s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Celso Aurelio Brizuela
Nacionalidad:
Paraguay
E-mail:
Biografia
JUGUEMOS A LA GUERRA

Seguidme, mis valientes, cual dciles soldados.
Juguemos a la guerra, brinquemos a la gloria.
Conquistemos un imperio imaginario, en patios, parques y vallados.
Nuestras armas, de plstico y madera, trazarn los garabatos de la historia.
Nuestro pendn, de trapo enarbolado
incitar a las hordas de este barrio de chiquillos bullangueros y lozanos.
Olvidemos, hoy por hoy de nmeros y letras.
Que la escuela no nos turbe esta patriada.
Ya tendremos ocasin ms adelante,
De jugar con armas bien cargadas.
De matar y morir sin preguntarnos...
vistiendo el uniforme que convierte
a un hombre bueno en bestia sanguinaria.
Bajo el mando de estultos oficiales,
sacerdotes de Moloch y el fiero Marte.
Juguemos, mientras dure todava, la candorosa, pueril e inmaculada
infancia fugaz. Oh, camaradas.
Que algn da, tras or las clarinadas
que convoquen a hecatombre
Por ineptos gobiernos programada.
Mataremos a un hermano
bajo las rdenes imperativas
de la infamia.

LIBERTAD CAUTIVA

Estoy ausente de todo, respirando soledad.
Presintiendo tu presencia... pero t no ests.
Los rboles del sendero, esperan verte pasar.
Pregunto por t a los vientos, pero t no ests.

[fragmento de una cancin escrita en las mazmorras de la dictadura]

Gotas de soledad

Llueven, apenas llueven sobre mis canas sedientas.

Mientras, la ciudad parece evadirse, evanescente;
Entre humos grises, del color de la humedad cenicienta
Llueven, gotas, mojadas de seca soledad intermitente.

Martillando mis zapatos insolentes e insolados, mientras
Preciptanse los pjaros al Ro de las Tinieblas;
Desde agonizantes cielos rasos de cristales astillados, .
Gotas ardientes, caen fugaces, quemndome las sienes;
Recordndome que acabo de mirar, alucinado
A esos rboles desnudos, de mi fro otoo desabrido
Que se esconde tras la bruma de mis ojos calcinados
como queriendo jugar, disimulando sus no cometidos pecados
Gotas caen, desde abajo, apuntando hacia la nada,
a mis ideas que no cesan de girar, desanimadas.
Mientras finjo caminar, impertrrito, hacia ningn lado.
Ignorando palabras glamorosas e infectadas
Que anuncian el final, y algn perdido ayer tembloroso
Quebrndose con las copas del ltimo brindis postergado
Que derram sobre mi, aquella maana
Gotas de soledad.
Gotas, nada ms
Gotas
Gotas sin final.

Bosques fantasmas

Horizontes a lo lejos, rezuman salvajes espejismos
De pjaros ausentes desde otoos llameantes
Tendr a mis vanos pensamientos, cansados de mirar ramas desnudas?
No. No he de darme el gusto de enjugar lstimas confusas!
No. Nada de flaquear iridiscencias de fatuas musas;
Que la noche se vaya a dormir a otros destinos disonantes!
Horizontes de fuego tiendo los confusos confines.
En flagelos vegetales y ardientes lgrimas
Crepusculares sojales que invaden los caminos de camiones.
Cual bblicas plagas de dorados capitales.
Sintticas existen, en exgenas simientes patentadas;
Que invaden horizontes vacos de rboles truncados
rboles espectrales que lloran, un pasado de frutales.
Fantasmas trans figurados; victimados y humeantes
Dicen que es progreso arrasar Es cierto eso?
Responde, t, desde tus climatizados cristales
Mientras cuentas tus impuros denarios de traicin!

