s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Walter Villanueva Azaa
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
Biografia

de pie en una silla

No me quedo en una silla
¿Han oído todos?, no puedo permanecer
en una silla de espuma humana
sentado en esta silla de ruedas
y de muchas ruinas, en este asiento
de madera apolillada y triste
que soporta el asedio doméstico
y el sitio implacable de las oficinas.
¿Quién podría acomodarse en una
silla donde gire la pobreza
como en el carrusel
donde se aguarde impaciente
una luna de miel insípida y sosa?

Voy al parque y encuentro
sillas eléctricas esperando a algún niño.
Voy por los caminos y aparecen
sillas sin voluntad
sillas insoportables y toscas
sillas buscando hospitales
para internarse de emergencia.
La vida parece estar cansada
la vida se arrincona en estos tiempos
a la silla de ellas y ellos
la vida a esta hora es una
silla sucia del parlamento
una desolada silla
que gatea alrededor de una mesa
una silla huérfana y asesina
una vieja silla que amasa una gran fortuna.

No me quedo en esta silla
mis pies buscan
la silla donde suben los patos
a lanzar sus discursos
esa silla bella y María
la silla de filósofos y poemas
la novísima silla donde se sienta
el hombre sin permiso a desafiar
a la muerte.


imagen de la paz oculta

Y hasta sus cométas no pueden volar
los niños generosos buscan
escondites donde guarecer sus orejas
de los silbidos de carrizos y de bambúes
que al volar por los aires se convierten
en picadillo de ilusiones.

Una y otra y otra
al viento echan sus cométas
desde abajo, muy cerquita a la semilla,
los niños generosos y otra vez
invaden las baterías los tanques
sus patios sus flores su gallinita ciega
su etérea ronda de manitas.
No pueden alzar vuelo
sus mensajes alentadores
y hasta su recreo
se ampaya con la muerte.

A la hora que suenan las alarmas
el cielo grita de pánico,
sin tierra las aves sin aires
¿dónde harán sus nidos?
a la hora de las alarmas
las cométas comienzan a cabecear
buscando la teja del mundo
es que la muerte es muda
y se refugia en el silencio de todos.

No pueden volar sus cométas
el cielo se escapa
del bramante telúrico que lo sostiene.

Impedidas sus cométas
de alcanzar las posibles alturas de vivir
entre fieras ejecutivas que adoran
cementerios globales,
los niños generosos
tienen el derecho a convocar
el futuro del planeta,
unirse, dirigir
sus cométas contra
los zancudos metálicos,
contra la vida decretada en congresos.

Después, vendrá el recreo de niños
donde jugarán los adultos
a ser médicos de todos
aunque los hospitales estén vacíos.



alrededor del hombre

Cavaron una trinchera alrededor del pan
y juraron defender hasta la pobre miga
destinada a los pajarillos del patio.

Hicieron una barricada con sacos de arena
con cepillos y latas viejas, con cucharas y colchones,
con las botas de pescador, con el espinazo
de los peces, con fortísimos abrazos hicieron
una barricada alrededor de la alegría y juraron
defender hasta la risa desconocida de algún revoltoso.

Hicieron lo que debieron hacer
los héroes escribieron un aspa en los calendarios,
una rúbrica roja en el lomo de los elefantes, en las cimas
más altas, en las rayas blancas de las cebras,
hicieron lo que debieron hacer, los héroes y los hombres,
las heroínas y las mujeres de la resistencia.

A punto de la hoguera estaban los libros y ninguna
palabra podía evitarlos,
había que dar la vida para seguir leyendo,
dar la adivinanza, la moraleja, la pizarra.
Jamás el texto completo, jamás el pensamiento,
jamás la luz, había que darlo todo, jamás la semántica.
Hicieron una trinchera alrededor del libro, todos,
y juraron defender hasta la última letra.

También los sueños estaban censurados por una
gran pesadilla, por una industria ficticia y extraña.
Ninguna ilusión podía hacer nada
había que reinventar las métas, las conductas
para seguir soñando.
Hicieron una barricada alrededor de los sueños
con pedazos de cartón, con guirnaldas, con espumas
de cerveza, con lienzos y trazos violentos,
una barricada alrededor de la imaginación
para que la historia siga siendo nuestra.

Alrededor del hombre
millones de banderas furiosas protegieron su niñez.

Biografía:

Walter VILLANUEVA AZAÑA [Lima, 1970] Estudió Ciencias matemáticas en la Universidad de San Marcos y francés en la Alianza francesa de Lima. Fue detenido por delitos políticos en abril de 1992, a cuatro días del autogolpe de Fujimori y condenado por los jueces sin rostros a diez años de prisión. Fue recluido en el Penal de máxima seguridad de Castro Castro [Lima] y sobrevivió a la matanza ordenada por la dictadura fujimorista contra los presos políticos en mayo de 1992. En prisión publicó su primer libro UNA LUZ TRAS LAS SOMBRAS [1999], poemario donde expresa la situación límite a la que fue sometido el pueblo peruano en la guerra interna que afrontó en la década de los ’80 y ’90, así como marcados versos al amor y a la vida. Desde prisión obtuvo el Primer premio de poesía en el concurso organizado por el Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar con su libro IMAGEN DE LA PAZ OCULTA [2001], poemario donde busca reflejar el estado de ánimo mundial tras las caídas de los grandes ideales de cambio social y de utopías. Salió en libertad el año 2002. En esta etapa, fue finalista en el concurso organizado por Casa Sur, con su cuento Sin noveno cielo [2004] Ha dado varias conferencias, entre las que destaca DOMINIOS DE LA POESÍA, conferencia donde se abordó el tema de las creaciones intramuros y la situación de los escritores prisioneros en el mundo. Recientemente ha publicado el libro GUÍA DE HABILIDAD VERBAL [2005], y prepara tres libros de COMUNICACIÓN para la educación primaria. Ha sido entrevistado por diferentes medios de comunicación y actualmente se desempeña como profesor, colaborador de revistas y traductor.

OBRAS INÉDITAS:

POEMARIOS:
-RESISTENCIA DE LA POESÍA
-PALABRAS POLÍTICAS

CUENTOS:
-EL CUERPO

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s