s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Miguel Angel Mourio Fajardo
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia

No quiero ser el silencio
que devore la noche
que devore el recuerdo de la noche
el sudor de la noche
el sonido gimiente de la noche
las sombras de la noche
la impensable castidad de la noche
la agrillada quietud intermitente de la noche
la parvulosa bruma de la noche

No quiero ser el silencio
que acalle a la herida bestia que copula en la noche

No
no quiero ser el silencio
que ahogue los reproches
que adulce el salado néctar
de las lágrimas
que humedezca la parca despedida
que asole
la incandescente rojedad de tus mejillas
cuando recuerdes mi lengua
[no hablándote]
[no diciéndote]
si no amándote
lenguantemente
amándote
impía
furiosa
húmeda
susurrante
salvaje
lamiéndote
no hablándote
lenguantemente
amándote

No quiero ser el silencio
que cobarde
acalle lo que siento
lo que me vibra por dentro
la lava que se vierte por mis poros
cuando te pienso
cuando te acaricio
pensándote
cuando te poseo
pensándote
cuando grito tu nombre
en el vasto valle
de mi pensamiento

No quiero ser el silencio
que acalle el constante eco
de las tristes sílabas
que enuncian tu nombre

No quiero ser el silencio
que acalle el batir del vuelo
que tus alas levantan
hacia el lejano paraje
misterioso
que se dibuja lineal
entre el brumoso tono azulado
del horizonte

No
No quiero ser el silencio
que te arranque de mi carne
que te expulse de mis poros
que te exilie de mi sangre
que detenga el nacimiento
de la flor que es tu nombre
semilla sembrada
en mi garganta
ensalivada
gozosa
de nombrarte

No quiero ser el silencio
que clausure la esperanza
de decirte
de estrellarte
de amanzanarte
enflorecerte
enrociarte
enversarte
entrecomillarte
acentuarte
amarte

No quiero
no puedo ser el silencio
que devore
bestial y hambriento
a tu recuerdo engacelado
como un tigre sanguinario

No
no quiero
ser el silencio
cómplice de tu ausencia
siniestro
explicatorio
sumiso
entristecido
agrisado
aceptatario

No quiero
ser el silencio
del condenado que soy

Replicaré confesando
cada poro de tu cuerpo
cada guiño de tus ojos
cada uno de tus estremecimientos
cada sonrojo
cada te quiero
cada uno de tus dedos
acariciándome
cada vez que tu piel
encendió con su calor la mía
cada vez que tus pezones
incitaron a mi lengua
hacia el delictuoso deleite
de su exquiza rosadura
hacia el indulgente remanso
suave
de su tacto
de su gusto alechado
de su infinito goce

No quiero ser el silencio
aunque todo cuanto diga
pueda ser usado en tu nombre.

Caballo de roble

Esta noche
soy como un caballo
hecho de roble
que relincha
al son de los grillos
cabalgando el sendero
del cielo estrellado
viendo crecer el moho
entre mis cascos
de madera

Soy como la crin
de zacatillo
amarilla mazorca
agito mi cola
como mechudo de trigo
entre miles de espigas
ambarinas
solares
agitadas por el viento
de la noche
suave
como los sueños que duermo
y que me desvelan
suave y dulcemente
como tú....

CADAVER DELICIOSO

Qué bello tu cráneo
quedará sin su pelo

Qué hermosas tus cuencas
cuando queden vacías
perlados tus dientes
formarán
una valla de nácar
sonrisa dilecta
de su óseo venero.

Crecerán las flores
entre tus costillas
que sublimes
sin carnes
harán el túnel
perfecto
que guardará
al moho verde
que crecerá
con el tiempo.

biografia:
Miguel Angel Mouriño Fajardo

Nací en la cd. de México en 1969. Cursé estudios en la UNAM y me licencié en Ciencías Políticas y Sociales. Cursé una maestría en Historia del Arte y soy escritor y poeta desde hace 25 años. Actualmente soy coordinador de difusión cultural del Museo León Trotsky en la cd. de México, soy director de la revista virtuald e literatura Viva la Palabra www.vivalapalabrarevista.blogspot.com y dirijo la editorial Viva la palabra y el Fondo Cultural Coyacán Edita. Soy colaborador del periodico La Jornada y he publicado 9 libros de poesía, con editorial El Tintero, La Pata del Elefante y Viva la palabra ediciones.

vivalapalabra@yahoo.com.mx

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s