s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Elizabeth Gonzlez Colmenares
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
Biografia

Niebla

Al cabo de los años,
Me rodea una gran niebla de la tormenta interior
Que reduce las cosas
A Una Sola Cosa
sin forma ni color.
En la vasta noche elemental,
Donde habita
esa nube que ayuda a Dios
a ejecutar Su Obra
el día lleno de la gente,
con sus pensamientos,
vivencias y recuerdos,
que es Su amor.

Alegraréme con Jerusalén
Mientras el hombre herido sufre, calla.
No hay momentos que no hayamos visto su agonía
tantas veces, la suya o la de otro;
es ir pensando en el reino
que está cargado
con TU aroma.
No hay momento que no aspire
Ver la ciudad plateada por la luz de la luna
Así dice el Señor: Yo he restituido a Zion, y moraré en medio de Jerusalén.

TETUÁN
RELATO DE UNA NOSTALGIA

Este libro es un encuentro con Tetuán de la mano de MGS príncipe de las letras sefardíes.

ELYZABETH GONZÁLEZ C.

En esta obra tenemos una cita con su ritual que es la reminiscencia. Con sus reliquias substancialmente autobiográficas. Es algo como un pastel de añoranzas. Al leer este libro no estamos ante la idea contemplativa del iluminado, sino la del empeñado en la batalla con la palabra. Y eso es tan imperioso en la formación de un individuo como el conocimiento organizado, recordándonos que pensamiento y vida son vasos comunicantes, pensar es respirar.
Este intelectual se entrega a partes iguales al razonamiento crítico de la
Al abrir este libro nos encontramos con un breve bosquejo de la ciudad, además de temas sugestivos como la cábala o el misticismo y el Libro del Zohar o libro del esplendor de gran importancia porque es una guía en cada circunstancia de nuestra vida, la sedacá ayuda al prójimo, la haquetía y supertisciones y otros igualmente ilustrativos.
Seguía el misticismo que alentó toda su vida: Lo que pasa adentro parece que sucediera afuera.
Garzón tiene un gran fuego en su alma y algunos se acercan a calentarse, y los que pasan sólo advierten un poco de humo en lo alto, por la chimenea, y siguen su camino. Entonces trata de justificar, desde lo más hondo, su dedicación a la escritura, que es, también apostolado. Trata de compartir la última palabra de lo que dicen los acontecimientos más serios, y ve a Dios allí dentro. Alguien lo ha escrito o dicho en un libro y alguien en un cuadro. Y , siempre seguirá en rebeldía.
Moisés Garzón es un escritor que se moviliza con profundidad en los más diversos terrenos. Nos muestra las relaciones del lenguaje y el mundo, desde un personaje como conciencia mediadora [es en Garzón una aventura de espíritu].
De allí la consecuencia $3>física de su trabajo poético; aquí vemos la imagen como acto y sentido, como poder y placer.

La facultad que tiene para tratar con igual propiedad el antisemitismo y de su eterna nostalgia por Tetuán. Para él todo posee valor para investigar, ahí aparecen su carisma y su conocimiento; seductor como ningún otro, que ha logrado prestarle algo de etéreo, de impalpable, de encaje a cualquier cosa, incluso al más espinoso razonamiento. Pues todo en él está convertido por una danza de descubrimientos centelleantes.
Y no puedo dejar de mencionar ese hermoso poema “ AÑORANZA DE TETUÁN”
Buscaba el jardín la rosa
Sin saber que la tenía.
Me fui por los caminos torturados.
Desflorando pétalos marchitos,
Recordando los secretos de tus tardes.
Gratamente nos encontramos con el epílogo poético en el cual nos evoca la convivencia tolerante y respetuosa de las diferencias, concordia feliz que siempre debemos poner de relieve:
Dia de Levante de J. Barceló
Sobre el Gorgues extiende el viento de levante
Un velo neblinoso. Navegan nubes bajas
En el cielo incoloro. Hay un vuelo de grajas
Por los campos que empapa una lluvia constante.