Hoda a la Industria

Yo te saludo Oh, Madre Industria!
Motor del insaciable consumismo.
Mentora de salarios restringidos,
Y creadora de suelos devastados.
Loor a tus asquerosas chimeneas!
Que escriben la sentencia del planeta,
con tinta de humoniebla y lluvias cidas.
Es forjar la destruccin, tu innoble .
Mquina infecta, de musculaturas flccidas.
T, que llenas de diversos disparates,

Escaparates de brillantes oropeles,
Atrapando ingenuos incautos en tus redes,
Prometindoles el paraso del maana.
Gloria a ti, y a tus les de xido y sulfuro!
Y a tus mquinas de vomitar parafernalia,
De superfluidades vacas, sin futuro;
Destinadas a mediocres cuerpos sin alma.
Aleluyah! a tus impactos ambientales
Honor y gloria, a tus capitanes de logias pervertidas.
A tus doctos y lobunos inversores,
De sucio capital y similar tecnologa.
Saludemos, de pie, a tus accionistas:
Verdugos insensibles de la Tierra

Que desdean la conciencia planetaria.
Fabricando veneno alimentario.
Y txicos artculos de abuso diario.
Vida eterna, a tus envases de plstico-basura!
Que contaminan por los siglos de los siglos,
Con sus no biodegradables efluvios degradantes!
Honremos con largueza a tus aclitos!
Que arrojan tus desechos en parques y caminos,
Alegres, cual cerdos malparidos.
Salve! Oh, Madre Industria!
Que el Averno bendiga tu existencia!
Mientras humildes artesanos, te maldicen.
Y Natura agoniza en tu pestfero regazo,
Sofocada por txicos detritus;
productos de dudosos 'desarrollos'.
Ensalzados por profetas de prensa fementida.
Salve! a tus vicios posmodernos,
Alienantes y alienados.
De nuestra porcina cultura suicida.

Juguemos a la guerra

Seguidme, mis valientes, cual dciles soldados!
Juguemos a la guerra, brinquemos a la gloria.
Conquistemos un imperio imaginario.
En nuestros patios, parques y vallados.
Nuestras armas de plstico y madera.
Trazarn garabatos de la historia.
Nuestro pendn de trapo, enarbolado.
Encabezar las hordas de este barrio.
De chiquillos bullangueros y lozanos.
Olvidemos, hoy por hoy, de nmeros y letras.
Que la escuela no nos turbe esta patriada!
Juguemos, mientras dure todava.
La efmera niez, oh, camaradas!
Juguemos, sin pensar en el futuro.
De guerras de verdad, sin mascaradas.
Donde quiz moriremos.
Sin derramar una lgrima.
O vertamos sangre hermana.
Con ira sacrosanta.
Bajo el mando de estultos oficiales.
Sacerdotes de Moloch o el fiero Marte.
Ignorando los motivos, por los cuales.
Nos haremos asesinos, autmatas letales
En nombre de dios, o de la patria!
Juguemos, sin pensar en el maana
Corramos, por los parques y las plazas.
Emitiendo sonido de metralla, nuestras voces.
Imitando a la canalla, marcial y embanderada.
A las hordas homicidas que seremos.
Algn da, tras or las clarinadas.
Que convoquen a hecatombe.
Por ineptos gobiernos programada.
Vistiendo el uniforme que transforma.
A un hombre bueno, en bestia sanguinaria.
Juguemos a la guerra, mientras dure...
La candorosa, pueril e inmaculada...
Infancia fugaz oh, camaradas!
Ya tendremos ocasin, ms adelante.
De jugar con armas bien cargadas.
De matar y morir sin preguntarnos.
Con la ciega obediencia del suicida.
A las rdenes imperativas de la infamia!

