s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

magdiel midence
Nacionalidad:
Honduras
E-mail:
Biografia

Carta con un hasta siempre

Aquí, cualquier enero
I

Queda tan efímero el instinto y lo extinto
creado por la memoria del hombre
¿Y qué?
Sí, mi gala está en el centro de los vientos,
de ida o regreso
no terminamos siendo mas que fauna,
a veces extraños y otras calados por el mismo beso
en una tierra cualquiera,
de unas manos cualesquiera,
eso si;
siempre tuyas en las mías,
es un esquema, esa degenerada rosa.
Por cuanto he andado como títere,
-azaroso-.
Por el tiempo que es homicida
de lo real,
arranco uno por uno,
vidrio tras vidrio, el deseo de mi carne,
que tanto se pierde y se muerde
abriendo caminos entre lo que dejamos de vez en cuando
y soy a través del mundo
un reflejo cardinal de espacios ignorados,
para recogerlo de nuevo y reconstruirlo
a manera de circunstancias
que no son mas que lo propio
desde tus idas y mis vueltas,
¿Y qué?
Cuentan los avatares que un día llegó
El inquilino de esta carta no leída
Y le fue difícil discernir El porqué,
los años son tan difíciles
que nunca olvido
pero de vez en cuando decido que ya fue mucho,
le fue difícil el amor,
Pero de cualquier manera;
Aquí está,
entonces muero, entonces vivís
y me suicido de la muerte.

II

De pronto hablo y hablás
de lo que un día fuimos,
¿Y qué?
Si el papel es hoy por hoy:
lo que un día serán nuestros cuerpos
en la entrega de un quizá alborotado
por un comienzo a largo plazo,
mi rutina de espacios ignorados
y en él encuentro lo que nadie.,
cada cierto mes hablo de vos
con cada cierto amigo,
pues mis cursivas apuntan al centro,
fuera de un discurso ideológico
y cada cierto aire me envuelve
de cada cierto anhelo tuyo,
mi gala está en el centro de los vientos,
entro en vos para encontrarme a mí,
como fuera de vos tengo un adiós
[cotidiano]
que se inclina y me inclina hasta cierto anhelo tuyo,
en la obsesión de obsesionarme
de esos pronombres y sustantivos
que adjetivan en segunda persona
para conjugarme en un monólogo verborreico,
quien al condicional lleva nuestra historia sobre la espalda,
sin tercera persona
que interceda por un hasta nunca
mi gala está en el centro de los vientos,
¿Y qué?
.

III

Todo habla una sola verdad,
camina la aguja.
Esta mano escribe una letra torcida
que me autorretrata,
Ser viejo y decir lo que sucede sin dejar la cordura,
Cuanto vale y cual es la depreciación
De esta irremediable colina de errores,
Cual testimonio de una calamidad,
Fosforece tu nombre, el que sea,
Entre mis manos y en mi luna,
Florece y dispersa en el aire tu olor,
Diosa moribunda,
irremediable diosa,
maldita,
que de todo lo que puede ocultar
nada le es insípido y tampoco vano.
me alientan los pecados
como pecaminoso, mi anhelo,
por vos,
como te llamés,
virgen exorcizada del exilio,
mas no del mío.

Te quedás.

biografia:
magdiel midence

Nació el 26 de enero de 1984, el mismo día en que murió Magdiel [de nuevo].

mgpoet@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s