s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Libia Amparo Quintero Usma
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia
PALABRAS DE GERMINACION

Me siento intil ante todas las Guerra,
me siento intil ante el hambre y la pobreza.

Otros deciden el destino del mundo, otros se
empean en sembrar destruccin y miseria.
Y desde su escritorio dan la orden,
levantando su copa, brindando orgullosos
por el xito de la misin.

Que puedo hacer yo? Alma solitaria
sabedora del hambre y de la muerte,
desconocedora del poder omnipotente
que est en dominio de la situacin.

Que puedo hacer yo? Poeta solitaria
enamorada de la vida, y del amor;
soando un mundo de nios felices,
y adultos felices, sembrando el amor?

Que puedo hacer yo? Ilusa arquitecta
de quimeras, imaginando que mis poemas
al volar, puedan alguna vez estremecer
el fro pedernal de un duro corazn.

Pero como es mi oficio y es mi esencia,
seguir escribiendo mis palabras de germinacin
seguir cultivando la esperanza, seguir murmurando
mi oracin, de que la envidia y la ambicin
no sean el nico rotor de nuestro mundo
que no se erijan como nuestro nico Dios.

Milford, Enero, 2009
Libia A Quintero


LA MUERTE IMPUNE NO ES SINNIMO DE LIBERTAD.

Hombre para ser lo que hoy eres,
sin habrtelo ganado o merecido;
se te fue concedido, por gracia,
el derecho de nacer vivo.

Alguien se entreg por ti,
y te cobij en su vientre.
Alguien decidi dejarte vivir;
alguien te arrull y cuid tu sueo
te aliment y te exoner de morir.

Qu pues, te hace hombre,
negarte de sta manera al amor?

Una vez fuiste inocente e indefenso;
Un nio, y ante las sobras tuviste miedo
y una mano amiga, te cobij,
te soseg y te orient el camino.

Por que hoy, inmisericorde, a tantos nios
les arrebatas esa mano; su nico refugio
ante la adversidad del camino?
el agua que mueve la noria de su destino?

Nada te hace diferente, y menos superior
a sos, tus llamados enemigos.
Y aunque te duela reconocerlo, y aunque
no lo digas, y aunque lo niegues,
la verdad es siempre la misma,
del mismo barro que ellos, provienes.

Como a ellos, __los otros, tus enemigos__
te cobija la misma noche, y su plateada luna,
las mismas estrellas te alumbran la senda,
como ellos tienes hambre y tienes sueo,
por qu entonces te empeas en daar y
hacer sufrir a quien es diferente contigo?

La diferencia, no la hace el apellido,
Tampoco la hace el lindero que t erigiste
sobre el mundo, que en esencia,
fue creado ancho, libre, y ajeno

La diferencia, sabes? la hace tu ceguera.

No es a travs de la destruccin y el odio
la manera de ensear a tu hermano y a tu hijo
No es sembrando muerte, desolacin y miseria
cmo reverdecer y florecer tu huerta.

No es quitndole la vida al otro
como obtienes tu propiedad.
La muerte impune, sembrada por tu mano
nunca fue sinnimo de la palabra libertad.

Hombre, cambia tu camino, endereza tu senda,
busca en tus cimientos el amor
que un da alguien engendr contigo.
.
Hombre, un rbol de peras
nunca, nunca de te dar pomares!

SOLEDAD DE INMIGRANTE
[A Ivn y todos a aquellos que nos ha tocado la suerte de vivir en un pas extrao]

El Otoo fue hermoso,
los rboles cambiaron su
cotidiano color verde
por hermosos dorados y rojos.
El suelo cubierto de hojas,
El cielo azul, esplendoroso.
Una brisa clida, y juguetona
amorosa enreda su pelo; y de pronto, un da cualquiera
se ha tornado helada como el cierzo.

Se van quedando los rboles
desnudos de sus hojas;
sus ramas otrora preadas de sabia y vida se tornan esculidas y bulmicas.
Fantasmagricas garras que
le reclaman al cielo.

El cielo se obscurece ms temprano,
el transente se abraza ms a su abrigo
los pequeos animalitos del bosque
desaparecen en la sombra; el mundo
se ha tornado como una tumba ... fro .
Y todo va tornndose muy triste,
O ser mi alma, que melanclica gime?

Y... all, camino a casa, _ por as decirlo_
con la cabeza gacha, escudndose del
inclemente fro, pensando en sus cosas,
va el Inmigrante Latino.
Recordando de cmo se fue alejando en pos de un sueo divino, y as sin rumbo fijo, llegose un da al pas delnorte, donde todo lo pintan ms bonito.

Mi raza tiene sangre de gitanos, se dice, de nmadas, de viajeros infinitos,con su casa en la maleta, y a cuestas, siempre listos a emprender el camino.
Con el alma preada de sueos, estas cosas habla consigo mismo:
!He venido a conquistar a Amrica,la tierra de las oportunidades,
y ese sueo lo consigo!' Lo juro por mi madre!,
'no importa cuanto me tarde;aunque en la empresa me juegue el alma, los sueos y la sangre!'.

