s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jos Luis HEREYRA COLLANTE
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia

ORACIÓN DE UN POETA

Dame, noche, tu silencio
para que mis palabras nunca se derramen,
para que no afloren inútiles,
sé tú mis años
y tus estrellas mis días.

Dame, río que naces de las nieves
y que siembras la vida,
tu transparencia primitiva,
tu poder vital,
tu más grande turbulencia,
para romper el sueño
de aquéllos que impiden que del agua
fluyan ondulantes
las sonrisas de los niños, las flores
y los cervatillos.

Inclíname, viento.
Que mi voz y mi espalda se confundan
para que toda víctima del sufrimiento
pase por el puente de mi canto
hacia la vida.

Sol, caliéntame la sangre
hasta que mis ojos sean tú mismo:
quiero germinar el maíz, toda la primavera
de entre los ojos fríos.

Piedra perdida,
amenázame siempre
con tu olvido:
no quiero cambiar jamás
mi puesto de hombre,
razón total
por la que reparto a manos llenas
mi vida.

¡Mar, mar insondable!
soporta mi canto,
serena mis anhelos,
calma con tu inmensidad
mi corazón ardiente,
dame tus peces
que alimenten a través de mis palabras
y la ola furiosa
para ahogar y desaparecer
a los mensajeros de la muerte.

Fuerza eterna
que yo no comprendo,
no me abandones nunca.

Lleva en tus cavidades de madre mi canto.

Lléname con tu amor,
nutre mis palabras para todos los hombres.

Danos a todos la fuerza para vivir en paz.

CANTO UNO

Hoy vengo a hablar, a cantar.
A estremecer con mi alma las almas de piedra.
Y también a los hombres que tienen en la vida
largas huellas, como dejadas en la arena.

Les hablo a los hombres que sondean las estrellas.
A los que nacieron sin las esperanzas.
A los que se rompen el cielo de adentro
con el tiempo todo, y sin tiempo alguno.

No busques en esto sabias decisiones:
no es voz de profeta, es de hombre cualquiera.
Los ojos de lejos, el cuerpo sediento.

Yo soy un perdido: mi único silencio ha sido el amor.
Mi único tesoro ha sido el hombre mismo.
Mi única tristeza, la tristeza toda.

Grito siempre al viento, canto a las almas libres.
A los que dejaron el miedo olvidado.
Enredado, tal vez, en un árbol del camino.

A los que tropiezan la tierra sembrando la vida.
A los llamados por todos los misterios.
A los que conocen el dolor de adentro
y enamoran con los ojos planetas lejanos.

A los que no se satisfacen nunca, ni tienen precio alguno.
A los que soportan la mentira, pues la conocen de siglos.
Y después del presente, de espinas o de nubes,
cabalgan el tiempo y no desaparecen nunca.

Pregúntale al poeta si compra la tierra, si trafica el aire.
Si mide con dinero las fuerzas del hombre.
Pregúntale, acaso, si el placer alcanza.
Si el agua podrida y los senos marchitos.
Si las mil mujeres que bailan el camino, y todas las luces
extrañas que el hombre derrama por evitar estrellas.

Pregunta por todas las bocas que ya se cerraron.
Por la angustia olvidada y la estrechez de las calles.
Y pregunta por la vida. Y suelta a tu alma.

Yo no busco a Dios.
Ni a aquél que otros ven como energía.
Ni al fuego que se lleva el aire.
Ni al que cierra el corazón y hace olvidar al otro hombre.
Yo no busco a nadie para echar las cartas de este lado.
Ni para rellenar antiguas cobardías.
Ni para asegurar descanso eterno.

No me interesa abrir la puerta, que ya noches llevo.
Por ahora sé del silencio de las flores.
Huelo el aire lavado por las noches. Me entierro
contra mil mujeres. Construyo en el vacío las palabras
que ahora te llegan a los ojos e interrogan a tu alma.

Yo no puedo alejarme de mi propia raza.
Del olor mojado de toda esta miseria.
Quiero que aquí se mire, con mirada del hombre entero,
el diálogo de la tierra con la lluvia, con el cielo.

No quiero ver al hombre de esta tierra
engañado por cruces y espejos.
\'¡Para que sea feliz!\', los otros argumentan.
\'¡Para ponerles sobre el taparrabos
un tapa-taparrabos!\', traduce el poeta.

¡No sean vanos!

¿Quién no necesitó cosas, cosas y más cosas?
¿Quién supo desde siempre las noches, el viento,
las luces, los pájaros perdidos?
¿Quién ha dado a su mujer un puñado de aire
y la luna temblorosa bañada entre los árboles?

Pero éstos son los que han sido perseguidos.
Los que han visto más lejos aún de los venenos del progreso.
La sabiduría es la vida misma.
Es un río que corre manoseando a las raíces.
Es el lucero a quien tantas veces le has pedido tres deseos.

Habrá quien desmienta con una sonrisa mis palabras.
Pero sus ojos no alcanzarán para su miedo nunca.
Ni para mirarme entero.

Si estas palabras te confunden, no me preguntes nada.
¿Dónde has estado? ¿Por qué patios cerrados anduviste?