Ao 3000 D.C. [despus de la Crisis]

Cuando me informaron, no lo pude creer
Pero insisten en que es verdad.
Lo dicen memoriosos cdices electrnicos,
en lenguaje betatrn de magnticas neuronas:
Acerca de un gas ausente llamado 'aire';
De 'aguas', 'selvas', 'fauna' y otras leyendas.
De fantsticos linajes y memoriosas amnesias.
De planetas degradados, por estriles y absurdos,
Donde seres semi simios, semi obtusos,
Se movan impulsados sobre sus dos extremismos.
Que se hablaban con insultos guturales y gestculos.
De superados primates de onnico organismo.
Apenas ha mil aos, nos relatan en sus binarios versculos,
Sus bio ilgicas fbulas de seres muy diversos;
De pretritas e ignotas primaveras;
De equinoccios desflorados y fronteras prostituidas;
Por suerte, hoy por hoy, sintticos, existimos
En plsticos cubculos de verano ultravioleta,
Enquistados en poliedros de polister.
Nominados con cdigos de barras, para lelos.

A salvo de venganzas de extintas provi-demencias.
Carecemos ahora de problemas de la carne, sangre y lgrimas,
Y de pulmones, otrora infectos de humoniebla .
Somos hijos de la ciencia; bastardos de la Tcnica.
Cibernticos abortos de mecnica materia,
Sin atisbos de conciencias sensibleras.
Carentes de sentimientos, alegras y alergias trans versales,
A salvo de apocalpticos profetas y de inquisitiva prensa.
Somos apenas digitales y anal lgicas esferas ciborgianas
Engendradas por elctricas matrices
Meretrices, de robticos orgasmos programados,
Paridos en retortas y matraces de probetas y circuitos integrados.
Pero es cierto que, a veces, ciertas clulas traicionan
Nuestro gris presente artificial, sin lirismos digitales.
Nos asaltan nostalgias irredentas, de azules y de verdes olvidados,
De nuestra vieja y extirpada madre extinta.
Sentimos cada tanto nebulosas aoranzas de la Tierra
Prometida, cumplida y traicionada!

biografia:
Celso Aurelio Brizuela

Acerca de un narrador de fbulas, poeta disidente, ilustrador, ex periodista, cantautor subversivo y ensuciador de papeles, domiciliado en la vereda de enfrente, llamado Chester Swann, el lobo estepario.

Naci el 28 de julio de 1942 en el Dpto. del Guair [Paraguay] y bautizado como Celso Aurelio Brizuela, quiz por razones ajenas a su voluntad o tal vez por minoridad irresponsable -por parte del autor-, quien no pudo huir de la obligatoria aspersin sacramental de rigor. Tras corta estada en su tierra natal, fue trasplantado a la ciudad de Encarnacin en 1945. Cuando sobreviniera la guerra civil de 1947, sus padres debieron emigrar a la Argentina, por razones obvias; es decir: por militar en la vereda de enfrente a la del bando vencedor; que, de vencer los perdedores, segn su deduccin, se hubiese invertido la corriente migratoria de la intolerancia.
Tras radicarse su familia en el pueblo de Apstoles, en la provincia de Misiones en 1949 [RA], realiz sus estudios primarios hasta el 5 grado, cuando sus padres se separaron por razones ignoradas, motivando su regreso al Paraguay en 1954 con su Sra. madre, poco antes de la cada del gobierno peronista y a poco de asumir el gral. Stroessner en su pas como ruler absoluto del Paraguay.
Pudo completar el ltimo grado de primaria en su patria, pero evidentemente bajo la presin de una cultura an extraa para alguien llegado del exterior, por lo que apenas pudo lograr aclimatarse en su propio pas donde sus compaeros lo hicieron sentirse extranjero, desde entonces hasta hoy, aunque ha recuperado su estatus de ciudadano del planeta en compensacin a tantos aos de extranjera no deseada.

