s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Santos Vergara
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia
[Poema en prosa]
EL RBOL

Busquemos un rbol, mi amor, y en la frescura de su sombra dejemos reposar la vida. Dejemos que el verano nos aceche con su torbellino de luz y de pjaros enloquecidos, Dejemos que nuestro sueo tenga ngeles verdes y melodas de chicharras en la siesta. Nadie ni nada podr despertarnos. Seremos dos racimos de agua palpitante, corazones tocando el cielo bajo la espesura del ramaje.
Afuera, la sed ir abriendo grietas leves en la tierra y una lagartija fundir su piel bajo las llamaradas del sol. Lejos, la muerte cruzar el horizonte con su esqueleto de sal. Pero nada podr despertarnos. Solo la fiesta silenciosa de las hojas ser el nido de nuestra felicidad.
Luego, con los ojos lastimados de tanta claridad, veremos acercarse la tarde y la paz volviendo al mundo. Entonces, con las manos entrelazadas y baados de sombra nueva, regresaremos lentamente al pueblo.

MIEDO

Un nio ha quedado solo, sentado en el cordn de la vereda. Tiene los codos apoyados sobre sus rodillas y con las palmas de sus manos sostiene la desolacin de su rostro. Junto a l llora un rbol de hojas livianas, y por el fondo crece la tristeza de un cerro en la intemperie. Hay una sensacin de que todos se han ido dnde?. El nio mira la calle larga y puede ver en la distancia a la multitud que se aleja llevando carros cargados de ropas y animales. Es intil; su llanto ya no puede alcanzarlos.
Quisiera huir de este sueo pero s que del otro lado de su dimensin est mi dolor verdadero. Quizs me despierte en la celda de un convento amarillo, con galeras llenas de sombras, y mire por esta misma ventana un cerro y un rbol que llora, y sepa entonces que he quedado definitivamente solo.

EL PUENTE

Bast una palabra y toda la luz de tu paisaje se encendi dentro de mi sueo. Vi tus cerros de verdor incomparable trepando la amplitud del cielo, vi tus ros de aguas transparentes y musicales invadiendo las piedras de la memoria, vi los rostros y las manos infantiles que dibujaban un adis desde el patio de la vida, vi los abismos del vrtigo en los bordes del camino por donde iba nuestra felicidad sonriendo entre los dos. Todo eso vi en un tiempo que luego fue un instante, y un olvido. Ahora no basta tu silencio para romper el puente que cada noche me lleva hasta el umbral de tu mundo, como un pecador arrepentido. No me basta el puente.

Santos Vergara

biografia:
Santos Vergara
Noticia biogrfica


Santos Vergara naci en San Ramn de la Nueva Orn en 1955 y egres como Profesor en Letras de la U.N.Sa. Sede Regional Orn en 1985. En ese mismo ao publica Las ausencias [cuentos]. Artista plstico, realiz numerosas exposiciones de sus dibujos y pinturas, ilustr libros y revistas de Orn y construy junto a Damin Cortez las esculturas Monumento al aborigen [plaza Santa Marta], Mariano Moreno [plaza homnima] y Hombre americano [Escuela Patrn Costas]. Fund en 1982 el Grupo Vocacin de Orn que por 20 aos promovi y difundi la cultura del norte salteo. Public los libros 'El cuentista' [cuentos, 1996], 'Las vueltas del perro' [novela, 1998] y 'Orn Trpico orazn' [Historia socio cultural de la ltima ciudad fundada por espaoles en Amrica, 2008] adems de colaborar con notas culturales en diarios y revistas del pas. Logr el Primer Premio del Concurso de Ensayo de la Provincia Edicin 2002, con su trabajo 'El pim-pim o la supervivencia de una expresin teatral aborigen en el norte salteo'
Actualmente se desempea como docente de Lengua y Literatura en establecimientos de Orn y dirije la publicacin cultural 'Cuadernos del Trpico' que se distribuye por diferentes ciudades del pas.

santosvergara@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s