Y empieza as su travesa en el pas de las portunidades. Y su alforja la lleva llena de hermosas ilusiones y sueos de grandeza, y se imaginael da en que a su pas regresecargado de dlares y regalos.
'Que gran fiesta, con toda la familia, los amigos reunidos, y hasta el perro del vecino!' todos dndole
el abrazo de bienvenida.

Feliz con su carga de sueos,
el inmigrante camina,
seguro y con la cabeza en alto, es su tarea de todos los das, recorrer las congestionadas calles de Amrica, buscando la oportunidad de su vida.
Y recorre todas las calles,
y todas las avenidas,
ofreciendo sus manos trabajadoras, su honradez, su saber y su sonrisa.
Y orgulloso de sus races,
con porfa enfrenta cada da,
con una sonrisa en los labios,no importa que no entienda la lengua;

Algn da, alguien sabr apreciar un hombre de su vala.
Y as, pasan los das, y solo
encuentra un trabajo de miseria, por no decir de porquera.
Y el pago no le alcanza a veces para tener un cena digna.
Y por casa solo tiene un cuarto.
Ni siquiera un cuarto tibio;
donde todo el mobiliario
es un colchn en el suelo
y una mesa, y una silla,
cuatro mudas de ropa,
los zapatos, dos peroles,
una taza y sus recuerdos.
Impecablemente en orden,
Por no tildarlo de vaco.

Y pensndolo bien, no es un cuarto vaci,esta siempre lleno. Lleno de un silencio
que se podra cortar con cuchillo.
Silencio de palabras y de risas,de los buenos das y las buena noches.
Ese terrible silencio de uno mismo.

Un da se fue a la mar,
camino despacio y consigo mismo y all solo ante el azul inmenso le cont al viento sus cuitas,
de sus ansias siempre calladas,de la soledad de su lecho, de la sed que el agua no calma, de la nostalgia por su perro, por su gato y su guitarra y de su mujer la risa.

Le cont de su orfandad:
de amigos y parientes,
de la tienda de la esquina,
de su msica y de sus amarras, de toda su gente sencilla.
De la tristeza hecha cancin
que como lgrima sentida
de su alma brotaba en las noches y solo su almohada saba.

Le cont de su impotencia por comunicarse en esa lengua extraa,
que a lo mejor ni Dios en su
omnipotencia, lo que l le rezaba entenda.
Y el quera rezarle a Dios,
en la misma lengua que el cantaba,con la que aprendi su primera letras,
con la que conquisto su primer novia,
en la que escribi su primera carta,
con la que declamo su primer poema;
su pobre poema del alma.
Y el necesitaba orarle a Dios
en la nica lengua
que comprenda su alma.

Al fin de cuentas, de que le servia toda su elocuencia, y su didctica, si la nica y exclusiva audiencia
era su silenciosa almohada.
Y por ms que se parara
ante una muchedumbre,
y les entregara la mejor y
ms linda de sus ctedras,
ellos no comprenderan
lo hermoso de sus palabras.

Y su alforja en otros tiempos llena de ilusiones bellas, va llena hoy,
de nostalgia de exiliado, de pobreza,de tristeza, y de fatiga, y un pedazo de pan duro, y un silencio afilado.

Una alforja llena de carreras
contra el tiempo, pesada
con la adversidad de cada da, una alforja llena de la
necesidad de compartir el pan,el lecho, la esperanza y la vida.
lo nico que no pesa en su alforja es una tmida esperanza fugitiva;
y su empeo tenaz, por ganarle a la vida.

Al pasar por el lujoso restaurante,
aquel, el de la quinta avenida,
a travs de la ventana observa
mesas pletricas de ricas comidas,
sabiendo que en su mesa en casa,
muchas veces falta el pan de cada da
ese que se amasa con dolor,
con lgrimas, con la propia vida,
fruto de su trabajo, ese pan que son
privaciones en harina convertidas.

Hoy es nochebuena, y en las calles
el bullicio, el desorden, la algaraba
las gentes corren en todas direcciones
llenas de regalos las valijas
y el inmigrante camino a casa,
va con las manos vacas, y el alma
estrujada de pena, de silencio, de agona.
'No fue este ao se dice,
el ao que viene ser de alegras,
No te desanimes corazn,
Es solo cosa de das!'.

Y as van pasando los das,
los meses se hacen aos,
los aos se hacen toda una vida,
y sus cabellos se tornan blancos,
sus manos ya mucho le tiemblan,
su espalda no es tan erguida, como sola,
su paso es muchsimo mas lento,
pero su esperanza sigue viva,
y su espritu igual de frreo
como el mismsimo primer da.
por duro que sea el invierno
por ms que se burle el destino
la adversidad no lograr nunca
doblegar el frreo espritu de
un inmigrante latino.

l vino a ste pas, del norte
a hacer suyo el sueo que tena,
y ese sueo lo consigue,
aunque le cueste la vida.

'No te desanimes corazn,
es solo cosa de das!'

Libia A. Quintero Usma
Milford, Sep 2008.


