s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Maite Martn-Camuas
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia

AJENA PRIMAVERA

El tiempo pasa y me ahoga,
cómo un estrecho desfiladero
de granítica piedra.

Algo me impele a aspirar
el aire viciado que me rodea,
una fuerza me empuja y ahuyenta
la nebulosa que me envuelve.

Alienta a mi pobre corazón
aferrándole a una única idea.

El sol, el mar; inhalar
inmensamente el aire salino
que siento tras los cristales
y no puedo alcanzar.

El pulso golpea contra mis sienes
haciendo más asfixiante la espera.
Me ahogo.....
Viendo tan cerca la vida;
Y acecho tras los cristales,
espiando por una rendija de la puerta.

Esos seres que vienen y van,
que gozan de ese aire fresco
que a mí me falta.

Pero la esperanza sigue apostada
dentro de mi corazón,
dando fuerzas al alma que flaquea.

En mi mente nace un grito desgarrador,
un grito rebelde, inmenso,
que exige aire para respirar.

Henchir los pulmones y espirar
lentamente el toxico que llevo
en las venas, en el alma.

La piel se reseca en esta inmensa tumba
en la que me hallo,
añoro ser lamida por las
cristalinas aguas del mar,
acariciada por la brisa
y bronceada por el cálido sol
de esta ajena primavera.

INFINITAS MADRUGADAS

Infinitas madrugadas
cuajado el cuerpo por perlas de rocío.
Cabalgando en las crestas del olvido,
en corceles de huida interminable.
Huyendo sí,
pero sin saber que me impulsa a hacerlo.
Sólo Morfeo lo sabe y tras su irónica mirada
hay un terrible tormento.
..sabe que visitas otros mundos
vedados para él por la Aurora.
No sé, pero ese interminable momento en que lucha
la Luz con la Sombra, me invade la idea de salir
huyendo.
¿De qué?

RÍOS DE SANGRE
[por Palestina]

Cuando al hombre le invade la locura
y corren ríos de sangre.
..los buitres vuelan en círculos
esperando los despojos del festín.
Cuando se disipa el humo
y la guadaña muestra su sucio trabajo,
la pérdida de la razón no es pretexto
para lo que allí subyace.
Crueles sentimientos nacen
alienando el quinto mandamiento.

En remotos pueblos,
rostros plagados de surcos
se cubren de gotas de rocío
y el negro de los cuervos revuela en sus ropajes.
Por los campos gusanos de hierro van conducidos
por monstruos de carne sin sentido
a su paso esparcen pétalos de rosas granas.
Bramidos de dolor repiten cómo un eco
las montañas; las ciudades muestran
sus cicatrices mortales.
La batalla ha concluido, sólo la parca
tiene su parte de ganancia
porque la balanza de justicia no puede
estar en el reparto de despojos
que le restan a un trapo ensangrentado.

biografia:
Maite Martín-Camuñas


lunadefuego51@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s