida
En horizontal
Y vertical
Esa fue su ruina
Su carencia.
Persiguió a la mujer
Y al no poder tocarla
Lo hizo con el resto.
Cuando sople de cerca
Sabré que se hace
Para arrojarlo.

XVI
Anuncien
A la señal del madero
Que dos manos
Y un soplido
Anteceden al agua
Que me protege
De las insidias de aquel.
Griten letanías
Reciten salmos
Y háganle recordar
Su derrota
Exhalen sobre mi rostro.

******
Antes de la Parusía
La Cruz
XVII


Somételo
Y detendrás el miedo
La sensación que ronda
Amenazante como espada.
Lenta y silenciosa
Como bárbaros
Rapando las estepas.
Cállalo, amordázalo
Que no susurre
Sus encantos al oído
Háblale en mi nombre
Ocúltalo de mi presencia.

XVIII
Abrázame
Haciendo en mi espalda
Un nudo con tus brazos
Cúbreme con capa púrpura
Abre mis ojos
Limpia mis llagas
Cierra mi costado
Cubre mis días desiertos.
Retira la copa
Aparta la plaga
Siéntame en tu mesa
Derrama perfume en mi cabeza.

XIX
Ten en cuenta
Que aquel no me quiere
Que en tiempos de estío
Sonrió en mis derroches
Comió de mi plato
El oro de midas
Insinuó la voracidad
Así devoré todo
Lo bueno y lo malo… Vomité
Vació mi intestino
Para seguir devorando
Gustando lo turbio.

XX
Indúceme
Motívame a seguirte
A compactarme
Como sombra clara
De tu cuerpo etéreo
Extensión de ti mismo
No como ese que entró en mí
Invadiendo, forzando
¡Inicuo!
Fuente de agua turbia
Pan de tierra
Páramo, estepa.

XXI
Arrebátame
Retírame de sus manos
Me sujeta rudamente
Quiebra mi barro.
Yo no puedo
A veces no quiero.
El y yo
Somos un cuerpo bicéfalo
Compartimos órganos
Caídos, en desorden
Hasta tu aleteo en el lodo,
La compra del esclavo.

XXII
Córtame
Una espada
Atraviesa luminosa
La coyuntura gris, la piedra
La tierra árida
Tuétano fétido
De huesos secos
Los latidos adúlteros
En la choza terrena
Mísera y angosta.
Duele como el parto
¡Alguien nacerá de nuevo!

XXIII
Quiébrame
Preparaste en tu mente
Cada punto del bordado
Con hilos suaves y finos
Con mano delicada y paciente
No dependió de mí
El lienzo cayó
Sucio, indigno, lo cogiste
Lávalo, bórdalo otra vez
Mira que es tuyo
Aunque aquel reclame pertenencia
Fue hecho solo para ti.

XXIV
Guíame
Hazte el encontradizo y
Grítame de lejos
Correré a tus brazos sin pensarlo
Cerraré mi oído aquella voz
La que ahora me habla
Mientras te veo de lejos.
Llévame hacia ti rudamente
¡Arráncame!
De gruesas y desconocidas manos
Llenas de oro y de uñas largas
Que me dañan, me hieren
No me hicieron, no soy su obra.

XXV
Háblame
Pues en mí dice sus cosas,
Mis labios sangran.
Por mí hierve de lascivia,
Mis ojos se derraman.
Me usa para sus fines
Hago lo que no quiero
Quedo estático
Desmayo, agonizo, muero
Luego se aleja
Dejando su huella
Un surco imborrable en mi alma

XXVI
Trasládame
Del ruido mundano
A la armonía audible
De lo eterno
Al origen de tu voz
Fuente de lo terreno
Úneme
A tus poros
A tu ser
Dale forma a tu palabra
Palabra entre zarzas como hoy
No sea así mañana.

******

Antes de la Parusía
El hombre
XXVII


Ámame
Sondea mi cuerpo con tus ojos
Apasionado, como eres,
Cúbreme del todo
No dejes libre
Un solo espacio de mi piel
Besa mis manos, mi frente
Toca mis labios con tus dedos
Abrázame
Hazme sentir que soy tuyo
Amor puro me das
Amante verdadero.

XXVIII
Grítame
Pues me ha vuelto insensible
Una vez más, cierra mis oídos
Me aleja de tu voz
Te busca mi mirada, desesperado
Oigo tu voz como a lo lejos
¡Grítame!
No quiero perderte
Mi carne vieja le sigue
Pero mi ser
Aquel que rehiciste con tus manos
Gime sediento de tus aguas.

