s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Oscar René Benítez
Nacionalidad:
El Salvador
E-mail:
oscaratthetop@yahoo.com
Pertenece a la Directiva
Biografia

Oscar René Benítez

Vicepresidente de Poetas del Mundo - América

La poesía de Oscar René Benítez es una poesía natural, breve y apasionada, que brota del alma como una chispa que hiere el sentimiento y huye. Es poesía llana y directa, desnuda de artificios; que paradójicamente deja un sabor dulce y amargamente melancólico en el corazón.

Oscar René Benítez reside actualmente en Los Ángeles, California, Estados Unidos. Fue colaborador en el periódico Noticias del Mundo, en Los Ángeles California, con 
una columna semanal titulada 'libros'; en la cual hacía crítica literaria. Ha participado también en ponencias literarias, la más reciente en UCLA; y en los años ochenta perteneció a 'California Poets in the School'. Participa en varias peñas poéticas en California.

Además, Oscar René Benítez -también en la ciudad de Los Ángeles-, participó semanalmente en el canal 34[ahora Univisión 34] en el programa de televisión 'Mundo Latino' que era conducido por la periodista mexicana Sari Bermúdez y difundido a nivel nacional en Estados Unidos, criticando la obra literaria de reconocidos autores latinoamericanos como Carlos Fuentes, Ernesto Sabato y José Donoso entre otros. En 'Mundo Latino' eran también anfitriones el actor Frank Moro y Lucy Pereda.

Por su trayectoria literaria, Oscar René Benítez ha sido mencionado en varios canales de televisión en la ciudad de Los Ángeles; y su obra le ha merecido reportajes en varios periódicos como 'El Universal' de México, 'La Prensa Gráfica' y 'El Diario de Hoy' de El Salvador; y 'La Opinión' de Los Ángeles, entre otros.

Toda la obra poética de Oscar René Benítez fue recitada diariamente por un lapso de tres años en la estación de radio 'Recuerdo, 103.9 / 98.3 FM y 1020 AM', ahora Univisión Radio, en la voz del locutor Alvaro Gutiérrez.

Obtuvo el segundo lugar en el concurso 'Simón Bolívar', fue finalista en el concurso internacional 'Pablo Neruda' y primer lugar en el concurso 'Benito Juárez'. Recibió la medalla de la ciudad de Los Ángeles.

Obras publicadas: Te cantó mi corazón, Sollozos en el viento, Treinta poemas de amor para María, Versos de otoño, y Cuando caiga la noche. Ha publicado las siguientes novelas: Inmortales, Las huellas de una lucha sin final, y Cuando concluyó la guerra.
 

ASÍ

-del libro 'Versos de otoño'

Como el ala de un pájaro muerto,
abandonada y moviéndose
acostumbrada al viento,
como deseosa de alzar el vuelo
y sin poder ya romper el aire tibio del ocaso.

Como los viejos zapatos
acostumbrados al camino y a los pasos
se quedan solitarios
cual dos navíos naufragados,
ya sin la marcha esperada,
ya sin el sonido de las piedras.
Así,
persiste entre mi angustia la tristeza.



MIENTRAS SUSPIRAS

-Poema inédito, nueva antología

Emerges del silencio vestida de nostalgia,
y del melancólico manto con que se cubre el tiempo
van desprendiéndose los instantes que juntos dibujamos.
¡Y eres tú! mujer de piel de luna llena
la que ahora acorta la distancia
invadiendo los sentidos.

Ahora me recordarás quizás mientras suspiras,
¡ay! pasaste del llanto a la añoranza,
de la añoranza a la esperanza y después
a la resignación como último recurso.
Pero no hubo espacio en tu corazón para el olvido.

En la densa niebla del tiempo transcurrido
aún se adivinan los atardeceres:
nosotros tomados de la mano,
un solo asiento en el autobús para los dos,
un solo plato para la cena,
tus ojos mirándome tiernamente,
y la pasión de una juventud que se nos escapó.

Muchas fueron tus lágrimas, mujer.
Y aunque me esperabas sabías que no volvería,
que aquel vacío que en tus brazos yo dejaba
como el tiempo y la distancia también era interminable.
Yo guardé las mías, las apretujé en mi corazón
y por las noches se escapaban en avalanchas de sollozos
que me hundían en un insomnio demente y lastimoso.

Como antes, hace tanto tiempo ya,
rompías mi silencio con un beso dulce y un suspiro,
ahora lo llenas con tu recuerdo
y aferrada vives aquí en mi corazón.



EL ÚLTIMO SUSPIRO

-Poema inédito, nueva antología

De modo que te tragó la distancia.
Es como goma de mascar, se estira,
mientras te envuelve un manto de nostalgia.
Y dejaste una mujer que suspira,
hijos con ojos llenos de esperanza.

No sabes cómo, pero estás despierto,
persiguiendo un sueño -o quizás dormido,
crees estarlo- al escuchar el gemido
de aquellos que mueren en el desierto
abatidos por la sed y por el hambre.

Entre el cactus -soldado traicionero-
y el sol inclemente, asfixiante y duro,
tumban tus sueños, trizan tu futuro.
En el juego el horizonte es primero,
huye, se esconde, se acerca, se aleja...

Y aparecen de pronto los delirios,
aleteando van y vienen, enjambre
graznando muerte, penas y martirio
en tus ojos velados por el hambre.

¡Del alma se te escapa un alarido!

Al partir todos te desearon suerte,
la mujercita entre llantos y los niños,
entre risas, haciéndote cariños;
no vieron los coqueteos de la muerte
ni escucharán hoy la agonía de tu queja.

Erróneamente hay muchos que te llaman
Mojado con odio y con desprecio,
adjetivo vano, palabra rota...
Tus labios buscan agua y ¡ni una gota
que sacie ya la sed en tu garganta!

Mojado te nombró algún hombre necio
mientras mueres de sed bajo una planta
sin sombra ni hojas, armada de espinas.

Deja tus sueños, que te cubra el manto
de la noche profunda y aniñada.
Tus ojos se quedan ¡ay! sin más llanto
y el norte se hizo polvo, se hizo nada.

Pero duérmete en paz, hermano iluso,
lejos del suplicio de las esquinas,
la discriminación y del abuso,
del gringo explotador y la miseria.

Yo pido que duermas en paz hermano
desde mi oscuro porvenir incierto
pues tu último suspiro en el desierto
ya se quedó apretado aquí en mi mano.



INTENSAMENTE

-Poema inédito, nueva antología

Hoy que ha pasado el tiempo,
no la culpo por el manto de soledad
que su adiós me fue dejando.
Tampoco le reprocho
los silencios interminables
que me invaden el alma
cuando cerrando los ojos la recuerdo.
Ni es su culpa esta melancolía
que me rasguña la memoria
de aquellos instantes que juntos vivimos.

¡Ah, la cascada negra de su pelo entre mis manos!

En mis dedos aún conservo
el aroma de flores silvestres de su cuerpo
y la tersura de pétalos recién abiertos.

¡Hasta mí la traen los acentos del aire!
Escucho enloquecido la música de su voz,
la ternura susurrante en sus labios
y siento el calor de la copa de su vientre
que como una araña tejía madrugadas.

Hoy que ha pasado el tiempo,
intensamente, en cada latido la recuerdo
y la busco en el horizonte sinuoso de la memoria
y apenas consigo recordar sus estremecimientos;
sus párpados cerrándose tiernamente
como apresando los instantes y los sueños.


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s