La vida es nuestra, vale decir el corazón, los sueños, la tierra, igualmente el sol y el viento. Este es un libro escrito con amor; por un escritor enamorado que con devoción de adolescente cuida una imagen para vivir de su fuego.
A través de su poesía vivimos la experiencia de lo sagrado, que es echar fuera lo interior y recóndito, un exponer las entrañas. Lo demoníaco, nos dicen los mitos, surge del centro de la tierra. Es una revelación de lo escondido. Al mismo tiempo, toda aparición envuelve una ruptura del tiempo o del espacio: La tierra, el tiempo se parte; por la abertura o herida vemos “ el otro lado ” del ser. El vapor surge de este abrirse del mundo en dos e instruirnos que la creación se sostiene en un abismo.
Otros elementos se transforman en expresiones de su forma luminosa, apariencia solar o salvadora.
En suma, a través de una purga o purificación los elementos de la experiencia se desprenden de la figura de Dios y preparan la llegada de la ética religiosa.
Gran parte de este artículo, no sé si es una orla o arquitrabe, he venido utilizando una suerte de entradas en el idioma con mecanismos especiales licencias en el artificio, una especie de geografía sentimental”, y no para referirme a las cosas que duelen en el corazón, según dice la gente, sino para indicar sobre un doble malestar del recuerdo y la presencia de la realidad, esa “unión de los contrarios” de que hablaba Breton, la desesperada lucha porque lo misterioso se junte a lo tangible y así lo alto y lo bajo dejen de ser percibidos como desiguales, ese punto del espíritu , la memoria y el presente, donde lo claro y lo oscuro, se juntan para nuestro malestar o para nuestro regocijo. Esa es la suerte extraña de la gran poesía que no está hecha para divertir, sino para sembrar la subversión en el espíritu, según quería Rimbaud y Lautreamont. O la dolencia del alma que advirtió Nerval antes de colgarse de un farol. O los juegos únicos y sincrónicos, de adentro hacia fuera, que practicaba Joyce. O la necesidad de morirse un jueves con aguacero que proclama Vallejo. Es decir, la poesía quiere 1contenerlo todo, es la resucitación de la unidad perdida, como el sacrificio de Mayakovsky o la luz triste y débil que nos acongoja todas las tardes.
Gracias por la sintonía. Esto prueba que ciertas comunicaciones secretas pueden llegar a los huesos. Eso es lo que pretendemos en este espacio. En alguna parte decíamos – me meto en el plural porque veo que hay sintonía – en ese dejarse ir en un distante resplandor de las nubes, por el sonar de las hojas, por las partes más inesperadas de las cornisas y los cerros, por lo recuerdos persistentes y fugases, por esa envolvente cosa de la infancia, entre agradable y brumosa que nos aprieta el alma a la hora de levantarnos o ciertas noches implacables que vienen con nubes, pájaros y no nos dejan dormir.
Este libro está lleno de poesía, sueño y libertad. Moisés Garzón nos enseña la noble función de la poesía: Traer lo alado al infierno.
Sostener con gallardía nuestro paisaje. Elevar las candelas de lo desconocido y Blandir el lenguaje más que una bandera.

LA MARCHA DEL SILENCIO

Paz , era la matrona del pueblo, por las tardes descansaba un rato luego de sus actividades y ese día la visitaron unos estudiantes para avisarle de la movilización que había en la ciudad, la ciudad del silencio, como la quería su Emperador, recién elevado al trono; y que todo lo miraba a través de un agujero, el agujero de la provocación, de la violencia y de la muerte.
¿ Cuánta gente podría preguntarse de dónde vendría? ¿ Quienes serían sus descendientes? ¿ Sería un Emperador de pacotilla? Un Emperador sostenido por los cañones y los fusiles? Solamente Dios lo sabe.