Estas son palabras de poeta
y son palabras que no las compra nadie.

Huelen a libertad: son fuego y son tristeza.

Algún día el hombre dejará de pisar
para contemplar el cielo diferente.

Verá a la mujer con esperanza.
Sin el tiquete de precio acostumbrado.

Buscará al hijo perdido en su vientre
desde antes de la historia.
Y no temerá a los caminos.

Cosidas las sombras de las manos.
Rellena la vida de poesía.
Buscará la música del fondo de los ríos.
De abajo de los árboles tranquilos.
Y murmurará poemas de brea entre el concreto
de la calle que transita y su amante oculto: el suelo.

¿Quién te borra, Sol, ni con las manos,
ni con los rebaños de destinos vomitados de la nada?

Esta es la voz de un poeta.
Es el dolor trepado de adentro del hombre.
Es el amor por la vida.
Es el amor por el mar y los otoños.
Por lo que está más allá de las luces azules
o de la descomposición de la materia.

¿A quién canto ahora sino a la vida, a la vida intensa?
A ese bulto de misterios que se ilumina a veces
y que me inunda el alma mientras miro,
con ojos pensativos, al hombre que camina.

COLUMNA DE SANGRE

la gran columna de sangre
larga y sostenida
genética espiritual
de hombre a hombre
dentro de la mujer
hacia la vida

la gran columna de sangre
todo mi pueblo
todo mi hermoso pueblo
mi gran total definitivo pueblo
que me dio esta voz
con la que vivo
la indestructible cadena de hombres
habitantes del huracán
y de los montes
-impenetrables-

la gran selva -mato grosso- quebrantada
los gigantescos pulmones verdes de la tierra heridos
heridos por asfalto
la gran industria que se alimenta
de sangre de hombres
nuestros
y de los destinados a morir
los amantes del dinero
los que no comprenden ni una cicatriz
del cielo
los que han proliferados genocidios
rupturas de sí ante dioses de papel
los comedores catastróficos de ecologías
los últimos bastardos
destinados a los horribles gérmenes
que originan sus descuidadas y ciegas conquistas
de un día y tres dólares

los que han pretendido ensuciar
al verde transparente eterno océano
que les vomitará los desperdicios
en el alma
si la tienen
grandes charlatanes de teologías
los hijos
pero que pagarán la afrenta vil contra la vida
contra la dignidad del hombre
hombre que nace nace nace siempre
hombre que se repite en el amor
hombre de caricia magnética
para con lo creado:
las noches de sombra de agua y luna
la mujer tendida sin codicia de semen
el beso delicado o salvaje
tu ausencia convertida en este verso
el dolor en el pecho viril ante la injusticia diaria:

niños que he visto morir de hambre
óyelo bien
de un hambre roedora de intestinos
secadora de ojos
hambre que nace diariamente
de la codicia maldita
de la codicia maldita
de la codicia maldita
hambre que es ácido al espíritu de los hombres
hambre que en mí es la fuerza con la que ahora escribo

en esta gran tierra
desde el país austral
al hielo norte
estrella bailarina
de cintura delgada entre los mares
densa de historia fresca
y palpitante

los malditos corrompidos
víctimas al norte
de las enormes producciones
se alejaron de las plantas
envenenaron ríos
secaron los ojos de los peces
el amor por el dinero
en mi gran tierra
de nevados que hunden
en las nubes
su mirada blanca
del cóndor sereno y poderoso
del musculoso y ronco jaguar
la tierra
de la implacable anaconda
la tierra
de los ríos más pesados
cruzada hasta abajo
por montes y montañas

mi tierra de la mujer caliente y ancha
paridora de hijos que rescatarán el canto perdido
entre el humo
paridora nacedora de hijos
ante los cuales morirán de vergüenza los malvados

no hay ley que indique muerte ante los ojos del hombre

el hombre tiene en el futuro
lo que tiene en el pecho
cuando a mirar empieza

nosotros los hombres totales de esta tierra
miramos de frente a la vida
lucharemos
caeremos muchos
hasta que todo dolor sea ahogado
en nuestra sangre espesa

habrá humo de carne de hombre pero limpiaremos esta tierra
sembraremos la vida doblemente:
la ley del hombre y de la tierra es la vida

nacerá el hombre final
abriendo los ojos
separando escombros con los brazos
de los escombros humeantes nacerá
el hombre nuevo y final:
delicado monumento a la especie
río fornido de ternura al semejante
sereno pensamiento de mental montaña

en el sueño el sonido duro
de los bisontes maltratados
y de los hombres que sembraron el maíz
y festejaron caminos de piedra
y midieron al sol sin los relojes japan-swiss-made
y cantaron al viento
que bendecía al cielo azul a los hijos y a sus mujeres

en el sueño los traeremos
a que nos den con su recuerdo
su presencia en nuestra sangre
que ahora es dolor hambre y miseria

nosotros crearemos la justicia y repartiremos
a la tierra entera este saludo
yo lo digo con mi sangre y contra el tiempo
yo lo afirmo contra los cobardes
con un profundo amor
por la verdad humana

