s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Leandro Andrini
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia
Etimologas.

Nos dice un compaero que su madre le ense a compartir el pan.
Nos dice ese compaero que compartir el pan es ser compaero.
Nos pide ese compaero que en compaa de nuestros hermanos
aprendamos a compartir el pan, que es aprehender una lucha constante
entre el hambre y los que la tienen... Que los compaeros tienen hambre
y los otros tambin tienen hambre: hambre para dar y tienen
y traen garrote para justificar el hambre que reparten.
Nos dice ese compaero, que algunos otros se dicen compaeros,
y tambin nos dice que por el amor se distingue lo sincero.
Nos dice que el pan es sagrado, y la lucha por el pan es sagrada,
es reivindicacin de la vida, y nos canta una arenga carismtica,
del Cristo de los milagros de los peces y los panes, y nos da una palabra
para la lucha: compaero.

*****************************

Los aradores y la primavera.

Hay dispuestos un par de bueyes,
y unas rejas regias, las riendas y la mancera,
y a la espera unos campos majestuosos,
para que de la revuelta tierra
nazca venturoso el fruto de la vida.
El labranto aguarda anhelante
a la primavera, y a su misterioso estallido
de brotes y renuevos y retoos
que vivifican los manidos
colores que deja el invierno, y recuperan
las hojas que arranc el otoo.
El labranto aguarda anhelante
a la primavera, y a los aradores
que pisarn el suelo cantando
'Araremos los campos,
los campos araremos'.
Y los surcos sern abiertos por el soberbio
acero, y delatora la tierra parir al descubierto
unas lombrices sin piel que
el filoso pico de la gaviota
trozar en el vuelo incierto de su destino.
Y los aradores minarn los surcos
con la simiente que explotar germinal,
esparciendo las esquirlas florecientes,
de cuyo polen se construirn unos paneles de miel.
Y los bueyes arrastrarn el arado,
para que, de su fuerza bestial, se para el pan
que amasado en la maana matar el hambre
del maana; y el forcate hundido en la aspereza
terca de la insolente pradera desoxidar sus aos
de abandono como acicate de quien quiere volver
al fulgor de lo que supo ser.
Y el trabajo no se abate frente los recios hombres
que se llagan las manos para cantar
'Araremos los campos,
los campos araremos'.
Y los aradores minarn los surcos
con la simiente que explotar germinal,
esparciendo las esquirlas florecientes,
de cuyo polen se construirn unos paneles de miel.

*****************************

Cartas desde Utopa
[suspiros y suplicios de Toms Moro]

I

Aqu la vida es bien bonita!

Los nios suelen jugar a pedir
como supieron de aquellos que
habitaron este suelo antao.
Tienen las calles el perfume
de los azahares o de los jazmines,
y unas plazas del tamao
de aquella -y nuestra- esperanza.
Los arlequines tristes miran pasar,
la vida;
la vida que antes compraban
la beben ahora en el bar.
Unas abuelas tejen celosas,
tejen
contra el viento del tiempo
en que la morbosa acompasada, llegar,
lo saben
pero sonren: sus nietos viven.

Aqu la vida es bien bonita!

II

Me cuentan, o lo he visto que es lo mismo
porque la mentira no es usada,
que dos vicarios se besaban
en la boca antes de entrar al seminario.
Nada puede causar ms asombro.
el amor.
Hubo un tiempo y un mundo
plagados de miedos;
de la angustiante soledad humana de aquellos
que decidieron tener fe.
A Dios gracias, las vrgenes han
cedido a las cosquillas carnales, y ahora
vemos multiplicados los panes
en el mismo milagro de la vida.
Me han dicho, sin nimos de engaarme,
que en la desvalida villa los hombres
pasean sus recuerdos brindando con
buenos vinos, los que de sangre no han
sido hechos, sin caprichos de volver
a ser las mseras exequias que all vivieron.
Nada puede causar ms asombro...
La vida.

biografia:
Leandro Andrini

Argentina
Nacimiento: Pehuaj. Crecimiento: Francisco Madero, ahora La Plata. Y como todos, incierta espera haciendo vida entre tanto.

andrini@fisica.unlp.edu.ar

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s