Paz, tenía una casa muy antigua, muy especial, elaborada con manos y pensamientos amorosos.
La casa la imaginó para que fuera como una madre que abriga a sus hijos, donde vivieron alojados sus antepasados.
Ese círculo se extendió, hasta llegar un poco más allá y albergar no sólo su familia y amigos.
La estancia en aquella casa se había llegado a convertir en algo que un visitante siempre buscaba conseguir y casi descubría.
En una de las esquinas de la casa se encontraba un corredor que se dejaba invadir por el resplandeciente sol y desde la casa se divisaba a lo lejos las montañas del estado Yaracuy, la tierra de María Lionza.
Su marido iba de vez en cuando a verla en su casa, pues trabajaba en la capital.
Ella sola había levantado tres generaciones. Ella sola se encargaba ahora del cuidado de la casa. ¡Pendiente siempre de la cocina!
Hasta un día que le empezaron a crujirle los huesos. Su marido le decía : ¡ Son tonterías tuyas! tú no te puedes enfermar. “ tú naciste para hacer historia en este pueblo”.
Pero Paz pensaba \' Lo que le conviene es que yo esté en la casa, acabándome como antes\'. Preocupada por la gravedad de su mamá le comentaba a Demetrio, su marido:“ el tiempo cambia para todo el mundo menos para nosotros que seguimos como en el tiempo de María Castaña”.
Y le decía a Demetrio: ¡Todavía me hace falta mi hijo! ¡Aquél que me robó esa mala mujer! Que se había hecho pasar por mi amiga. Fingiendo, un día me dijo que vivía en un lugar y, cuando la fui a buscar desgarrada y desesperada al presentir lo peor, supe que se había mudado y mi hija Vestalia se quedó sin hermano y yo me quedé sin hijo ¡Y me cansé de buscar y que tu no seguiste buscando!. Aquél que recuerdo cada vez, pensando ¿Cómo será? ¿Estará vivo todavía? ¿Habrán hecho negocios con él? ¡Me llevaré esa pregunta hasta la tumba!. Demetrio! exclamó Paz : Mi mamá me dijo: ¡Coméntale a tu hija que tiene un hermano perdido no sea que se conozcan y se enamoren! ¡Mientras uno esté vivo puede pasar cualquier cosa!.
Te lo digo porque me puedo morir pronto. Esa semana, efectivamente, acabaría enterrando a su mamá Seledonia, quien había nacido en Duaca en un lugar donde según contaba Seledonia se ascendía poco a poco como para irse amoldando al cambio de temperatura. Era frío y se daban muchos cultivos de papas, fresas y otras hortalizas pero la mejor siembra era la atención que ofrecía la quietud. Con su hospitalidad, esa tierra era como un refugio para los visitantes pues eran ideales para pasar un agradable día de campo.
Paz tuvo tres hijas que heredaron un corazón enfermo de odio y nunca supo de quien. Una mañana se atrevieron a discutir porque la abuela le había dejado la casa a la menor de sus nietas, la más bonita, que según ella decía a menudo era la que siempre estaba pendiente de Paz.
Esa misma mañana llegó su hija Ana Teresa, quien iba a llevar comida a un conuco muy lejano donde estaba la casa en que vivía.
Entonces entró en la casa de una amiga.
En ese momento sintió un fuerte martillazo en la sien derecha y perdió el conocimiento. Luego continuaría montaña arriba con la comida para su marido, lo cierto es que había un gran verano y no se cosechaba nada en los campos. Solamente allá en ese monte encantado.
Cuenta Ana Teresa que había caraotas de todas clases, unas floreando y otras madurando en la mata entre verde y hechas. Junto a un gran conuco con tres clases de cosechas de maíz para pilar y otro que se estaba comenzando a madurar para hacer cachapas.
Volvió y no encontró nada. Sólo recuerdos.
En ese momento Paz logró revolver su pasado con su presente y sus hijas no entendieron ni lo que decía ni lo que sentía .
