s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Damin Lagos Fernandoy
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia
Los campos sembrados

Sin decirlo,
como cuando se sabe
que soamos,
nos esperamos en el prisma
de una mirada;
y en esa breve contemplacin,
el espacio se dilata en
la pupila atenta,
como un campo iluminado
por el amanecer.

Dnde queda, entonces,
el espacio justo para
la palabra
que, se sabe,
es el universo
capaz de dar la vida o
quitarla,
si frente a ese campo,
la clida luz del alba
nos maravilla, por decirlo as,
hasta el punto de
enmudecer.

Entonces, ser,
disfrutaremos eternamente de ese silencio,
que no es la falta de
'cosas para decir',
sino ms bien la seal
de que los campos sembrados
reverdecen con la luz,
y que el nico sonido apreciable
es el arrullo del ro que espera
ms all.

Acerca de un poema

Acaso estas palabras se acerquen al poema
ya que el poema es siempre otra cosa:
es un cuadro lleno de pjaros ausentes,
que se presienten en el dibujo de las nubes;
es un muelle en el que cabecean unos botes,
donde hay uno que ya no regresar;
es el sueo de un ermitao
que, despierto, contempla el amanecer;
es la primera palabra del primer hombre
frente al mar.

Acaso el poema huye de m
dejando una estela de sonidos y signos arbitrarios
perdindose bajo un ocano irrecuperable.
Como un faro sumergido,
apenas su luz en la superficie.

Acaso ya estoy muy lejos de aqu
y, sin embargo, persisto.
Los restos de un naufragio en la costa
me acercan a la idea de un barco
pero no a su totalidad.

Amanece

El matiz ambiguo
de la maana,
escala de grises sobre las casas del barrio,
no cesa, ritual,
de expandirse a lo largo de la calle.

Los testigos,
los perros en el baldo,
que deambulan toda la noche,
lo van percibiendo
como una cosa
cercana y sin nombre,
que los envuelve,
grises ellos tambin.

***
El sueo se esfuma,
jinetes de niebla
lo atraviesan en batalla.
Vil manera de huir
el cuerpo de la mente,
la mente del cuerpo,
todos nosotros.

***
Duermo y olvido
El mundo regresa al ruido y al movimiento.

Hacia una sola direccin,
sus fragmentos,
letras sueltas flotando en un plato de sopa,
remolinean,
bailan y se estorban
ante una multitud hambrienta.

De nada sirve el desconcierto al despertar.

***
El silencio de la habitacin,
los asomos de luz en la persiana,
brotan en la conciencia
como seales de un lugar
al que se va llegando.

biografia:

Damin Lagos Fernandoy
naci en 1981, en Temuco, Chile. Reside en Viedma desde 1986. Ha sido estudiante de la carrera de Profesorado de Lengua y Comunicacin Oral y Escrita, en la Universidad Nacional del Comahue. Ha realizado talleres literarios, como asistente, y luego como coordinador. En 2005 obtuvo el segundo premio en el Concurso Ro Negro para autores inditos, en poesa, y una segunda mencin en narrativa. Ha publicado reseas en la revista literaria El Camarote, adems de un artculo sobre el poeta Jorge Douglas Price en el libro 'poesa } ro negro' Antologa Consultada y Comentada. Ha publicado una serie de poemas en el nmero 10 de la revista El Camarote. En 2008 public su nouvelle 'Viaje de ida y vuelta', ganadora del Concurso Ro Negro para autores inditos, en el libro 'Cuatro Relatos', junto a otros tres autores de la provincia. Es msico y compositor y actualmente integra el tro de fusin 'Ensamble [al mundo mulita]'.

damian440@yahoo.com.ar

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s