s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Leonardo PEREIRA MELENDEZ
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
Biografia
'Los deseos son ms preciosos cuando no pueden cumplirse'

Gelindo Casasola
[Udime, Italia, 1956-Mrida, Venezuela, 1980]

'La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida s que nos los roba muchas veces y definitivamente.'

Francois Mauriac
[1905-1970]

A mi hermano Luis Alberto Melndez Melndez,
en cuya mirada continuamente vea el reflejo puro y transparente de mis abuelos Papa Ch y Mama Teresa; era el hermano que desde pequeo siempre intent imitar-en vano- porque nunca disfrutar del buen prestigio de hombre noble y bueno que de l hizo el pueblo caroreo y quienes tuvieron el privilegio de conocerlo y tratarlo personalmente; como muchos mrtires annimos, mi hermano fue brutalmente asesinado el 18 de diciembre de 2008, y con l se enterraron todos mis sueos de opio.

UNA CONFESIN INNECESARIA

Entiendo que ningn poema o libro de poesa debe tener como preludio una aclaratoria. En principio porque la poesa no tiene explicacin alguna. Se escribe y punto. Se vive. Nada ms. Sin embargo, hoy quiero confesar, a corta pisa, porque me da la grandsima gana, que el ao pasado, esto es: en el 2008 conoc una linda joven la cual, obviamente, inspir parte de este poemario. Cuando casi lo conclua, una manos asesinas, despiadadas, cobardes, le quitaron la vida a mi hermano Luis Alberto Melndez Melndez; un ser humano que nunca en su vida hizo mal a nadie. En ese gran cuerpo siempre hubo un nio travieso. Juguetn. El egosmo, la envidia y la ingratitud de personas inescrupulosas y sin sentimientos, propiciaron ste macabro acontecimiento, que marc para siempre no solo mi vida sino la de toda mi familia. Por ello en este poemario, originalmente titulado Sueos de Opio, existe un nuevo elemento: la rabia, la impotencia, la tristeza. Bueno...finalmente, la existencia del hombre no es ms que sexo, muerte y vida. Lo dems es filosofa. Cosmologa. Es decir: mierda. Pura mierda.

Leopermel

Carora, 18 de Enero de 2009

-I-

Yo voy a morir en otro sitio
Donde t puedas cabalgar
mi orilla

-II-

Me quedar aqu en el monte
Echndote de menos
No ms luto
No ms noches sin ti

-III-

No hay pasos ni caminos
No hay olvido
Te quedas aqu
porque yo as lo quiero

-IV-

Mi temor no es cumplir la penitencia
No es necesario esculcar la llaga
Soy un animal efusivo de fcil
/amaestramiento

Creme
nadie dividir el espacio,
con tus perfectos glteos
/ en mis manos
esta noche el universo es mo

-V-

'Te acuerdas del primer beso que te di?
Cuntas veces te he dicho que te amo?
Cuntas veces he mirado tus ojos
y he muerto en ellos como la lluvia
/al amanecer?
Cuntas veces he nacido
en cada beso que tu boca besa mi boca?
De qu manera debo decirte que el amor
de mi vida eres t.Solamente t?'

-VI-

Camino tu cuerpo como nima trasnochada

-VII-

Tu boca es un paisaje histrico
Lo confirman tus ojos:
'profano paraso'

La ciudad en ti huele a silencio
Impdicamente
me descubro

-VIII-

El olvido
paradjicamente
explota en mis bolsillos

-IX-

No hay ms placer que t
No hay ms necesidad que t
No hay ms casa que t

Mi reino no tiene identidad

-X-

Desde aqu observo
los olvidos de la ciudad

Orgasmo puro

-XI-

A qu hora
la muerte duerme?

Exactamente qu rostro
es hoy?

Qu tan inmortal es Dios?

-XII-

Padre Mo
que ests en el Cielo

Santificadas sean las mujeres
que me amaron

Y dejaron mi cuerpo
Disperso
en t nombre

Ven a mi Reino
urdido de deseos
convierte mi tristeza
en el arcoiris de No

Has realidad el sueo del mendigo
Bendice los hijos que no conozco
Perdona mis pecados
Como yo perdono al que conduce

a mis hermanos a la miseria

Perdona mis fornicaciones
como yo perdono al Papa

que solo recibe en su departamento

Reyes y reinas
Prncipes y princesas
Morbosos borrachos de Alta

/Alcurnia

Y se conforma con saludar
desde 'el Papa Mvil'
a la muchedumbre que cree
en un mundo de igualdad

Padre Mo
que ests en el Cielo

Perdona mis pecados
No te s en los.