Paz sufrió ataques despiadados por parte de sus hijas , casi como una profanación de la casa donde vivió hasta ese día su mamá y seguro que su cadáver estaría caliente aún en la tumba.
Días después, de manera desesperada, ella tuvo que llamar al padre Ángel, el cura del pueblo desde hacía cuarenta años; quien era español y acababa de llegar a su casa y lo hizo entrar en su cuarto para que lo regara con agua bendita. En ese momento lo confundió con su hijo perdido.
Después pasó a una salita donde sus tres hijas colgaban sus hamacas cuando les tocaba dormir allá.
Luego cuando ya no escuchó más sus pasos en la calle, cerró bien el gran portón del caserón. Y se enfrentó sola con su destino.
Nunca como esa vez había tenido conciencia plena de la magnitud y tamaño del drama que le tocaría vivir.
Lloró por la muerte de su mamá, por su soledad.
Pero la misma Paz, le pidió a Seledonia ese día tener la sabiduría para enderezar la situación. Posteriormente se durmió sin saber lo que vendría.
El día siguiente ella lo pasó como si fuera un sueño: recodaba que en esa misma casa, donde Seledonia había estado hasta ayer diciendo: cómo hacer las cosas para conservar las matas de plátano, cambur, naranjas y los pájaros. Para los que vengan.
Demetrio, al día siguiente, después de una noche de malos sueños le comentó a su mujer, el martes en la tarde al finalizar mi última entrevista telefónica, acerca de un periódico nuevo que iba a salir para ver si lograba ser jefe de información. Más tarde me sentí cansado y mareado decidí irme a la casa para escribir, pero luego sentí náuseas y me sentí agotado.
Sin ninguna duda, se trataba de esa gripe mata gente, me pasé la noche en vela torturado por un dolor de estómago insufrible para decirle finalmente a Paz \'he venido observando cambios en nuestro país impresionantes, las tensiones sociales han tomado un giro violento y decenas de miles de ciudadanos se han lanzado a las calles, acuden en tropel a las plazas cuando los llaman para marchar, un torneo de marchas y contramarchas convocando movilizaciones por aquí y por allá, creando un gran caos, produciéndose motines en gran escala en el centro de la capital, donde mueren estudiantes y policías, para luego hacer otro día la \'marcha de las antorchas\' que fue todo un espectáculo de luz y emoción, pues no se sabía de dónde venía tanta gente.
Después, otros centenares de miles de personas se dieron cita desde varios puntos de la capital para expresar su apoyo a los medios de comunicación y a la libertad de expresión motivado por el cierre del canal televisivo que tenía 53 años en el aire haciendo historia , vimos periodistas, marinos mercantes, actores, dueños de periódicos, de televisoras y radioemisoras.
No se dejó esperar un hecho sin precedentes como fue la reacción de las universidades de todo el país, los estudiantes marcharon de manera cívica y pacífica; sin embargo, tuvieron que enfrentarse a las fuerzas policiales del gobierno ; y a las provocaciones de las hordas y quinta columnas del régimen. Acciones que recuerdan a los espejos rotos, conservando la distancia, de los tiempos del nazi-facismo.
Nuestra protagonista decía: El hombre quiere borrar la historia y escribirla de nuevo y no puede ser; la historia es referencia e identidad y hay que escribirla para que no se repitan los errores.
Paz, manifestó en ese instante que los pensadores de derecha sólo pueden engañarse una vez, mientras la izquierda puede caer en graves errores y conservar incólume su influencia. El gran problema ahora no es contra quien se lucha, sino contra quien no se lucha; se preocupan más de los errores de los demócratas que los delirios de todos los autócratas.
Podría uno preguntarse:
¿ Dónde está la conciencia del mundo? porque la opinión pública mundial pretendía que el pueblo que da tierra por paz, se quedase inmovilizado ante los ataques terroristas.