El arte lo llamaba a los gritos, ms que la necesidad de tener una profesin 'seria', por lo que intent aprender el dibujo y la msica, en parte con maestros y en parte por s mismo, en una hbrida autodidctica y limitada academia [1960-67]. De todos modos, insistira en ambos lenguajes expresivos y pasara por varias etapas antes de decidirse por la ilustracin grfica y la composicin musical, muchos aos despus, incluso, de su regreso de la ciudad de Buenos Aires donde pasara un tiempo en compaa de su padre an exiliado [1959/1960].
Tras especializarse en humor grfico para sobrevivir, trabaj en la prensa [ABC color, LA TRIBUNA, HOY y algunas revistas de efmera aparicin], donde adems incursionara en periodismo de opinin, cuento breve y humor poltico, para lo cual derrochara irona y sarcasmo: sus sellos de identidad. Algunas de sus obras literarias o grficas quiz han de pecar de irreverentes, pero reflejan fielmente el pensamiento de un humanista libertario, sin fronteras, y que se cree ciudadano de un planeta que an no acaba de humanizarse del todo.
Por la militancia poltica de su padre -guerrillero del Movimiento 14 de Mayo y prfugo de la prisin militar de Pea Hermosa-, este inquieto habitante de la Vereda de Enfrente, sufrira persecuciones y varias estadas entre rejas. Por otra parte, su irona e irreverencia, manifestada en versos y canciones, no contribuiran a lograr que lo dejaran fcilmente en paz, por lo que, en un alarde de creatividad se transform en una entelequia bifronte llamada Chester Swann el rebelde, olvidndose del otro, fruto de un bautismo de pila y burocracia civilizada [Imbecivilizada, dira despus con su sorna caracterstica].
Con este nuevo patronmico y alter-ego, dio en componer canciones [dicen que fue convicto de dar inicio al mal llamado 'rock paraguayo', lo cual no es del todo cierto], esculturas en cermica y algunas obras pictricas [por entonces utilizaba an lpices, pinceles, acrlicos, acuarelas, leos y toda esa vaina] , con lo que se hizo conocido bajo tal identidad ficticia.
A partir del defenestramiento de la larga tirana de Stroessner, pas a autodenominarse como el Lobo Estepario. La razn principal pudo haber sido el hecho de no integrar cenculo culturoso ni grupo, clan o jaura intelectual alguna, [de puro tmido noms] como tampoco en poltica partidaria ni en los crculos artsticos en boga, trazando sus propios senderos, a veces speros y escabrosos, en los oficios elegidos para su expresin y quiz por sus convicciones cratas y libertarias, rayanas en el anarquismo ms nihilista que se pueda imaginar. Recurdese que el lobo de las estepas es solitario y elude andar en manadas como sus otros congneres de la montaa. Quiz o comulgar con la mentalidad de rebao, tan comn en ese animal social llamado humanidad [el hombre -entindase por especie-, cuanto ms social se vuelve ms animal segn su percepcin particular]
Pudo obtener premios literarios y algunas menciones, adems de crear sus propios canales expresivos, lo que lo convirtiera mediticamente en una suerte de arquetipo iconoclasta de la msica rock paraguaya, entre otras cosas; aunque prefiriese ser simplemente un juglar urbano 'latinoamericano', ms que rockero paraguayo, como podrn comprobarlo al escuchar sus composiciones en 'Trova Salvaje', su primer CD conceptual, o leer en RAZONES DE ESTADO, su primera novela publicada [aunque tiene ms de catorce obras literarias inditas an].
Durante la 'transicin' [mejor dicho 'transaccin] ha participado en movimientos independientes y colaborado con ONGs en diversos proyectos sociopolticos, aunque este sujeto cree ms en lo cultural que en lo ideolgico-doctrinario; pues que no le trinan las doctrinas, segn suele decir este escptico empedernido. Tanto, que a veces hasta le cuesta creer en si mismo.
Cuando vean sus imgenes, escuchen sus canciones o lean su literatura sabrn a qu atenerse con respecto a este individuo, agazapado por aos en un conspicuo anonimato, creativo aunque silencioso. Podrn visualizar, leer y escuchar a un poeta ladrautor del asfalto y contemplarse en estas imgenes situadas entre lo cotidiano y lo fantstico. Seguramente habr muchas personas que no saben quin diablos es este tipo que se hace llamar El Lobo Estepario, pero si se toman la molestia de hurgar en este material, podrn salir de dudas. o acrecentarlas de una vez y para siempre. Es que este individuo siempre ha sido un signo de interrogacin, incluso para l mismo.
ACERCA DE LAS COMPOSICIONES DEL C.D. 'TROVA SALVAJE'
[Buscar en www.tetraskelion.org]

