s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Elizabeth Maria Gonzlez Altamirano
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia

ALMA LUNA

El alma y la luna
entre tus ojos pequeñitos
la sonrisa eterna de Pilar y Roland.

Eres una mezcla de dos continentes
eres el fruto alegre de la despedida triste.

Tus manos pequeñitas imagino lejanas
estirándose hacia mi y sin poder tocarlas.

Milagro de la vida, alegría esperanza
te vi en la estación aquella tan lejana
mis ojos se diluyeron en tu sonrisa inocente y clara
me arrodille a tu lado, tu no entendías nada
venia de lejos a mirar por tus ventanas
buscando los ojos de aquel que ya no estaba.

Sonreías distante mariposa halada
abrazos a tu alrededor, recuerdos, nostalgias
recorrí los silencios, te anide en mi alma.

Pequeña Alma Luna
mi lejana, mi amada
quédate en mi pecho acurrucada.

BAJO LA PUPILA GRIS

Bajo la pupila gris
de mis ojos adormilados
la imagen neutra
de un ave lejana
ausculta los latidos
de un corazón distante
mientras los naranjos
oscilan frutos a medio madurar.

Los aromas se contraen de espanto
frente a los silencios
que otrora fueron cantos de gaviotas
envueltos en el rumor de un mar cómplice
de cantos de esperanzas y sueños.

Bajo la pupila gris de mis ojos
otros ojos duermen sin piedad
me niegan las puestas de sol
retiran la mano
que antes me alzaba .

Pero obstinadamente aun le canto
al espacio que existe
entre su silencio y el mío
entre mi luna y sus soles
entre mi lluvia y sus flores.

MIS VIEJITOS

Anoche te vi a orillas de mis sueños
juntabas estrellas en tu pañuelo.

Sonreías mostrándome tus manos
cubiertas de destellos.

Ya no estabas encorvado
caminabas sin prisa, tu bastón estaba en el suelo.

Pude darme cuenta que eras feliz
mi madre estaba acariciando tu pelo.

Quise escuchar tu voz
pero tu sonrisa ocupaba todos los momentos.

Anoche te vi a orillas de mis sueños
me quede tranquila.

Mis viejitos se aman, a orillas de los cielos.

biografia:
Elizabeth Maria González Altamirano

Nací cuando los vientos se arremolinaban en las escaleras, cuando los niños se preparan en las quebradas, para sus competencias de volantines, con los niños del cerro de enfrente.
Heredé de mi madre el gusto por las letras; su hermano Miguel, dramaturgo, sembró en mí y en mis dos hermanos la capacidad de convertir en versos nuestras vivencias y sentimientos.
De mi padre heredé el gusto por el pescado frito, por la naturaleza y el placer que me provoca el olor a tierra mojada después de un día de lluvia.

Disfruto de los amigos que se atreven por medio de mis letras a hacer algún vuelo en aquellos momentos en que la rutina pretende aplastarlos.

Me gusta creer que soy una gaviota en un cuerpo de mujer.

inalmew@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s