Nuestra protagonista le dijo en ese momento:
Este es un país dueño de una naturaleza maravillosa. Poseedor de una flora y fauna riquísimas, dueño del salto de agua más elevado del mundo y de uno de los cinco ríos más caudalosos de toda la tierra.
Con un río, amo de un relámpago que iluminaba las noches de un lago con las playas más bellas realzadas por un sol gigantesco de prístino dorado, que albergaba célebres castillos testigos de su historia. ¡Aquí cabemos todos!
Demetrio prosiguió contando; cuando llegó la policía una vez, entró con mangueras de agua y gases lacrimógenos.
Una vez más el jefe indio, el Capitán de la oscuridad atizaría los ánimos con propaganda, afinando su puntería a través de movilizaciones de calle para crear confusión, acciones militares o maniobras diplomáticas. En su afán de \'comenzar de cero\' ha seguido una estrategia, a cada paso arranca una campaña propagandística en la que hace hincapié en las injusticias que se han cometido contra el pueblo. Durante las recientes confrontaciones violentas que se habían sucedido entre los opositores, los llamados círculos del terror y la policía, la televisión ha proyectado películas de archivo alusivas a las dictaduras cruentas y su consiguiente devastación, para luego mostrar una video cinta que mostraba al Jefe indio dándole la mano al hermano llamado Hasam .
Este personaje inspira indignación a muchos por sus amenazas disfrazadas de habilidades tácticas cuando en sus cadenas vocifera su plan para aplastar a sus adversarios, obcecado por su idea de perpetuarse en el poder. No hace ninguna concesión; pretendiendo siempre a toda costa que los demás acepten sus pretensiones.
La gente había vislumbrando todas sus cadenas como una obra de teatro; mostrando su revés y, la dicotomía y la contradicción de su personalidad tratando con más ahínco de dar a conocer su urgencia de hacer verdad sus fantasías y, aún más grave de imponerlas a la realidad del país.
Ya que aparecía por entregas el otro jefe indio, es decir como si se fuera posesionando el lado oscuro de este personaje que mostraba su lado primitivo o siniestro cada vez más. No es asombroso que el pueblo sacrificado de ese país reaccionara con la violencia de lo reprimido, salvándose de la exclusión. Aunque estupefacto, sin entender casi nada, convertido en observador, pero bien informado.
Sus habitantes se sentían como listos para un largo entrenamiento, por momentos pensaron que se habían salido del infierno los diablos colorados. Imagínate Paz, ya ha pasado un año de protestas, a veces me imaginaba salir de una arboleda, recreándome viendo unas siembras inocentes bajo la vigilancia de soldados armados hasta los tuétanos, viendo incluso como un día tumbaban a una señora que hablaba contra el gobierno y le ponían su silla de ruedas de sombrero.
De pronto alguien comenzó a retroceder resbalando torpemente sobre unos escalones de cemento.
Amaneció un día en que todas las puertas y ventanas de las casas, todos los ojos de buey y las celosías se hubiesen volteado hacia un puente con expectación tan grande que deformaba los rostros humanos.
Las esquinas y los techos estiraban los aleros cuando esto acontecía, las mujeres embarazadas se llevaban las manos al vientre y se escuchaban gritos sin sentido.
Hasta se congregó un caudal de millón y medio de personas una vez como un gran y sobrecogedor río humano, con el único norte de lograr que la paz y la justicia habitaran en las calles de la patria. Demetrio cavilaba mientras le relataba a Paz todo lo que sentía en su mundo interior. Recordaba cuando escribieron canciones para aliviar el profundo pesar que dejara la muerte de valiosos hermanos que dieron sus vidas por nosotros.
Porque no es posible que este país esté dividido, le hervía la sangre al sentir un país con barreras raciales, ahora se había convertido en una tierra de odios y se preguntaba si todo ello se debía al discurso de intolerancia pronunciado por el jefe de la tribu. La cabeza le daba vueltas y lleno de presentimientos no veía la hora en que terminara todo este drama
Seguidamente, siguieron varias demostraciones de cansancio que sólo sirvieron para renovar los ánimos, pero los opositores al gobierno no proponían otra alternativa que un serio compromiso con la democracia.
