s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Luis Amaury Rodrguez Ramrez
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
Biografia

\'IX\'

Fui concebido en noviembre,
durante esa gestación me aguardó una tierra inamovible;
en junio escuché mi garganta
mientras plegamos fuerzas
con quienes no avisaron la catástrofe.
Más allá, solo silencio,
una manera de sobresaltar ausencias.
Yo amé de cierto por vez primera
entre marchas, insubordinaciones, fusiles o mandato,
bajo un pueblo habitando en connivencia;
y engulló mi ser como carnada disfrutable ante la bestia.
Vandálico sería volver
a la tierra rojiza que enfermaba mi sangre,
acomodarme sobre rieles en espera de la selva
dejando una posesión desconocida.
Bajo mi cuerpo hay una dermis de cemento,
un retorno a la liviana infancia,
al simular de arcos
y la comezón del pasto.
Seré siempre viajero de vuelta a caballos o dragones,
elaborados capiteles,
todo sitio apuntalable
y gritos de ciudad
a quien urge renacer para conocerse.
Ah, volver,
constantes a la dermis de cemento,
lejos del queloide,
del bregar,
aquellas humanas conciencias
que pretenden detenernos.

\'24 horas\'

La evidencia me apuntaba,
los barrotes permitieron que desde fuera,
una algarabía como de gente al trabajo,
descendiera en el agua bajo la mirada animal
de quienes compartimos la celda;
débil, acercando el budismo zen a mi desvelo,
toda una noche estuve entre la mugre,
junto a insulsos,
que sin conocerme tendieron su vida en apuestas
para simular lo antagónico del hombre,
ganar tal vez como favor
el silencio mientras terminaban de roerse;
qué arma débil aquel deseo vulgar de libertad
reducida a vigilantes.
Solo quedaba ella,
con donaire tal vez en la avenida,
con desmesurada preocupación por el ausente,
con su olor a tarde dalia y crisantemos
que me traía o alejaba entre aquellos viciados del espacio.
Solo ella,
ah, que yo fuese su pupila,
una consecuencia de pensarla bajo el aire liberado
y nunca más,
la voz de aquellos hombres que solo se arropaban con la sangre.

\'Náufragas\'

Años duros están por comenzar,
volatilizados al polvo no común,
en efímeros instantes
a los que solo responde nuestra materia por agua, cuerpo o sal.
Idénticos, peces al fin,
con la idea de flotar,
mientras al centro del ruedo,
está la bestia que brama por escapar a la encerrona,
sin conciencia del día en que todo caerá cuando corten su cuerno,
derramen su sangre,
entonces,
los enardecidos peces sin amedrentarse,
sin extender abajo sus aletas,
asistirán puntuales a ver una estocada sobre quien mañana,
bien podría traicionarlos;
pero la bestia es un símbolo más allá de cálidas orillas,
una arteria navegable.
Los peces son indiferentes a las frías noches
que como plaga de algas,
sobrevendrán apoderándose de todo
por el intento de que ganen la superficie,
y tal vez, no sea el fin,
puede suceder que la bestia brame,
aún sangrante el cuerno
prohibiéndonos helechos de pura subsistencia,
reduciéndolos a los años que están por comenzar;
Y al principio,
todo será comezón , incertidumbre,
quizás desgarrarnos las branquias con otro bramido,
para ahuyentarnos el sueño de flotar plenos en mitad de la noche confusa,
pero será distinta al espectáculo de siempre.
Inconscientes, todo caerá,
absurdo, caerá,
desairados, caerá,
sin preguntas, tachaduras ni tarománticos acuáticos,
modernos diferentes dominarán un arrecife
como centro aunque el duelo sea mortal
y otros supliquen salvamento
y no habrá ruedo ni bestia,
ningún objetivo común que pueda detenernos
de enrumbar a la superficie como quien deja al azar, otro camino.

biografia:
Luis Amaury Rodríguez Ramírez


* Edad: 33
* Sexo: Hombre
* Horóscopo: Cáncer
* Año zodiacal: Dragón
* Sector: Arte
* Profesión: Editor
* Ubicación: Pinar del Río : Cuba

Datos personales

Lic. Estudios Socioculturales en la Universidad de Pinar del Río. Escritor. Director La Gaveta, Revista de Arte y Literatura.

lagaveta@pinarte.cult.cu

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s