s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marta Antonia Sampedro
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia
En las horas de aburrimiento,
a mis hombres les da emocin
buscar entre las olas, botellas de mar.

Se encuentran muchas.
Tantas como voces apresadas
el vidrio pueda recoger en su vaco.

Pero hace das que no haba suerte.

Uno de los mensajes, deca:
'Te amo. Vuelve.'
No nos dimos por aludidos.
Slo el marino poeta,
que acerc a su pecho
las palabras
y ech una lgrima
por el Amor Muerto.

Otra, anunciaba:
'Tengo caracolas de oro.
Isla de Ricacholandia'.

El azar nos sonrea.
Todos corrimos a los mapas.

En ninguna parte figuraba
tal isla de la abundancia.

Broma pesada,
que a los pobres nos levanta
y a sentarnos en paz nos torna
agachando la mirada.

Rompimos el mensaje
de pura rabia.

As, una y otra botella,
donde pena, amor,
o ambas tragedias,
alguien echara al mar
como si ste odos tuviera
para los creyentes
[el mar slo escucha
a quien domina su lenguaje].

Mas hubo una botella,
que nos dio felicidad nocturna
y momentnea.
Qu felicidad no lo es.

No deca nada.

Al destaparla,
olimos su lquido mbar
y sus maduras algas.

Nos la bebimos.

Sorbos de esperanza.

La luna cuadrada estaba.

La mar, la sombra era
de nuestra casa,
ms distante, an,
que cualquier estrella
compaera.

Un huerto las aguas,
en su calma.

Las olas cobijaban
animales de carga,
aorada labranza.

Qu cantidad de palabras
guardaba.

Nadie pudo atraparlas.

Qu gran idea es
lanzar botellas al mar.

Aunque nadie te haga caso.
Aunque nadie sepa que existes,
que amas o penas
en las sedas, en las cuerdas...
Que allende el corazn
espere algo que no llega.

Qu gran idea es
lanzar botellas,
para marineros sedientos
por cambiar las horas
que se alejan.

'DESMEDIDAS'

La vida no es un invento
ni una manzana que golpea
una bombilla incandescente
ingeniera tcnica
o gentica,

la vida nos aprieta
es calzado ajustado
camisa de fuerza
corbata que ahoga
desierto sin oasis
barco sin velas
luceros que se alejan,

los das aparecen
de sorpresa en sorpresa
y sin amor somos piedra
o arena pisada
perros salvajes
o algodn renegrido
a tientas.

La vida es un recuerdo
que an no ha nacido
ni quiere nacer
por s mismo
y se enfrenta
con nosotros
jugando con los tiempos
nuevos o perdidos,

la vida es fuerza
molde de ilusin
persona fugaz
espacio para ella,
y a veces se desaloja
por derribo
ante la advertencia
de elegir muerto o vivo
y hacemos lo sentido.

En las hojas cadas
se aprende de la vida,
es de humanos comprobar
adnde se van
los esfuerzos de ventiscas
el curso de los ros vacos,
nunca se atina
o se desacierta,
la vida no tiene color
y no precisa retoques,
solamente empuje
intuida seal de veleta,
pasin o dolor que expresa
alguna ventaja puntual
que ha de tener
ser nada excepcional
y una vez se muera.

Parecer mentira
la verdad,
sta quimera
pero no importa,
somos co$3>$3>s sueltas,
nubes de estaciones,
guerreras intrpidas
o soldados rebeldes
desnudas de ideas,

en sus magias desmedidas
la vida es misterio
pensamiento y accin,
opciones de ternuras
y a veces nada ms
que instantes secretos
de las alas benditas,

sirva este adelanto
mientras ves
mi soliloquio de fantasmas,
que los poetas somos
rompecabezas o sombras,
alguien que perdiera la razn
la cinta mtrica
y se empee en pesar el mar
valorar la frialdad
de los polos opuestos,
diseamos amores
en vez de obligarnos a ser
vuelos sedientos
sin horizontes,

y as dormimos a solas,
clidamente solos,
al amparo del cartn completado
a desmedidas slabas
con puntos y final
casi siempre momentneos.

'A NOSOTROS
NO NOS MIRA NADIE'


Los dioses valen menos
que las banderas.

Yo expreso
que mienten quienes dicen ayunar,
para compensar la furia
que a los dioses provocan,
los pecados de los ateos
[qu dios adoran stos,
sino la osada objetiva,
subjetiva intuicin,
libertad, en definitiva].

Sin dioses no hay ley,
ms que la norma de ser honestos,
valientes, dbiles o sinceros,
sin miedo al pual eterno
y golpes de pecho
con transacciones de rezos.

Qu gua es para ti
encender velas a ciegas;
que a culpas tu frente rompa
un muro de piedra.
Tener alfombra o suelo,
lucir pauelo
o cabello al viento.
Lugar de exclamaciones;
considerar impurezas
clulas muertas.
Pasear estatuas espantadas
de dolor y tintada sangre.
Qu giro el sol y la luna tengan.

Ese pensar que te acechan dioses
para no matar, mentir, traicionar,
robar, ir por delante del pecado,
si al hacerlo te absuelve el rezo
a una figura sin existencia,
que no puede contestar.

A nosotros no nos mira nadie.
Slo el valor ajeno
si nuestras palabras
van por delante nuestro.
Un respeto por la vida
sin miedo al fuego o cielo.
Un acierto en la igualdad
de lneas, tierras, gneros.
Alimentos que nada digan
de tu dios,
del dios de otro
o de ninguno,
sino exterminar pobreza
usando lo que vemos,
sin ms premio
que alcanzarlo.

Los dioses valen menos
que las banderas,
[stas pierden
el miedo al gran ojo
y a los tronos en reserva,
y no entienden de rodillas
para conformarse].

Y los pasos de sus siervos,
libres del terror a su dios,
es su expresin
de si vale o no,
creerlos,
y que tomen cuerpo.

biografia:

Marta Antonia Sampedro
naci en Jan, Andaluca, Espaa, en 1.959. Denominada 'Poeta Obrera' por su compromiso social con Las Letras, tiene diversas publicaciones de Relato corto y de Poesa y Premios Literarios. 'Un corazn leonado y otros relatos', 'Das en Singapur', 'Cuadernos de Penlope', entre otras, es parte de su extensa obra literaria.

nubeletras@hotmail.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s