La hambruna que vive la gente es notable por todas partes. Nunca habíamos visto \'gato comiendo gato, ni perro comiendo perro\'.
Recordaba Demetrio que los problemas del país le llegaban al corazón mientras comentaba que éstos comenzaron con la bonanza petrolera pero advertía que el gran Piache había desatado una violencia tal que el más pendejo decía \' sálvese quien pueda\' rememorando otra frase presidencial de los sesenta \' dispare primero y averigüe después \'
Amanecía en el tiempo de los fantasmas mientras el sol canicular asomaba al mediodía y en el atardecer mortesino volvíamos a la misma historia.
Recorrer la ciudad, decía Demetrio,era más difícil que\' matar un burro a pellizcos\'. Por eso prefería pensarlo dos veces. Pues la ciudad que había conocido ya no era la misma. Sus viejos amigos desandaban los pasos de la muerte, pues la criminalidad se había convertido en el pan de cada día.
Hablaba del país cuando las ganancias llenaron las arcas del Estado y el presidente de turno nacionalizó el petróleo, la industria minera y expandió los sectores eléctrico, petroquímico y las telecomunicaciones y se crearon monopolios estatales para comercializar cacao y café.
El gobierno construyó presas, plantas petroquímicas, ingenios azucareros, escuelas y hospitales, compró barcos y aviones.
La banca extranjera otorgó créditos rápidos, que cobraría en pocos años con la certeza de que el alza del precio del petróleo se mantendría. Ahora no se construía nada en medio de esta voluntad destructiva en otra bonanza petrolera.
Nadie podría imaginarse que los pobladores de esa bella ciudad cantada por poetas y acunada por la gloria, llegara a convertirse en un estercolero.
Lo insólito de todo esto, es que el llamado jefe indio y sus acólitos piensen que vivimos en el mar de la felicidad y que cien años sería poco para la revolución bonita. Comentó Demetrio nuevamente \'que esperanza pal que siembra cocos\' La tentación de poder ha sido muy grande para el jefe indio.
Demetrio le dijo a Paz :al Museo Militar, otrora fortaleza, ahora están tratando de convertirlo en centro de entrenamiento de los más violentos afectos al régimen.
Mientras el Jefe ha comenzado a sentirse preso en los hilos de su propia trampa por la realidad que ya no es feliz, porque se ha ido tornando unas veces trágica, extraviada y vergonzosa por no haber superado su indigestión de ideas y lecturas tanto que comenzaba a andar por su Palacio, apoyándose con espaldares de sillas, barandas para asomarse al patio de honor. Sintiendo la ausencia de generales, guardias y seguidores comenzó a buscar hombres quizás para construir un nuevo palacio, soñaba que tenía centenares de hombres trabajando en las entrañas de su imaginación a punta de fusil como ha querido llevar el país a pesar de recordar frecuentemente la grandiosa consigna de la revolución francesa \'Liberté, Egalité y Fraternité\', para convertirlo en otra cosa, puesto que había inventado ya unos gallineros verticales para impulsar el desarrollo. Más tarde hizo instalar a unos \'babalaos\' para sus sesiones de magia negra, además de llenar aquel recinto de gallinas negras, gallinas cluecas, chivos y conejos en un salón regiamente decorado con espejos y columnas fragmentados. Para luego hacer una rueda de prensa y decir que en varios rincones del Palacio le habían colocado chupacabras por sugerencias de un General quien aseguraba que había reencarnado varias veces y se metía en el mar Caribe, de una isla dentro de una urna a las doce de la noche para así concentrar poder.