XXIX
Bésame
Con besos de tu boca
Es tu amor mejor
Que perfume derramado
Atráeme
Correré en pos de ti
A ti te ama mi alma
Nardo oloroso
Manojo de mirra
Racimo de flores
¡Que hermoso eres!
Eres mío y yo soy tuyo.

XXX
Pesan
Mi queja y mi tormento
Más que la arena del mar
Tus saetas están en mí
Bebe mi espíritu tu veneno
Y me combaten tus terrores.
Son ahora mi alimento
Aquellas cosas que mi alma
No quería tocar jamás
Recuerda
¡Mi carne no es de bronce!
¡No son mis fuerzas de piedra!

XXXI
Comprendo
Mi vida es un soplo
Mi carne
No ha de vivir para siempre
Esta vestida de gusanos
Mi piel hendida
Mis días fenecieron, sin esperanza
Remueve mi tierra de su lugar
Haz temblar mis columnas
Arranca mis montes
Extiende un nuevo cielo
Camina sobre las olas de mi mar.

XXXII
Hombre soy
Nacido de mujer
Limitado de días
Hastiado de sinsabores
Moriré y seré cortado
Mis pasos están contados
Y, aunque desfallezco
Mi mirada se dirige a ti
Esperando tus migajas
El afecto de tus manos
Yaciente, caído, derrumbado
Esperaré hasta que no haya cielo.

******
Antes de la parusía
La esperanza
XXXIII


Intégrame
A tu visión del día sexto
Sumérgeme
De nuevo en el lodo
Golpéalo con tus nudillos
¡No seas tierno!
Corrige la obra que pensaste
Modifícala en tu mente
Aunque se lo que dirás:
“no me arrepiento de lo que hice
Todo era muy bueno”
Renuévame y descansa.

XXXIV
Muéstrame
Denuevo el árbol de la vida
No el de la ciencia
[¡Renuncio en libertad a sus delicias!]
Seré imponente, bello
Cual cedro del Líbano
Firme, siempre fresco
Reposado al borde de tu río
En el centro del jardín
Con raíces profundas
Sostenido en la tierra fértil
De tu eterno amor

******

La Parusía
Manifestación de tu obra
XXXV


Dios epifanía
Muestra tu rostro
Baja del trono
Llena este mundo
De luz y de gloria
Vida mía
¡Manifiéstate!
Solo así mi propia vida
Podrá ser manifestada
Ira venidera
Para enemigos y juicio
Gloria eternal para tu resto.

XXXVI
Mírame, Señor
Con la espada entre mis manos
Todavía
Con algunos años más
Y alguna herida
De pié luchando día a día
Para verte, mi alegría
Ya que otros
No pudieron y partieron.
La luz arrasará las tinieblas
Y a pesar del inverno
Tu epifanía primaveral llegará.

XXXVII
Mi barca
Hizo agua tantas veces
Sea de día o de noche
Pero no se hundió jamás
Por tu mano, por tu compasión
Por tu gracia
Ya de noche
Se que amanecerá
Y una vez más darás la voz
De arrojar la red
O simplemente gritarás
¡No temas!

XXXVIII
Los recuerdos
Agolpados en mi mente
Me trasladan
A otros tiempos de mi vida
De repente
Tu presencia emerge
Victoriosa, fascinante
En el tiempo y el lugar exacto.
Aunque mi paso sea lento,
Caminando,
Mi mirada en ti se fija
Mis manos ya te tocan.

XXXIX
Desesperaría
Pero tengo una certeza
Que anida en mi alma:
Eres bueno.
He plantado mi vida
Al pie de tu Cruz
¿Tardarás acaso en responderme?
¡Volverás!
Todo ojo te verá
Pero dime tú, Señor
Cuando vengas a la tierra
¿Qué hallarás?

XL
El punto
De profundidad infinita
Es la suavidad de tu presencia
Por el voy cayendo
C
A
Y
E
N
D
O
Te amo Señor, te amo

XLI
Compáctame
A tus formas delicadas
Varoniles, eternas, perfectas
Trasládame
Por tus aguas encausadas
Caminaré sobre ellas
Dominé mi tempestad
Y al despertar
Mencionaré tu Nombre
Levantaré la copa
Y esperaré el momento…
Ahora te veo, cara a cara.

biografia:
MartínCabrejos Fernández

Profesor de Ciencias histórico sociales y filosofía. Actualmente es maestro de la Universidad Católica \'Santo Toribio de Mogrovejo\'.
Ganador de los juegos florales de la provincia de Chiclayo [2003] y de los juegos florales universitarios [2008]

martincabrejos@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s