s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

M Socorro Mrmol Brs
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia

COMO UN COLLAR DE LLUVIA
[Cuando llovía sobre un Madrid de Junio]

Como un collar de lluvia te ciñes a mis sienes
cuenta a cuenta, ensartado en hilos invisibles
y me arrullas con lluvia la aridez de los labios
sin tocarlos siquiera, como un rumor de aire.
Me humedeces los ojos con tu mirada larga
[larga como la lluvia al trasluz de la sed].
Y los ojos se empañan como si fueran niños
que lloran en silencio un juguete imposible.
Me alimentas la piel hecha de deserciones,
trémula de abandonos, rasgada y dolorosa
y te ofrezco la piel como si fuera tierra
ansiosa de empaparse en tormentas de estío.
Llueve, llueve a lo lejos, allí, sobre un paisaje
de apenas un segundo cargado de arrebatos;
y salgo a la intemperie sin cautelas que cubran
mis manos desangradas en arenas estériles.

Un rayo de distancias parte en dos el deseo.
El collar de la lluvia vuelve a desenhebrar
una a una, sus cuentas como lágrimas rotas
por un sol implacable que agotara la niebla.

Y el ocaso se aturde reflejado en los charcos.
Gaviola en Marineda en un 17/Junio/2007

[135]

ALZHEIMER

Mengua la luz.
Luciérnaga en ocaso
que se apaga en silencio,
en la foresta.
Voz que rabiosamente
flaquea, duda de sí
como un latido rítmico,
suicida, atemporal,
palabra por palabra,
hora a hora.
Anochecer del aire disoluto
que no encuentra orfanato de pulmones,
memoria que se duele
como un niño acunado por abrojos.

Después
llegó en carro de olvido la indolencia.

Gaviola
CasaMora. 4.11.2005

46/2007


QUERIDA NIÑA AZUL
[Para aquella muchacha que un año muy lejano tuvo un vestido azul]

Querida niña azul:
Escribirte esta carta es asustarme
de volver al color de las violetas
y al olor de la fruta cuando verde.

Y es que los viejos -bien que lo sabes tú-
somos como zorzales de ciudad:
torpes y asustadizos.

¿Es que no eras feliz mientras dormías
el sueño encanecido del hastío?
¿Acaso quieres ser como el siroco
que muda demudando las veletas
y tienta a los cimientos de las torres
a levantar un vuelo inalcanzable
zozobrado en el caz hacia el abismo?

Pero yo. ¿qué me digo si soy sólo
una vieja liada en los telares
donde el silencio teje mansedumbres
hechas de desencanto.?

No me hagas mucho caso,
querida niña azul, recalcitrante
contra el tiempo sicario del amor.
No me hagas mucho caso.

Y ésta que lo es [sin deber serlo]
y nunca se olvidó de aquel azul
que fue su primer beso enajenado
no quiere entretener con reprimendas
tu última locura.

Gaviola en Marineda. En un 8/07/2007


biografia:
Mª Socorro Mármol Brís

Nacida en Bedmar [Jaén] Maestra Nacional, Abogada, Profesora de Mediación en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Escritora

gaviola_aznaitin@yahoo.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s