Ha seguido trasnochado con la idea de crear una fuerza aérea en el continente, Demetrio se preguntaba ¿ Cómo sería levantarse cada día con otro ser invisible que se alimenta con él, que vive con él bajo el mismo techo?. Apareciendo como consecuencia del mito de Narciso.
Porque seguro tendrá muchos espejos para verse todos los trajes hechos a su medida, por Tarmani, porque los usa según la ocasión y según su cambio de opinión o de constitución, ya que resultó ser trampe-l\' oeil [ Trampa de ojo ] para él y para los demás.
Paz, opinaba que cuando se deja al juicio del hombre la decisión sobre el “ bien y el mal “ el hombre se puede convertir en un santo o en un demonio.
Por los momentos, confiemos plenamente en Dios quien nos dará la completa redención.
Mientras, en los días sucesivos los niños de la calle no tenían casa, ni ropa, ni comida, la preocupación social no ha venido acompañada de hechos tangibles, pareciendo la mayoría de las veces que buscan lo contrario de lo que vociferan, 0exaltando la eliminación de la pobreza, pero con resultados decepcionantes, en las noches la policía los deja dormir en una plaza que a veces parecía una montaña de basura y ellos la han dejado bastante limpia.
La capital resulta un campo de batalla donde la miseria se pelea palmo a palmo cada centímetro de la ciudad, pues ciertamente hay personas que no duermen hurgando en la basura y entre buhoneros de 24 horas en las avenidas.
En vez de pensar en salud y educación para estar así, ante un buen comienzo, pero no es ese camino que el Jefe quiere seguir. Debo mencionar, viendo todo esto, la dictadura que sufrió el país hasta el año 36, para darle paso a un gobierno de transición encabezado por un presidente que se recortó el período presidencial y lamentablemente no logró su sueño de país.
Luego vendría el reformista Medina Angarita desplazado del poder por los militares con el partido blanco.
Me gustaría seguir relatando esta historia para hablar de la dictadura que vino después y la democracia cuarentona que intentó barrer el Gran Piache.
Prefiero entonces ver de cerca, muy de cerca lo emblemático de la ciudad con su pesadilla de mugre que va cubriendo el asfalto donde la muchedumbre se convierte en una masa informe. Gran parte de ella tratando de sobrevivir al hambre, al sol y la lluvia.
¡ Qué pesadilla! se decía Demetrio, mientas una mujer andrajosa pedía para comer como tantas miles que se movilizan todos los días. Y extrañaba la empresa petrolera que había generado el ochenta por ciento de las exportaciones de ese país tenía treinta y tres mil empleados, debido al apoyo que otorgó a la investigación y al desarrollo.
Ahora habría que esperar si el Piache oiría los consejos sobre economía para ver si sale de ese infierno.
La incertidumbre venía rodando como bola de nieve, como si regresara al mundo la peste negra que enterró a medio mundo.
Los pobladores se las ingeniaban para lograr su subsistencia y Demetrio se preguntaba:
¿ Qué maldición le habría caído a este país?
Podríamos hablar hasta de la maldición gitana. Todo esto le causaba una gran rabia. Y no dejaba de pensar que muchos eran los culpables de esta pesadilla.
Paz, le asomó un sueño que había tenido la noche anterior: Donde le decían que solamente un Ángel del cielo podría ayudar.
En el espacio sideral se oyó un grito conmovedor: El mundo se conmueve cuando tiene que escribir en poesía las muertes de seres inocentes víctimas del terrorismo. Y de seguidas se abrió un silencio que recorrió la tierra y los mundos planetarios. Todo esto envuelve la pasión del hombre que se proyecta desde el pasado, el presente y hacia el futuro.
Habría necesidad de un gran acuerdo nacional para enrumbar el país.
Y efectivamente un día apareció.
Entonces comenzó a volar encima de todos los países Diciendo para sus adentros ¡ Cómo quisiera yo ir! En eso Dios lo miró con suspicacia, pues nuestro Ángel se había quedado como en una especie de trance, por todo lo que iba viendo a su paso.
