s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mara Hermilda Chavarria
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
papeleriarosita@gmail.com
Biografia

MARÍA HERMILDA CHAVARRÍA LONDOÑO

Nacida en San Andrés de Cuerquia [Ant.], 1951. 
Licenciada en Español y Literatura e Idiomas extranjeros de la Universidad de Antioquia. 
Gran promotora de Arte y Cultura desde edad temprana.
Autora del Libro de poemas: VELEROS EN EL VIENTO. El cual fue presentado en la Habana Cuba en Pedagogía 99. Evento que se presenta cada dos años, reuniendo a más de 48 países de habla hispana

Con varias obra inéditas: Viaje hacia la nada, Tiempos maduros, Huellas perdidas y Leyes de la Naturaleza. 

Pertenece a varias tertulias literarias de la ciudad de Medellín: Tertulia Cultural del Cuarto Piso, Centro Literario Antioquia, Magia del Verso y pertenece a la Corporación de Mujeres Poetas de Antioquia. 

papeleriarosita@gmail.com

 

¿QUÉ ESPERAS?

Mientras huye la paz, muere la tierra
contaminan los mares y el plantío,
se debate la vida en loco hastío
y el malvado tan solo sueña en guerra.

El avaro que guarda, no se aterra
del que muere sin pan o por el frío
solo importa su afán de poderío
y la puerta al hermano siempre cierra.

¡Se deshilan los polos, que tormento!...
La hecatombe muy pronto llegará
y el planeta profiere su lamento.

¡Despertemos! Pues todo acabará
y en tus manos se encuentra el linimento
que del mundo, los odios sanará.

VENDAVALES DEL ALMA

Era un árbol que amaba la llanura
y temblaba de júbilo en el viento,
pero un día, celoso el firmamento
desató una tormenta de locura.

Y su tronco tan lleno de dulzura
lanzó un grito de trágico lamento,
porque un rayo con todo su portento
con su daga mortal tronchó su albura

Y quedé junto al árbol confundida,
preguntándole al cielo por mi suerte:
¡Si de barro yo soy, vana es mi vida!

Y sentí el vendaval mucho más fuerte
que yelaba mi sangre enardecida
y apagó mis antorchas con la muerte.

HIEDRA

Los efímeros sueños se quedaron dormidos
en la tibia hondonada que cubría la hiedra,
olvidados quedaron entre penas y olvidos
en la faz misteriosa de la impávida piedra.

Y la hiedra trepaba por mis locas quimeras,
encubriendo mi pecho de terribles dolores,
envolvió mis suspiros en ignotas esferas
y llenó mi existencia de infinitos temores.

La mudez de la noche se fundió en la pradera,
y la hiedra angustiada que cansada te espera,
me recuerda que fuiste el poema no escrito.

Moribunda entre gritos voy bajando la frente,
sobre lúgubres ramas de la hiedra indolente
que inyectó en mis entrañas el veneno maldito.

COBARDIA

Yo te amé sin medida, no sé cuánto
y hoy tan solo morir es lo que quiero
y no ser del amor el pordiosero
que mendiga tus besos y tu encanto.

Es por esa razón que sufro tanto
y maldigo mi sino traicionero,
que llenó de silencio mi sendero
y a mis horas de horrible desencanto.

Mientras cargo la cruz de mi destino,
por mi trágica senda sin alarde ,
tú dirás que mi amor es desatino.

Y al sentir la agonía de la tarde ,
en tu rostro apacible yo adivino ,
que perdí tu cariño por cobarde.

PASIÓN ETERNA

En el tálamo ardiente de tu pecho
voy contando mis besos con locura,
y tus manos me acunan con ternura,
entre sabanas blancas de tu lecho.

Son tus ojos palomas al acecho,
tus caricias se roban la dulzura,
de los versos henchidos de hermosura
que deshojo en tu pecho trecho a trecho.

Embriagada y orate por tu amor
como dos golondrinas sin aliento,
anidamos con trinos de candor…

Eres tu mi ilusión y mi portento,
me regalas perfumes sin temor
y te quedas prendido al pensamiento

Autora: María Hermilda Chavarria Londoño


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s