s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marcio Egaa Castillo
Nacionalidad:
Dinamarca
E-mail:
Biografia

90 Años

Mi padre tiene 90 años de ausencias y retornos.
Despierta en las mañanas preguntando. ¿Dónde estoy.?.
¡Todavía estoy aquí!
Es un imposible con niñera al lado.

El sueña, en un mundo de mascaras cambiantes,
De lugares idos.
No sabe quien soy yo.
No me reconoce y sin embargo me reclama.
Quién lo entiende?.
En las tarde se esconde.
Ni el perro de la casa lo encuentra.
Luego vuelve ,olor a cerveza.

Dónde has estado?
Dónde tienes el escondite,
Pirata alcoholizado?

Contradicción viviente, de amor y tormenta.
Mi padre tiene noventa años

Y todavía recuerdo sus primaveras
en las noches sin sueños.
Esperando su regreso a casa.
Con gritos y amenazas.
Vomitando la cosecha
del bar de la esquina.

Mi padre tiene noventa años.
Es mi padre.

Indsendt af marcio egaña kl. 07:35 0 kommentarer

Tuerta mía

No me mires con tu mirada fría;
tu mirar de vidrio.
Penetrante;
inflexible como tu alma
No me mires con ese mirar vacío.
Mirar de corazón dormido,
de sentimientos idos.
Vuelve la cara
Piensa en todo el amor que te he dado,
y mirame de nuevo.
Con ese mirar verde y tierno
que es el tuyo verdadero.
Mirame con tu lado bueno
El lado que quiero
Mi tuerta.
Tuerta mía.

Indsendt af marcio egaña kl. 07:34 0 kommentarer

Otoño.

Me gusta sentir el viento
despeinar la peluca de los árboles.
Ver las ramas chiquitas
brincar desorientadas de lado a lado,

Hay hojas amarillas y rojas en el viento
Vuelos de pájaros livianos

El sauce lanza latigazos de colores a su paso.

Me gusta sentirme rey del viento
Y danzar ,entre sus brazos violentos,
Melodías de arboles secos.

La lluvia me golpea las mejillas
Con suspiros de recuerdos lejanos:

La luz del sol,
El verde pasto
Sudor de pechos desnudos y
De labios secos.

Los cuchillos del frío
Se sienten amenazantes
Sobre los techos de los autos.

El pavimento de la calle refleja
un cielo alborotado.

Entre el verano y el invierno
Hay un puente de colores
Y viento.

Indsendt af marcio egaña kl. 07:32 0 kommentarer

Abuelita

Abuelita teje con
lanas de cielo
una nube blanca.

Su cara sonríe
Con ojos de estrellas
Carita de luna

Abuela de luna,
luz de mis sueños.
Teje una escalera
con mis besos.

Duerme la mañana
cuando el sol madruga
Pero tu recuerdo
dormirá en mi cuna
abuelita blanca,
con cara de luna.

Indsendt af marcio egaña kl. 07:31 0 kommentarer

4. januar 2009

Jugando caminos

Los patitos malos!
Qué culpa tienen los patitos, que sus padres sean lo que son?
Ni el lobito feroz es responsable que su papá ande soplando casas o persiguiendo chanchitos.
Por qué el fantasmita Pluf va a dejar de tener amigos porque el papa fantasma anda asustando a todo el mundo?
No?
Los niños son niños, y eso significa inocencia.
Ellos saben reír y llorar como cualquier otro niño.
Ellos también sueñan fantasías de un mundo mejor:
Un mundo de juguetes y golosinas y de muchos amigos con ganas de jugar a ser amigos.
Los niños no tienen colores en la piel.
Ni dibujos de dragones en la espalda.
Ellos no tienen el temor del encuentro ni la angustia de perder.
Ellos son pequeños corazones con transparencia en la piel.
Ojos de agua pura.
Sonrisas de campanillas
Grillos de luna llena
Me imagino un claro en el bosque lleno de niños desnudos.
Jugando al Pilla, pilla
Quien es de Israel, quien de Palestina?

Indsendt af marcio egaña kl. 00:14 0 kommentarer
22. december 2008


Biografía:
Marcio Egaña Castillo

Hace muchos años,entre la sal del caliche y el horizonte inmenso de la costa nortina, vi por primera vez el cielo de lo que sería mi tierra natal.
Iquique la ciudad ;Chile el país.
Desde mis primeros moretones,aprendí a jugar entre las montañas de mis fantasías y la arena quemante de las playas morrinas. El mar fue mi inspiración de juegos infinitos y el sabor del güiro seco se pegó entre mis dientes como marca de vida..
El Liceo de hombres, me enseño que la vida no era solo sueños,
La universidad destruyó los mitos de mis juegos.
.Felizmente encontré el teatro, y un maestro De la Barra, que rescataron los últimos suspiros del poeta y redespertaron las esperanzas de la infancia..
Eso fue en Antofagasta, mi amor de juventud.
Continué soñando con crear mundo mejores, de amor y justicia.
Pero la sociedad me enseñó que eran juegos prohibidos y me mandó al destierro.
Dinamarca, mi madre adoptiva,el danés mi nueva pesadilla.
Aquí aprendí a caminar de nuevo. Cree familia, empecé a sembrar en lo que yo creía que era un huerto de futuro...Ahora cosecho canas y experiencias que dejo derramadas para las generaciones del futuro.
Fechas y nombres? Se perderán entre los papeles amarillos de mi historia...

mc@marcio.dk

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s