Escribe Chester Swann:
Desde los aos setenta he sentido inquietudes de expresar musicalmente cuanto senta, acerca del oprimente sistema que, adems de apoyar a una tirana en mi pas, estaba imponiendo sus razones al planeta, manu militari [Santo Domingo, Viet Nam, Chile, Brasil y tantas otras intervenciones] para defender sus propios intereses. Yo, apenas pulsando una guitarra Qu podra hacer para sentirme libre e impoluto en medio del estercolero poltico? Apenas recurrir a la poesa y a la irona. Pero no tena las mnimas condiciones por entonces. Apenas una que otra habilidad, una identidad ficticia para eludir a la polica poltica de Stroessner y poca vocacin literaria.
Entonces, mientras participaba de las peas de 'La guarida del matrero' [1970], compuse mi primera cancin en solitario y a la soledad que siempre me acompaaba: 'Guitarra y Tristeza', como un ensayo compositivo. Por entonces, conoc a las hermanas Rodas, con quienes me uni no slo una gran amistad, sino que compartimos aulas de teatro en la Misin de Amistad, con el maestro Rudi Torga, logrando unir sus voces a la ma y hacer realidad mis afanes expresivos. As surgira el tro 'Generacin Rebelde'.
Cuatro aos ms tarde, en una sucia mazmorra de la comisara Tercera de Asuncin, surgira la letra de 'Libertad', como parbola de su ausencia [.pero t, no ests]. Obviamente, la polica pens que estaba dedicada a una dama ausente y no puso objeciones a mi poema, aunque no morigeraron su salvajismo para con este servidor.
Luego surgira 'Solitude' [Quo vadis?], dedicado a la humanidad enceguecida e involucionante, aunque tambin sugera una actitud 'romntica', pese a mi reticencia a ello. Las letras de dichas canciones estn en esta pgina web, en el apartado 'Trova Salvaje' PDF, as como la ficha tcnica del material.
Posteriormente, cuando ocurrieran las primeras manifestaciones contra el tirano, en 1986, compuse 'Qu le pasar a mi gente?' y 'Despertando', cuyos ecos an permanecen en mi conciencia. En cuanto a la historia del track N 11, fue compuesto en 1973, durante el recrudecimiento de la repressin contra civiles pelilargos por parte de la polica y cierta ciudadana afecta a 'la moral y las buenas costumbres'. Tanto la letra -cargada de bronca e irona-, como la meloda rockera y 'pesada', surgieron espontneamente y al mismo tiempo. Estren esta cancin, entonces al estilo juglaresco y con una guitarra acstica, en el Cine Teatro 'Quinta Avenida' de Asuncin, en un festival de msicea 'progresiva' como se denominaba entonces al Hard Rock. La presentacin del tema y su interpretacin, me costaron varios das de arresto en la comisara seccional 18 de Asuncin.

El inicuo tratado de ITAIPU, motiv, en 1987 la creacin del tema 'A renegociar!', en ritmo de samba, para dar la nota. Ese ao comienza a surgir la idea de 'Tektrus' [Entes], el cual culmin en la noche del 3 de febrero, tras el derrocamiento del tirano. Es cuestin de sobreponerse a lo imposible.
Abrazos a los cibernautas paraguayos del planeta.

ALAI, Amrica Latina en Movimiento

cheswann@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s