s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mara del Carmen Guzmn Ortega
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia

VIRUS

Dragón adormecido.
Invencible señor de las especies:
Perecieron por fin tus grandes predadores
bajo el golpe terrible de tu espada de fuego.
Puedes dormir tranquilo
bajo el dosel de oro que cubre tu palacio.
Se durmieron los perros centinelas
y sueña para siempre
el cándido leopardo que calienta tus pies.
Descendieron los puentes levadizos
y las leves entradas
que preceden los rojos vericuetos
de ese frágil palacio de tu carne
quedaron invadidas por mortales soldados invisibles
portadores de muerte y podredumbre:
predadores minúsculos encadenan tu sangre.

PESADILLA

He soñado esta noche con mil pájaros muertos
y con tristes ballenas que surcaban los ríos,
con llanuras desérticas y con páramos yertos,
con incendios, tsunamis y terrenos baldíos.

He soñado esta noche con niños inocentes
que sólo conocieron el tambor de la guerra,
piececitos descalzos sobre rocas hirientes
y una mano de anciano que a la vida se aferra.

Soñé con huracanes, con mortíferos rayos,
incendios en los bosques, y un furor homicida,
un retumbar de cascos de los cuatro caballos
que sembraban la muerte, que cegaban la vida.

Yo soñé que soñaba, que no estaba despierta,
que cuando despertara de un mundo tan perverso
entrarían las aves por mi ventana abierta
a cantarme las rimas que inspiraron mi verso.

GUERRA Y PAZ

Cuando el hombre,
en paz con su conciencia
sienta latir sus células disueltas en el cosmos,
cuando beban del mismo manantial
el lobo y el cordero,
el tigre y el antílope,
el león y la cebra,
el hombre y su enemigo.
Cuando bailen al son de las esferas
palmeras y eucaliptos,
el olivo y el olmo,
el pino y el ciprés,
se elevarán las voces en un coro de ángeles,
en arenga de paz.
No bruñirán su acero los cañones,
se oxidarán los goznes de las máquinas
que siembran el terror,
no existirán fronteras en los mares
ni tapias en los huertos
y jugarán los niños
sobre los tanques viejos y oxidados,
y Abel perdonará a su hermano asesino.

MARABUNTAS

La mantís religiosa
en actitud orante y apacible
que precede al festín,
el avance sin tregua de las marabuntas
arrasando llanuras de Oriente,
langostas de Occidente
agazapadas en la sombra
prestas a escupir su saliva de fuego.
Y los que piden pan reciben agua,
y los que piden paz reciben guerra
y los que piden agua tendrán fuego
y en el Sur se ha perdido la noción de belleza.

LOS CUATRO CABALLOS

Como una rama verde
tronchada por el viento.
Transparencia del agua del arroyo
que se tiñó de negro
por lluvia corrompida.
Brisa de tarde
partida en dos al golpe de la furia,
campos de trigo y miel
dieciséis herraduras asolaron.

biografia:
María del Carmen Guzmán Ortega

M. Carmen tiene varios libros de poesía y espera editar pronto uno de relatos. Vie en Málaga y es profesora de Primaria.

estaguas@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s