s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

WILLIAM SOTO DEL TORO
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia

AMANTES

Te prefiero como eras,
con el cabello suelto y sin vincha,
con el suéter claro sin brasier,
con blue jeans y con suecos.
En aquella noche de risas selváticas
y derretidos aludes de besos te lo dije,
te enseñé con mis gastadas y repetidas
muecas de actor de teatro mediocre
y frustrado,
que el mundo podía ser otro,
que en la mañana nos bañaríamos juntos,
nos vestiríamos y volveríamos a sentarnos
en la rutina de este tiempo de moscas.
Te anuncié también
que ya no tenía ganas de ser hipócrita,
que no regresaría a tu casa,
que me lanzaría a la política
o a la vida de los artistas bohemios.
Y tú me diste un beso, susurraste
que yo era un loco, que me amabas,
que la vida tenía sentido,
que seríamos amantes.
Yo te repetí en serio
que no volvería a tu casa,
que más bien te esperaría en la
parada de los buses,
en los andenes cerca del polideportivo
o en la esquina caliente.
Tú nuevamente reíste, pasaste tu mano
por el largo cabello
y me enseñaste la desnudez de tu frente.
Tocaste las puntas del cabello que
te llevaste a la altura del seno
y me iluminaste con la mirada.
Recuerdo tanto aquella noche
que siento como la nostalgia
invade mi conciencia.
Ahora te prefiero como fuiste.

WILLIAM SOTO DEL TORO

CONSTATACIÓN

Tenías por costumbre
dedicarme miradas, sonrisas, besos.
Yo en cambio
te cantaba poemas, te imaginaba mundos,
te preñaba de luces.
Pero, aquel día, aquel bendito día
que leíste las ideas de Einstein,
de que el espacio le dice a la materia
cómo moverse,
y que a su vez,
la materia le dice al espacio cómo curvarse.
Entonces ahí pensaste en el tiempo,
en el espacio y la materia al mismo
instante.
Yo quise disuadirte
de que eso no servía, que nos alejaba,
que todo era mentira.
Y poco a poco
te fuiste alejando de mis manos,
de la delirante sensación de estar juntos.
Y que el tiempo es curvo, leíste.
Cambiaste.
Ya tus miradas eran para el cielo,
tus sonrisas al vacio,
tus besos para conquistar el tiempo.
y ya día a día
te diluías más, y más, y más.
De modo que pensé una mañana:
la despertaré, le haré sentir el amor al amor.
Y fue ese día, y fue ese día
que me confesaste cuánto amabas
a Einstein, cuánto soñabas su física,
cuánto lamentabas haberme conocido
primero.
Ese mismo día, en ese mismo espacio,
en ese mismo tiempo te desnudé,
te hice ver que serías materia,
que quedarías en el espacio,
y que el tiempo por ser curvo
doblaría tu espalda, se reiría de
tus caricias y tus besos;
te arañaría la piel, te la arrugaría,
te volvería la pasión horas, minutos,
segundos, y se retiraría de ti.
Ahí fue Troya, reventaste;
ya no te permitiste hablarme más,
ya no te enteraste más de mí,
ya jamás dejaste escurrirse el sonido
de un verso entre tus sienes.
Hoy tu piel no se eriza ni se enciende
por el canto de un poema.
Hoy no escuchas el llanto de los dedos
en las cuerdas de la guitarra.
Hoy, ya eres otra.

WILLIAM SOTO DEL TORO

Puedo mirarte otra vez
y escuchar a tus ojos.
Puedo soñar.
Arrancar casi lo inútil
en la vacuidad de mi destino.
Dejarme vencer por el pasado
en el cruce de nuestro tiempo.
Y volver mis espaldas al mundo
con el gotear de tus ojos de soda.
Porque hoy:
puedo buscarme en la decisión de una canción,
turbar tu simiente
y hacer la vida.

WILLIAM SOTO DEL TORO

biografia:
WILLIAM SOTO DEL TORO

Nació en Barranquilla,Colombia.

Es creyente de la poesia como proceso de autoayuda, tanto en el desarrollo de pensamiento como en las virutas de la cotidianidad.

Obtuvo Mención de Honor en el VIII Concurso Nacional de Poesia \'Vargas Vila\', en San Diego, Cesar.

Autor de los libros: EL Poema:visión, creatividad y vida; Embates y Mirada del silencio. Ha publicado muchos de sus poemas, artículos y ensayos en la Revista Cultura Caribe, Revista Dominical de El Heraldo, diario La Libertad y en otras publicaciones de la costa norte de colombia.

wisodelt@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s