Dios propuso esa mañana enviar una carta de reconocimiento a los países que habían cumplido sus mandamientos. Diciéndole a nuestro Ángel:
Aquí estamos pendientes de los enfermos terminales abandonados y las madres abandonadas.
Sin olvidar las indiscutibles hazañas en el campo de batalla con los indomables y valientes guerreros que participaron en nuestra gesta de independencia, buscando así restos de hidalguía en las mentes y en los corazones.
¡Pero todo esto fue un sueño, Demetrio! Ahora lo que nos queda es leer el Eclesiastés: Para entender de verdad que hay tiempo para todo mientras estemos vivos. Estos cambios, dijo Demetrio, no los verá Seledonia, querida Paz, y por primera vez sintió un cambio en su corazón, experimentando una visión nueva de la vida.
En ese momento abrió el balcón y vio una pequeña llovizna, que le hizo recordar a la abuela Seledonia porque ella la llamaba cabañuelas.
Ya no pensaba en ella como su suegra, sino como el marido de su hija a la que se debía por entero.
Sentía como había malgastado su tiempo al no compartirlo más plenamente con Paz y pensaba: A la gente hay que decirle cuánto se le quiere mientras tengan vida; porque cuando se muere ya no tiene sentido.
Por eso debo acompañarla a pasar este trago amargo.
Siempre faltan cosas por expresarle a la persona amada y nunca le decimos todo lo que le tenemos que decir a esa persona.
Paz para darse ánimo comenzó a decirle a Demetrio: menos mal que me gusta ver florecer las sonrisas en el rostro de las personas.
Me acostumbré a soñar despierta para así poder volar sobre las cimas y los arroyos, he montado briosos corceles en alas del viento, siempre debemos tener fe en la vida, aunque estemos sometidos a pruebas.
Pero sobre todo recordaba muy frecuentemente las siembras que admiraba con su mamá, cuando iba con ella para esos campos y observaba tantas flores silvestres, conjuntamente con la inmensidad de las montañas, con su colorido verdaderamente muy intenso. También pensaba en la grandeza de nuestros ríos llenos de vida y luz.
Pero ahora me tocaba pensar en la inmensidad de mi soledad. Paz decía: “ cuando ya no es factible pasear por los campos de la naturaleza, viajamos por los espacios del pensamiento y la literatura”.
Recuerdo cuando pasábamos por esas haciendas de café tan bellas, ese que luego se convertía en un exquisito incienso al tostarse. Se ponía a secar antes de pilarlo o trillarlo, porque los ricos eran quienes lo ponían a solear en pisos de ladrillos y cuando estaba seco lo llevaban a la trilla; los pobres lo ponían entre tanto, en el suelo o lo pilaban en un pilón de madera, luego se le quitaba la concha, lo escogían y salía el de piquito y el de flor entero y bonito, de primera para finalmente tostarlo y venderlo.
Rememoraba los sembradíos, donde apreciaban el cambio de luces que se producían en un mismo día.
Las plantaciones iban tomando aspectos nuevos; a la distancia las hojas grandes parecía que empezaban a girar unas entorno a otras.
Había también muchas quebradas y ríos que atravesaban esos bosques tan bellos donde también vivían los cochinos de monte, un puerco espín y una danta.
Yo siempre evoco, todo ese conjunto de elementos con los cuales estuve relacionada muy estrechamente, tratando de no sucumbir ante esa fuerza de la naturaleza; buscando siempre de adaptarme a las condiciones del medio donde estábamos.
Una mañana, muy temprano; Demetrio explicaba las diferencias que se habían originado en el seno del poder por los llamados partidos del gobierno ante el anuncio de su jefe de crear un solo partido.
“ Al que llamaban por ahora”. Quien a base de petrodólares tiene la anuencia de varios presidentes latinoamericanos tanto que lo apodan el “ Santa Claus de la región, quien ha aplicado el

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s