s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Bruno ALMENDROS HACH
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia

LA NOCHE HACIA LA SOLEDAD SE AFILA

Como un ebrio iluminado
con fangosos pies
voy en la tarde propensa al agua
caminando hacia el miedo

Diferente como un perro enfermo
entre el frío que amenaza prosperar
transito por las calles enmugradas
asumiendo el regreso como un latigazo constante
un surtidor inagotable de fuego en las mejillas

Un cuarto me espera solo
casi siempre dos panteras lo habitan lo preservan
con su olor a sombra rabiosa
la desilusión y la muerte

OLEGARIO MORANT

Ni suicida ni homicida
ni mendigo
echado a patadas de la casa del viento
desterrado del agua vital
exiliado de la venenosa mirada del prójimo

En su infinita
en su maloliente soledad
observando a través del tiempo que no lo toca
persistiendo diariamente
en su ruinosa ruta

Asumiendo el artificio
como sustancia de vida

El otro
del que huyo
me visita en las tardes
y no trae noticias

CONFESIÓN

Regálame una cuerda para colgarme muerto
y así contarte lo que mi voz detiene en los ratos que vuelves

A pesar del barro del amarillo polvo de infrecuentes agostos
del tortuoso del dilatado camino entre rostros de tierra y sudor

A pesar de las gruesas palabras que ponen en mi oído
como piedras ardientes los decentes

Yo te fijé en el recuerdo / tú la ausente
estás como titubeante luz en la mala memoria

Desnuda y fulgurante tras la sombra del agua compartida
antes del adiós una tarde remota siendo casi las seis y yo era otro

Menos feliz quizá pero rabiando por no entrar en tu sangre para siempre
y aunque sólo ahora de esa ocasión conjunta una luz infantil en la sonrisa quede

Confieso extrañado extrañarte

biografia:
Bruno ALMENDROS HACHÉ

Poeta nacido en Bogotá, el 20 de Febrero de 1970. Las cosas que se saben sobre su infancia y adolescencia temprana, son muy inciertas. Se le ha atribuido cierto candor infantil, cierta inocencia en su manera de ser que hace incomprensible la oscuridad de su escritura.

Hijo único de una panadera, abandonado por el padre poco después de nacer, creció como un solitario y poco a poco fue cerrando su espíritu, en un mutismo rayano en el delirio. Siempre tuvo problemas para comunicarse con la gente de su misma edad y eso agravó su carácter retraído.

Parece que empezó a escribir a los 16 años a causa de una decepción amorosa; se inclinó desde muy joven al alcohol, pero hacia 1984, al hallar su musa inspiradora, ocupó su tiempo en la creación de unos particulares poemas de amor cuyo paradero ahora es muy difícil de precisar.

El periodo más importante de su vida y su escritura, está comprendido entre la primera parte de 1984 y el final de 1988, en estos años estudio y terminó su formación universitaria en una institución pública. Hizo algunas lecturas de sus poemas entre sus compañeros de clases y parece que se casó y tuvo una hija, después de separarse para siempre de su fugaz esposa, desapareció y nadie más volvió a verlo, ni tuvo noticias ciertas sobre su suerte.

Reapareció más cansado he introvertido a comienzos de este año de 1991 y me hizo depositario de buena parte de sus manuscritos. Nada nuevo trajo su presencia; sólo sirvió para cerrar más la bruma de su misterio. Ahora ha vuelto a irse, no se sabe dónde, ni a qué; como él mismo suele decir, sólo vino a comprobar la infamia del olvido.

ALBERTO NARVAL

brunoah@starmedia.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s