-------------------------

HOMBRE DE POCA FE.

Hombre de poca fe, que no crees en los milagros,
el milagro del amor que a cada instante se sucede.
Tienes ojos y no ves, tienes odos y no oyes.
Descubrirs en esta historia, que dentro de mi alma
siempre han revoleteado mariposas.

Para mi rosa exhalar su amor hecho perfume
paso por el dolor de parir espinas.
Para mi arroyo llegar a ser cristalino,
se depur primero de su lodo.
Para mi alma libar en otra esfera
pas por muchos sacrificios.
Para yo seguir amndote!
me despojos de cosas rida y fras,
de odios, de rencores y de olvidos.

Hombre de poca fe, que tienes ojos y no ves.
No has querido enterarte de la suavidad de mis rosales,
pero te haces jirones las ropas y la carne con esa
pequea herida con que mis espinas te han rozado.
No quieres beber el agua, limpia de mi arroyo
pero metes la mano en su profundidad,
buscando traer a flote su porquera y su lodo.

Te niegas a aceptar la realidad ante tus ojos declarada,
te rehsas a aceptar que mi alma ha subido de nivel.
Tu maledicencia no me alcanza, he sublimado energa,
en esfera diferente a la tuya me hallo, sin importar
siquiera que mi carne haya salido de tu costado.

Limpio mis gavetas para seguir amndote,
con tranquilidad y a mis anchas.
Limpio mi zapato de la piedra, y
disfruto de mi rosa, y bebo de mi agua,
limpio de abrojos el espacio de mi alma,
desyerbo mis jardines y elevo una plegaria,
una oracin para que despiertes y
escuches la cantinela de mi alma.

Hombre no te empees en tu ceguera y tu porfa,
deja tu orgullo. Detente por un instante y mira,
y comprenders al instante como tu alma,
puede vibrar al unsono con la ma!.

Libia A Quintero Usma.
Milford, Agosto 2008


------------------------

ABUELA
[A Bertha]

Abuela. dulce nombre en mis labios,
ternura materializada en caricias,
palabra profunda y visin de sabios,
manos preparando mil delicias.

Luz que disip la oscuridad de mis sombras
tiernas esperanzas, y anhelos en derroche,
noches sin sueo velando en las sombras
eterna vigilante de mi sueo en la noche..

Imaginacin de poeta para ensearme,
corazn donde jams llego el olvido,
cancin de cuna para arrullarme,
perpetuo y dulce hogar donde yo anido.

Universo de sueos, los ms lindos
para coronarme con regia guirnalda
soaste para m glorias sin lmites,
para colgar mi nombre en las estrellas

Abuela, mi dulce y sabia amiga
amor de mujer que me acuno en silencio
que sufri de tristeza con el llanto mo,
y lloro de gozo con el gozo mo.

Amor de Abuela, regalo inmerecido
que se ofrece por que s, sin condiciones,
y permanece fiel y constante a mi cario
entretejido cada da en tus oraciones

Libia A Quintero Usma
Milford, Abril 2008


biografia:

Libia Amparo Quintero Usma
. [Liam]

Naci en Tulu, Valle del Cauca, Colombia. Curso su Bachillerato en el Colegio Nazareth de la misma ciudad y asisti a la Universidad Catlica de Manizales donde se gradu como Bacteriloga y Laboratorista Clnica.

En 1989 emigro a los Estados Unidos de Norte America y all valido con honores su carrera, obteniendo el titulo de Bachelor en Medical Technologist. En la Actualidad ejerce su profesin en el departamento del laboratorio clnico del Umass-Memorial Hospital en la ciudad de Worcester, Massachusetts, cargo que desempea desde 1998.

Su tiempo libre lo disfruta a escribir poemas e incursionando en el campo de la pintura al leo y la acuarela.

Libia dice de s misma: En esencia soy artista. Veo la vida bajo otra luz, otro prima; lo cual, creo yo, esta programado en el cdigo gentico de mi alma, si as puede decirse; desciendo de raza de poetas que nunca publicaron nada pero transmitieron su sentir y su lrica en bellas melodas que se escribieron en el viento.

El Pasado Julio 24, 2008 hice la presentacin de mi primero libro titulado: A Ti, Sueos y Poemas. Poemario que consta de 68 de mis escritos, mis recurrentes sueos, mi testimonio y la desnudez de mi alma.

Cuando escribo, plasmo en un papel mi sentimiento, y de esa manera he llegado a tocar las fibras de muchos corazones, que entre otras cosas pienso que es la verdadera razn por las que estamos todos en este mismo sueo: se trata de hablar de corazn a corazn, se trata de amar y ser amado y manifestarlo y tratar de ser feliz en el intento.
Mi manera de manifestarlo es a travs de la palabra escrita, de la caricia hecha palabra, y cuando la caricia proviene del alma para acariciar otra alma, se llama poesa. Mi poesa canta al amor, en su ausencia o su presencia, en poca cantidad o en ilimitado desbordante. En mi poesa estn mis seres queridos, mi tierra, mi soledad, y mis silencios.

libiagonsalves@msn.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s