-XIII-

Mi locura es ancestral
Estoy condenado a vivir
/como un perro

Cada vez que entro a una iglesia
me cruzo de piernas y siempre
siempre
hay una ex novia apostada en la salida
que lascivamente me grita
'Es intil no hay salvacin para t alma'

-XIV-

Rancio es el olvido que agota mi sexo

Mi piel hiede a profundo

Nadie como t

humedeces la ciudad sintindome

La noche es fuego en Mene Grande

Soy un animal de fcil amaestramiento

Todo es cenizo en tu bosque

Duele este sosiego

'qudate sin distancias
acustate no temas abrir tu pecho'

-XV-

T cultiva la tierra siembra lluvias sobre mi desrtica Carora
Ensortijados espejos reflejan mis soledades
En ti encontr muerto el miedo de mi infancia
Oigo el silencio sembrado de Papa Ch
En tus ojos dejo mi campanario

Quin se llev mi crucifijo? Deja aqu tus duelos

Sinteme mujer
mira aqu adentro
Te debo mi resurreccin

Tuyos son mis sueos de opio

-XVI-

S que Carora te reclama pual escribo
Olvidas mi necesidad de loba?

Ahora soy verdugo ahora mismo

-XVII-

El sol quema como cada uno de tus besos
'Por qu la tristeza de ros en tu mirada?'

Yo he visto a Dios colgado de tus pechos
Slo un ser divino puede ser ngel y hombre
/en tus entraas

Tu pubis incendia
donde la despedida
cae de golpe

-XVIII-

Toma mi espritu tcalo
Por qu regresa mi culpa?
Por qu me duele el regreso?

Si disparo
Desaparecer el deseo?

-XIX-

Tus ojos se secan hasta aqu
'mntame otra vez,
breme
por dentro'

Habr perdn para mis pecados?

-XX-

En este juego slo yo pierdo
Me soslayo la piel en un vocablo
Qu hago con esta tentacin?

-XXI-

De tus manos he bebido el cliz del
/sacrificio

-XXII-

Celebro mi sobredosis de amargura
hoy soy un hombre sin risas
un andamio de silencios
una ciudad de monxidos espantos
soy infiel y leal, simultneamente,
adltero confeso
sin horarios de lluvias,
sin tanto pudores ftidos
un revolucionario de Cristo,
putsimamente proftico, a pesar de Nietzsche.

-XXIII-

Quiero recordar este momento
En fin quiero llevarme a Carora
pegado a m
el olor de tu mgico bosque

'tus ojos amor mo me llevan al trtaro
djame dormida en tus sueos'

-XXIV-

No estoy de humor para recoger recuerdos
Tampoco deseo hablar con nadie
No hay vastedad para el sosiego
Desde hoy s que nunca ms ser el mismo
S que el infierno me espera y nadie me har compaa
As que mejor
cuando amanezca
vender mi alma al mejor postor

-XXV-

Es un poco tarde para decirlo
T eres la amante que amo
La amante que amo hondamente
La amante que amo solitariamente

'Qu pensabas cuando hacamos el amor?'
-Que nunca te amar como la amo a ella

-XXVI-

Nadie como t besa mi muerte
bebe mis entraas
lame mi espada
con esos gemidos de perra en celo
bajo al pozo de los milagros
sediento por beber en tus manos mi traicin de fuego

-XXVII-

Me llevo el sabor de tu vientre
inconcluso a media sangre
Brbaros augurios me esperan
me esperan

Siempre ser un templario prisionero
Habr perdn para mis pecados?

-XXVIII-

Padre mo,
Te enteraste?
Mataron a mi hermano!
Me escuchas, Padre?
Padre, me escuchas?
Por qu no socorriste a mi hermano
cuando ms necesit de ti?
Sus gritos, su dolor
fueron excluidos
excluidos
de tu misericordia?

-XXIX-

Padre mo
te doy
la agona y los llantos de mi madre,
mi Cruz de pecador
a cambio de mi Fe perdida

-XXX-

Est de vuelo el olvido
La sangre de un mrtir perfuma la calle

biografia:
Leonardo PEREIRA MELENDEZ

Abogado. Especialista en Derecho Penal. Especialista en Derecho Procesal Penal. Especialista en Literatura Latinoamericana. Doctorado en Jurisprudencia. Autor de libros de poesas, ensayos literarios y de derecho procesal penal. Acadmico de Honor de la Academia Euroamericana de Lietartura, Arte y Filosofa.

leopermelcarora@yahoo.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s