he sido templado en el dolor
para iluminar la libertad

JOSÉ LUIS HEREYRA COLLANTE

biografia:
JOSÉ LUIS HEREYRA COLLANTE

________________________________________
Escritor, poeta, traductor, periodista y docente internacional bilingüe, nacido en Barranquilla, Colombia. Conferencista y declamador. Traductor internacional simultáneo, técnico, deportivo y literario. Traductor simultáneo de El Heraldo y Cadena Radial Olímpica en el Béisbol de Grandes Ligas de los Estados Unidos desde 1981. Jefe de traducción del Proyecto El Cerrejón con la Morrison-Knudsen Int. Co. Traductor oficial internacional de campeonatos mundiales de boxeo de El Pintoso Box en Colombia y los EE.UU. Gestor y directivo cultural. Profesor de inglés, español y literatura por 37 años. Estudió Filología e Idiomas en la Universidad del Atlántico e Inglés y Francés Avanzados en el prestigioso Instituto de Lenguas Modernas- ILM de Barranquilla. Es, además, Licenciado en Español y Literatura en la Corporación Universitaria del Caribe-Cecar con un promedio final de 4.94 sobre 5.00 y B.A.\'s in Spanish and Literature en los EE.UU. con un GPA de 3.83 sobre 4.00. Fundador y Director del Centro de Idiomas y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Sinú, Montería. Profesor de Inglés y Literatura, y traductor, corrector y editor institucional de Cecar. Profesor internacional bilingüe de excelencia académica, certificado en los EE.UU., donde obtuvo la calificación más alta históricamente, 199 sobre 200, en el famoso examen Praxis II en Newark, New Jersey, el 16 de abril de 2005. Obtuvo el primer puesto y fue aprobado con la más alta calificación, 71.94, en el \'Concurso de Méritos para Directivos Docentes y Docentes\' del ICFES en Sincelejo, Sucre, en Lengua Extranjera: Inglés, el 11 de diciembre de 2005. Instructor, Tutor Virtual, Facilitador Costa Atlántica y actualmente Coordinador Nacional de Bilingüismo del SENA en el megaproyecto internacional \'Inglés para todos los colombianos\'. Periodista y colaborador de Comunicaciones de la Dirección General del SENA. Presidente sindical de Sindesena-Subdirectiva Sucre. Columnista nacional de El Meridiano de Sucre y El Meridiano de Córdoba, e internacional de Café Berlín de Alemania y Latinoamericanos en Suecia de Estocolmo. Miembro del Colegio Nacional de Periodistas, de la Asociación Colombiana de Profesores de Inglés-ASOCOPI, de la Unión Nacional de Escritores-UNE, de la Asociación de Escritores de la Costa, del Parlamento Internacional de Escritores e Intelectuales del Caribe Colombiano y del Diálogo Internacional entre Civilizaciones a través de la Poesía de la UNESCO en 2001.
Ha recibido también los siguientes premios y distinciones literarias, nacionales e internacionales:
. Premio El Espectador de Literatura, \'El Desagüe\'. Bogotá, Septiembre 1971.
. Premio El Espectador de Literatura, \'Disección de un Desencuentro\', Bogotá, Enero 1972.
. Finalista Premio Nacional de Literatura Vanguardia Liberal/Revista Jorge Zalamea, \'El peso de Ser Hombre\', Bucaramanga, 1979.
. Premio Iberoamericano de Poesía, \'Garrincha\', Colombia-Chile, 1985.
. Finalista Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia, \'Esquina de Seis\', Medellín, 1989.
. Finalista Premio Mundial de Poesía \'Famous Poets Society\', en Lengua Inglesa, Estados Unidos, Junio de 2000.
. Finalista \'International Library of Poetry Award\', en Lengua Inglesa, Estados Unidos, Julio de 2000.
Ha publicado los libros:
. \'Memoria No Inicial\', Editorial Lealón, Medellín, 1985.
. \'Esquina de Seis\', Editorial Lealón, Medellín, 1989.
. \'Direcciones del Cielo\', Área Metropolitana, Barranquilla, 1996.
. \'Kilimanjaro, Corazón Helado\', Ed. Cecar/IDC, Sincelejo, 2000.
. \'Casa de Luz\', Ed. Asterión, U. del Atlántico, 2002.
. \'Entre la sangre y el destino\', Ediciones SENA, Bogotá, 2008.
Incluido en las siguientes antologías nacionales e internacionales:
. \'Estado de sitio y otras historias\', C. Valencia, Bogotá D.C., 1980.
. \'Poetas en abril\', Sociedad de la Imaginación, Medellín, 1985.
. \'Poesía Sucreña 1920-1966\', Jorge Marel, Sincelejo, 1996.
. \'Antillas iluminada\', F. Santodomingo, Antillas, Barranquilla, 1997.
. \'Poetas en el camino\', R. Vergara Chávez, Sincelejo, 1998.
. \'Poetry Gems of 2000\', Famous Poets Society, Library of Congress U.S.A., ISBN 0-9700445-0.x, 2001

jlhereyra@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s